Aprender a hablar inglés es como si nos diesen la llave para entrar en el jardín de Alicia en el País de las Maravillas. Una vez que dominamos este idioma, los límites de nuestro mundo cambian por completo, incluso desaparecen. Casi todos los ámbitos de nuestra vida personal y profesional cambian una vez que aprendemos la lengua de Shakespeare. Por eso, aprender inglés como primera lengua extranjera es muy importante, para esto puedes optar por tomar clases de ingles, presenciales, intensivas o incluso cursos de ingles online.

Para que te hagas una idea, aquí tienes 10 buenas razones para aprender inglés.

1 – Viajar fácilmente por todo el mundo

Gracias al inglés, puedes preguntar dónde está el cajero automático más cercano, a qué hora te pueden reservar una sesión de paddle, a qué hora tendrán lista la cena, cuánto cuesta un viaje por la montaña…

Si sabes inglés, ya no te sentiras como uno forastero en esos países que fueron parte del antiguo Imperio Colonial Británico (Kenia, Liberia, La India…), o en Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda o Australia. El inglés es una lengua que se habla en muchos países, por no hablar de que también es el idioma por excelencia en el ámbito comercial.

Inglés para viajar.
El inglés amplía nuestras fronteras.

Puedes hablar inglés en todos los países occidentales, pero también en Asia, especialmente en destinos como Tailandia e Indonesia. Además, si dominas el idioma puedes ahorrarte muchos malentendidos y estafas, sobre todo si te hablan de viajes de lujo a precio de ganga. Ya sabes: a buen entededor…

2 – Encontrar trabajo con más facilidad y ganar más

Si hablas inglés, puedes optar a una beca en el extranjero, lo que podrá marcar el inicio de una preciosa carrera profesional más allá de nuestras fronteras. Por otra parte, si decidís volver, puedes certificar fácilmente tu dominio del idioma, con lo que ganarás puntos en el CV y pasaras por delante de todos aquellos que se atragantaron con los verbos irregulares.

Tienes a tu disposición el comercio internacional, el turismo y las empresas multinacionales. Además, más de una de cada tres empresas reclutan a sus colaboradores en función de sus competencias lingüísticas. Aprender a hablar inglés correctamente (es decir, alcanzar un nivel fluido) te ayudará a evitar bochornos y sudores fríos.

Inglés para el trabajo.
Podremos impresionar en el trabajo.

Los sonrojos, la boca seca, las manos frías y los tartamudeos pueden dificultar tu entrada en una empresa, pero la gran amenaza siempre será ese otro candidato con un «fluent English». Cuando esto ocurre, nos damos cuenta de que hay que ponerse manos a la obra de inmediato.

3 – Mantener el cerebro en forma

Está científicamente demostrado que las personas bilingües tienen una materia gris más densa que las monolingües. Hablar inglés además de español nos permite concentrarnos en dos actividades distintas al mismo tiempo, sin olvidar que el bilingüismo ayuda a desarrollar el razonamiento y la memoria. No tiene mala pinta, ¿verdad?

Por otro lado, aprender un segundo idioma como el inglés hace que nuestro cerebro se mantenga joven más tiempo. Es como una piedra filosofal al alcance de todos los curiosos. Así, nos hacemos más inmunes a y retrasamos la aparición de enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

Si con un segundo idioma podemos tener más salud durante más tiempo, ¿por qué nos vamos a privar de este lujo? Teniendo en cuenta esto, es crucial aprender inglés lo antes posible.

4 – Aprender inglés por diversión

Aprender inglés produce unos efectos similares a hacer el amor o degustar algún pecado culinario. De hecho, aprender la lengua de Shakespeare ayuda a estimular la misma zona del cerebro que se activa cuando nos dan un beso: el llamado cuerpo estriado. Ya va siendo hora de hacer cambiar de opinión a todos aquellos que piensan que aprender inglés es una tortura… ¡ni mucho menos!

En la revista Current Biology, el autor principal del estudio, Rodríguez Fornells, avanza que podemos defender la teoría de que este mecanismo es el que ha ayudado al hombre a desarrollar el lenguaje. Una hipótesis apasionante que alimenta las teorías científicas de la evolución.

5 – Ampliar la visión de mundo: open up your mind *

Más que caer en el chovinismo, ¡abrámonos a otras culturas! Aprendiendo un idioma descubrimos una forma diferente de pensar que nos puede ayudar a comprender otra cultura. En un mundo globalizado como el nuestro, puedes beneficiarte enormemente de entender a tus vecinos, ya estén en el otro extremo de la península o al otro lado del Atlántico y más allá.

