Cuando pensamos en biólogos famosos, se nos vienen a la mente nombres como Darwin o Avery. Ellos y muchos otros son famosos por sus innovadores descubrimientos en biología y, en el caso de Darwin, en zoología y evolución.

Por si no lo sabes, Oswald Avery descubrió cómo el ADN transmite los rasgos hereditarios generación tras generación. Incluso Ronald Fischer, que unió la teoría de la evolución de Darwin con las leyes de la herencia de Mendel, podría ser más famoso que el propio Mendel. ¿Cómo es posible?

Gregor Mendel fue reconocido tardíamente por el genio que era. Siendo un hombre sin pretensiones de origen humilde, toda su vida fue una lucha librada bajo una sombría nube de pobreza, fracaso y burla. Aun así, ¡aportó mucho al mundo de la ciencia!

¿No es hora de que Gregor Mendel obtenga lo que se merece: ser famoso por los sorprendentes descubrimientos que hizo? Superprof te descubre las distintas facetas de la vida de Mendel.

Los mejores profes de Biología que están disponibles
Lácides
5
5 (13 opiniones)
Lácides
$25.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Valeria
5
5 (9 opiniones)
Valeria
$20.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Luisa fernanda
5
5 (10 opiniones)
Luisa fernanda
$28.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jairo
5
5 (16 opiniones)
Jairo
$25.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Juan sebastián
Juan sebastián
$100.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Oscar
4,9
4,9 (7 opiniones)
Oscar
$60.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Laura cristina
5
5 (4 opiniones)
Laura cristina
$20.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Manuel david
Manuel david
$18.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Lácides
5
5 (13 opiniones)
Lácides
$25.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Valeria
5
5 (9 opiniones)
Valeria
$20.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Luisa fernanda
5
5 (10 opiniones)
Luisa fernanda
$28.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jairo
5
5 (16 opiniones)
Jairo
$25.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Juan sebastián
Juan sebastián
$100.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Oscar
4,9
4,9 (7 opiniones)
Oscar
$60.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Laura cristina
5
5 (4 opiniones)
Laura cristina
$20.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Manuel david
Manuel david
$18.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Vamos

Johann Mendel: juventud y educación

Este futuro padre de la genética nació en una familia campesina pobre. Tenía dos hermanas, por lo que él era el único niño. Johann, el nombre que le dieron al nacer, disfrutaba de la apicultura y la jardinería, pero su pasión intelectual eran las matemáticas y la física.

Sus padres tenían poco dinero para gastarlo en educación, sobre todo porque ese desembolso parecía un desperdicio con el niño. Johann era un niño bastante enfermizo; su experiencia en la escuela secundaria se vio interrumpida por una larga enfermedad. Aun así, su hermana menor sacrificó su dote para pagar la educación de su hermano. