«Cualquier persona de éxito tuvo un sueño y lo persiguió hasta el final» Anthony Robbins

La orientación escolar depende en gran medida del tipo de bachiller elegido. De ahí la importancia de que los padres apoyen a sus hijos en sus elecciones lo antes posible.

La orientación es un tema que suele provocar incertidumbre a los padres ante la toma decisiones importantes cuando sus hijos acaban la ESO o el bachiller. Debes saber que hay que tener en cuenta la orientación escolar cuanto antes para poder apoyarlos mejor durante su escolarización.

Descubre cómo puedes ayudar a tu hijo como padre o madre en su orientación escolar.

Ayudar a tu hijo en su orientación escolar cuanto antes

ayudar hijos futuro
Nunca es demasiado pronto para que tu hijo sepa cómo es el mercado laboral.

La adolescencia es una época complicada para los jóvenes. Entre el desarrollo de su identidad, la postura social a adoptar y la relación con los demás, constituye una etapa difícil entre la infancia y el mundo adulto. 

Y, sin embargo, en lugar de dejar que se desarrollen tranquilamente y vivan el momento presente, también hay que pedirles a los adolescentes que piensen en el futuro, en su futuro profesional. 

¿Cómo decidir qué profesión quiere ejercer diez años después cuando cada día aparecen nuevas profesiones en la era digital?

El papel de los padres es fundamental para ayudar al niño a proyectarse serenamente hacia el futuro. Los padres deben ser un guía no intrusivo y anticiparse a la orientación escolar. 

No hay que esperar hasta el último año para preguntarle si quiere empezar a trabajar, estudiar en la universidad o en la FP.

«Con demasiada frecuencia, solo se empieza a hablar de orientación en el penúltimo o último año, cuando llega el momento de tomar decisiones. Sin embargo, es muy importante que tengamos que despertar el interés de los jóvenes por las profesiones», explica Martine Carré, jefa del Servicio de Información y Asesoramiento Familiar (ICF) de Apel Nationale de Francia.

La orientación debe aparecer en la ESO, cuando ya se empiezan a elegir las asignaturas. En 4º de la ESO, la orientación escolar puede permitir que el niño se sumerja en la realidad de una profesión que le atraiga.

También es necesario que haya una profesión que le atraiga... Y para eso, es necesario discutirlo con antelación, orientarlo hacia la documentación. Abrirle los ojos al mundo laboral nada más llegar al instituto le permitirá madurar su elección. La idea es sobre todo plantar semillas que germinen en la mente de tu hijo para ayudarlo a tomar una decisión a la hora de crear su proyecto profesional.

Apoyar a tu hijo dialogando

orientacion escolar hijos
También puedes pedirle que escriba para ayudarlo a verlo todo con mayor claridad.

El diálogo es el elemento esencial en la orientación de tu hijo. Es ideal no solo para tener en cuenta el punto de vista de tu hijo, sino también para identificar sus puntos fuertes para ayudarlo en su orientación escolar.

Las notas no son el único criterio en el que basar una orientación, y es importante dejárselo claro a los niños, ya que a menudo piensan que es lo único que les importa a sus padres.

Es importante hablar sobre las habilidades y gustos del niño para ayudarlo a elegir sus asignaturas o su rama de bachiller, ofrecerle una reunión con algunos familiares a los que les apasione su profesión, centrarse en los logros escolares o extracurriculares...

Si no estás seguro de por dónde empezar, aquí tienes algunas preguntas sencillas para iniciar una conversación sobre la orientación escolar:

  • ¿Dónde te ves más adelante?
  • ¿De qué estás seguro que no quieres hacer en tu vida profesional?
  • ¿Qué te gusta hacer cuando no estás en clase?
  • ¿Cuáles son tus asignaturas favoritas?
  • ¿En qué materias eres bueno?
  • ¿Cuáles son los temas que te fascinan?
  • ¿Cuáles son los temas de conversión con tus amigos?
  • ¿Quieres hacer unos estudios cortos o largos?
  • ¿Quieres entrar rápidamente en el mundo profesional?
  • Si piensas en una profesión, ¿cómo sería?

Aunque el niño responda «No lo sé» a algunas preguntas, no importa. Estas preguntas le harán pensar en ello, aunque no tenga la respuesta inmediatamente o crea que eso no es lo que tú quieres escuchar.

Compartir tu experiencia como padre para ayudar a tu hijo

En estos momentos de diálogo, no dudes en compartir tu propia experiencia. No importa qué trabajo tengas, explícale a tu hijo cómo es tu vida profesional, con quién trabajas, cómo es tu oficina, qué tareas prefieres...

