Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Cómo tener buen ritmo con la guitarra

Publicado por , el 24/01/2019 Blog > Música > Guitarra > Cómo Asimilar el Ritmo con la Guitarra

«El músico no necesita técnica para conmover» – Mrevol

Si bien los músicos no necesitan una técnica particular para trasmitir sus emociones y compartirlas con su público, lo cierto es que sí deben tener un buen sentido del ritmo.

Puedes tocar a la perfección una pieza musical, con todos los acordes y las notas bien ejecutados, pero no te servirá de nada si no lo haces con el ritmo adecuado.

El ritmo representa el 50% de la música. Así que quizás ha llegado el momento de que lo integres en tu aprendizaje de guitarra, ¿no crees?

Motivos por los que el ritmo es esencial cuando tocamos la guitarra

El ritmo está estrechamente relacionado con la temporalidad.

Pero no te preocupes, del mismo modo que puedes aprender a tocar la guitarra, también puedes aprender a dominar el ritmo.

Eso sí, lo cierto es que no todo el mundo tiene el mismo sentido del ritmo.

Algunas personas no necesitan trabajar más de un par de horas para entender cómo se descompone un ritmo concreto, mientras que otras personas tendrán que aprender teoría musical más detallada para asimilar una rítmica particular.

Sea como sea, lo que sí necesitas es tener un buen oído musical para ser capaz de descomponer los ritmos.

Dominar el ritmo en la guitarra supone entender la música.

Intenta leer un texto sin los signos de puntuación y sin espacios, solo con las letras.

Esposibleperotambiencomplicadodeentenderelsentidocuandotenemosquebuscarlaspausas.

¿Ves? Algo parecido ocurre con el ritmo y la música. Tocar notas y acordes sin el ritmo adecuado es algo parecido a leer sin puntuación.

¿Tocar la guitarra te da ganas de mover el cuerpo? Un buen ritmo puede darnos ganas de bailar.

Tendríamos que concentrarnos mucho para reconocer una canción o entenderla, por lo que sería mucho más complicado que esa pieza consiguiese conmovernos o emocionarnos.

El ritmo da sentido a la música.

La duración de las notas, de los silencios, la firma rítmica y el tempo dan vida a las notas.

Sin el ritmo, no se puede improvisar, no se puede componer y no se puede trasmitir emociones.

Los estudiantes que están empezando a tocar la guitarra (ya sea eléctrica, folk o acústica) tienden a pasar por alto la importancia del ritmo y se suelen centrar en aprender acordes, arpegios, armonías o patrones melódicos.

Los profesores de guitarra (y de música, en general), por el contrario, suelen priorizar el aprendizaje del ritmo; igual que también hacen hincapié en la postura o la colocación de la mano izquierda sobre el mástil de la guitarra. El ritmo forma parte de los tres pilares fundamentales del aprendizaje de este instrumento.

Sin ritmo no conseguirás tocar con un grupo de música, tus canciones carecerán de alma y serás incapaz de aprender ciertas técnicas, como el tapping.

El ritmo te permite tocar la guitarra de manera natural, desarrollar tu oído musical y tener toda la libertad del mundo para componer e improvisar.

Por supuesto, para aprender a tocar la guitarra hay que adquirir ciertos conocimientos de solfeo, la escala pentatónica o la escala mayor, por ejemplo, pero el ritmo es un elemento imprescindible.

¡Y esto, por supuesto, se aplica a todos los instrumentos musicales!

¿Qué es el ritmo binario o ternario?

El ritmo en la guitarra se suele dividir en dos grandes categorías: el ritmo binario y el ritmo ternario.

Para entender todos estos conceptos, lo mejor es que aprendas unas bases de teoría musical:

  • Una redonda = 4 tiempos.
  • Una blanca = 2 tiempos.
  • Una negra = 1 tiempo.
  • Una corchea = ½ tiempo.
  • Una semicorchea = ¼ tiempo.
  • Una fusa = 1/8 tiempo.
  • Una semifusa = 1/16 tiempo.

Para ayudarte, piensa en los tiempos que da el metrónomo. Cada clic que hace, independientemente del «tempo» elegido, se corresponde con un tiempo.

Tendrás que aprender a seguir el compás para tocar con más gente. Es imposible formar parte de un grupo sin un buen sentido del ritmo.

Además, el punto de partida de un ritmo, es el compás. El compás divide una pieza en distintas partes para tener un referente rítmico.

El ritmo binario se divide en dos, mientras que el ternario se divide en tres.

El ritmo binario es el que se utiliza en el 99% de composiciones musicales que escuchamos en la radio (ya sean pop, rock, folk, funk, reggae…). Se marca como 2/4 o 4/4 en las partituras de guitarra.

El ritmo ternario se marca con ¾, 3/8 o 6/8.