Open up your mind.
Open your mind!

*¡Abre la mente!

6 – Cifras clave que debemos saber sobre el inglés

Actualmente, el inglés es una de las 24 lenguas oficiales de la Unión Europea. A escala mundial y por su número de hablantes nativos, es la tercera lengua más hablada del mundo después del mandarín y el español. En la ONU, el inglés es el idioma más importante junto con el francés, que es la otra lengua de trabajo por excelencia. Es el idioma oficial de Filipinas, que tiene unos 80 millones de habitantes, y casi 1500 millones de personas están aprendiendo inglés en todo el mundo. ¡Unámonos al movimiento!

7 – Leer y ver todo lo que nos interese en Internet

El inglés es el idioma más utilizado en la red. El número de personas que lo usan como segunda lengua sobrepasa su número de hablantes nativos. Con lo cual, puedes acceder a un sinfín de artículos de prensa y blogs a través de Internet.

Además, conocer este idioma te permitirá ver vídeos online, series o películas que no se hayan traducido, etc. Y a los amantes de las compras por internet quizás les resulte interesante saber que más de la mitad de las páginas de venta online están en inglés. Saber inglés tiene muchas ventajas.

Utilizando las redes sociales puedes conocer a gente y unirte a asociaciones que trabajan al otro lado del planeta. Otra de las grandes maravillas de la web es que sólo tenemos que conseguir que nos entiendan, lo que nos da vía libre para la creatividad sintáctica. De todos modos, Wordreference, Lexilogos y Linguee serán tus mejores aliados.

8 – Vivir una experiencia extraordinaria gracias al inglés

¿Tienes ganas de tomaros un descanso? ¿El trío infernal «transporte público- trabajo- cama» te deja el ánimo por los suelos y sentís la urgente necesidad de alejarte de todo eso? Si sabes inglés, tienes posibilidades infinitas. ¿Te gustan los animales?  Vete de misión humanitaria a La India para salvar a los perritos abandonados en las calles, o al Congo para cuidar a los bonobos.

¿Preferís otro tipo de aventura? Planea un viaje a Australia para trabajar de granjeros durante 6 meses. ¿Te gusta la arqueología? Contacta con Archaeology Abroad o Archaeological Institute of America para descubrir excavaciones arqueológicas. Con una paleta y un sombrero de explorador puedes estar en contacto con universitarios y apasionados de la arqueología.

9 – Entender las letras de las canciones y tus películas favoritas

¡Qué bonito es cantar sabiéndose la letra! Y, aunque a veces optamos por soltar las últimas vocales de cada estrofa, sabemos que entender las canciones es una delicia.

Recurrir a la Versión Original.
Ver películas y series en versión original.

Puedes recuperar los grandes éxitos de los 80 y los 90, esas canciones que te ponen nostálgicos, y cantar un If you wanna be my lover o Hit me baby one more time. Así ya no tienes que volver a recurrir al playback y puedes gritar con todas tus fuerzas la letra de verdad.

10 – Aprender inglés nos permite destacar

Si estas en un pub irlandés o en un partido de Rugby, en una fiesta Erasmus con mucha gente, en un cóctel con la flor y nata de tu sector o con unos amigos bilingües que ven películas en Versión Original sin subtítulos en español, si has aprendido inglés, ya no te sentirá solo. El inglés te permite eliminar por completo esa barrera lingüística que te separa de tanta gente.

Bailad con Hugh Grant.
¡Hugh Grant os espera en la pista de baile!

Si en algunos casos basta con chapurrear, en otros hace falta un poco más de nivel, especialmente si intentas seducir a tu interlocutor en el terreno filosófico.

Así que sí: ¡es necesario aprender inglés!

Estas 10 razones no son más que un resumen. De hecho, hay otras muchas, como entender (por fin) lo que te pide que te descargues tu antivirus gratuito, o saber qué decir si te encuentras a tu famoso favorito por la calle (aunque no vaya a pasar nunca). Pero lo más importante es que disfrutes aprendiendo con el objetivo de ponerlo en práctica. Si necesitas más pruebas, aquí compartimos los principales inconvenientes de no hablar inglés.

¡Manos a la obra!

¿Necesitas un profesor de Inglés?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 1 voto(s)
Loading...

Santiago

Soy estudiante Colombiano y Superprofe ocasional. Me encanta compartir mis conocimientos y descubrir nuevas culturas.