¿Por qué no le enseñas tu lugar de trabajo y le explicas concretamente qué haces?

futuro profesional hijos
Anima a tus hijos a que vayan a tu lugar de trabajo y al de otros miembros de la familia.

Al compartir tu experiencia, podrás volver a tu propia historia de orientación escolar.

  • ¿Cómo fue tu orientación?
  • ¿Te influenciaron tus padres?
  • ¿Se desentendieron o se involucraron?
  • ¿Te gustaron tus estudios?
  • ¿Te gusta tu trabajo?

Así pensarás con perspectiva y encontrarás la mejor actitud a adoptar con tu hijo. Cuéntale tus miedos, tus frustraciones y tus fracasos para demostrarle que no está solo en esta aventura, que tú también has pasado por ahí. Pero cuéntale también tus éxitos para demostrarle que te saliste con la tuya, que supiste qué hacer, aunque a veces pueda llevar tiempo.

Es una forma de crear vínculos fuertes en vuestra relación para hacer las veces de un consejero escolar y no de un padre que impone su voluntad.

También es una forma de disminuir la presión. La orientación no es inmutable, las opciones no son definitivas. Hoy en día, no te quedas toda la vida en la misma empresa y ni siquiera haces el mismo trabajo toda tu vida.

El 85 % de los puestos de trabajo que habrá en 2030 aún no existen y muchos otros probablemente habrán desaparecido para entonces. Ni tus hijos ni tú podéis saber lo que traerá el mañana.

Respetar las opciones de tu hijo

Juliette Abadie, autora del libro Au secours, mon ado s'oriente, habla de «ponerse gafas generacionales». Esto significa que hay que situarse en función de la época con respecto al trabajo. Aunque las generaciones anteriores entraron en el mercado laboral con muchas oportunidades, este no es el caso de las siguientes generaciones.

Con la crisis económica ya lo vivimos; ya no basta con estudiar una carrera para conseguir un contrato indefinido en un banco y quedarse ahí hasta la jubilación. No olvides este aspecto cuando ayudes a tu hijo en su orientación.

Por tanto, los padres tienen un papel complejo en la orientación profesional de sus hijos, porque no deben influir en él según sus propios deseos. De hecho, lo que quieres para tu hijo no será necesariamente hacia lo que él quiera dirigirse.

Tu hijo no debe realizar tus sueños, sino los suyos. Asegúrate de respetar sus elecciones y simplemente dale buenos consejos advirtiéndole sobre las pocas salidas profesionales, los estudios largos, la competencia o la dificultad de ganarse la vida con un oficio.

¿Cómo ayudar concretamente a tu hijo en su orientación?

coach escolar
Puedes solicitar ayuda externa.

Los padres no son un coach, ni un psicólogo, ni un consejero escolar.

Debes explicarle a tu hijo que confías en sus habilidades y en su capacidad para elegir una carrera profesional. No le hagas formar parte de tu estrés sobre su orientación: él mismo ya está nervioso por su futuro, ¡no hay necesidad de estresarlo más!

Una vez que se han establecido los conceptos básicos, debes pasar a la acción lo antes posible introduciendo a tu hijo en el mundo laboral con sus horarios, sus limitaciones, el funcionamiento de la empresa, las relaciones de jerarquía, los compañeros... Ayúdalo a hacer búsquedas y enséñale cómo investigar sobre un trabajo.

Haz que otros miembros de la familia pongan su granito de arena para que tu hijo descubra otras profesiones y diferentes formas de trabajar. ¿Tu hermana trabaja por cuenta propia? Pídele que le explique a tu hijo su trabajo y cómo funciona. ¿El padre de un amigo cercano es dueño de un negocio? ¡Otra forma de trabajar que puede descubrir!

Esta fase de investigación es esencial para que tu hijo reflexione y lo ayudes a desarrollar su proyecto de orientación antes y después del bachillerato.

También puede reunirse con un consejero psicólogo. Recurrir al coaching escolar permitirá que tu hijo se conozca mejor a sí mismo a través de una evaluación de habilidades, una evaluación de orientación o una prueba de personalidad. La clave es concretar el proceso de orientación escolar para aclarar las ideas.

¿Listo para ayudar a tu hijo en su orientación escolar? No dudes en obtener apoyo en este proceso encontrando un coach escolar en Superprof.

¿Necesitas un profesor de Orientación escolar?

¿Te gustó este artículo?

0 votos
Loading...

Juan

Arquitecto, me gusta aprender otros idiomas, el cine y explorar otras culturas.