La cifra de abajo indica la división del tiempo mientras que la cifra de arriba indica el número de tiempos en un compás.

En un ritmo binario, cada tiempo equivale a una negra. Los tiempos fuertes están en la primera y la tercera. En un ritmo ternario, hay tres corcheas y el tiempo fuerte se encuentra en el primer tiempo.

Para saber si un ritmo es binario o ternario, solo tienes que escuchar y contar.

Fíjate primero en el primer tiempo fuerte dando un golpe con el pie y luego intenta contar 3 o 4 tiempos. Como es obvio, contarás 3 tiempos en un ritmo ternario y 4 (o cualquier múltiple de dos) en un ritmo binario.

Para ayudarte, debes saber que el ritmo ternario se utiliza de manera casi sistemática en el jazz, el blues y el blues rock.

El ritmo binario es más cuadrado, mientras que el ritmo ternario es más cíclico, más redondo.

Aprende a tocar semicorcheas en la guitarra

Una semicorchea equivale a un cuarto de tiempo. Hay 16 semicorcheas en un compás de cuatro tiempos, por ejemplo. Una corcea es igual a dos semicorcheas.

Por tanto, tocamos dos veces más rápido cuando tocamos una semicorchea en la guitarra que cuando tocamos una sola corchea; y cuatro veces más rápido que cuando tocamos una negra.

La púa nos ayuda con estos ritmos, para marcar los tiempos y contratiempos.

En concreto, entre el 1 y el 2, rasgas 3 veces las cuerdas de la guitarra. Entre el primer clic y el segundo del metrónomo, habrás rasgado las cuerdas 3 veces para tocar 4 semicorcheas en un tiempo.

Para contar las semicorcheas lo mejor es que utilices un método diferente para no perderte entre compases.

Tienes que prestar atención para dejar el mismo espacio temporal entre cada semicorchea para que sea regular.

Las canciones no llegarían tan lejos sin un buen ritmo. ¿Crees que las melodías de Hendrix sonarían igual sin ritmo?

Practica a una velocidad lenta para que tu cerebro consiga asimilar cada movimiento y entienda la manera de contar hasta que se convierta en un automatismo, una especie de acto reflejo.

Intenta practicar de manera regular para ir progresando con la guitarra. Recuerda que vale más que le dediques 10 minutos todos los días a que no toques más que una hora cada dos semanas. Y si vas a clases de guitarra, no te limites a tocar durante las sesiones; utiliza tus ratitos libres para familiarizarte con melodías, técnicas, movimientos, acordes, etc.

Cuáles son los ritmos que debemos conocer con la guitarra

Antes de lanzarte con los ojos cerrados a aprender a tocar la guitarra, te aconsejamos que aprendas a dominar el metrónomo y te familiarices con él.

Te ayudará a mantener un ritmo regular con la mano derecha (o izquierda, si eres zurdo), hasta cuando no toques las cuerdas.

Para practicar, empieza tocando corcheas; es decir, en todos los tiempos y contratiempos, intenta rasgar las cuerdas de la guitarra de arriba abajo, en un movimiento de «ida y vuelta».

A continuación, practica rasgando las cuerdas hacia abajo, para marcar los tiempos de las negras. Presta atención al movimiento del péndulo del metrónomo para saber en qué momento tocar las cuerdas. Al principio necesitarás concentrarte mucho, pero llegará un momento en el que interiorizarás los movimientos y serás capaz de marcar el ritmo de manera natural.

Cuando hayas dominado estas dos pequeñas técnicas, intenta rasgar las cuerdas en el sentido contrario, de abajo arriba, subiendo en los contratiempos.

Una vez que asimiles a la perfección estos ejercicios, puedes empezar a practicar con ritmos más complicados.

Todos los músicos necesitan seguir un ritmo. No solo los baterías. El ritmo no está limitado a la percusión.

Ten en cuenta que de nada te servirá acelerarte en este proceso. Dedícale a cada etapa el tiempo necesario y vete aumentando de velocidad poco a poco, de 10bpm en 10bpm en el metrónomo. De este modo, dejarás a tu cerebro el tiempo suficiente para memorizar cada gesto, cada pausa, cada golpe de ritmo.

Para que te hagas una idea, estos son los ritmos básicos de la guitarra que encontramos en muchas piezas musicales y que te servirán para improvisar y componer:

  • Popular
  • Vals
  • Country pop
  • Bolero
  • Reggae

El Groove viene, en gran medida, del ritmo que tocamos con la guitarra. Es importante, incluso esencial, que lo practiquemos si queremos dominar uno de los muchos instrumentos de cuerda, especialmente la guitarra a nivel inicial.

En el jazz fusión, en el bossa nova, en la rumba, en la música de Led Zeppelin o de Eric Clapton, encontrarás ritmos particulares, de ahí la riqueza de la música.

¿Te animas a descubrirlos?

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar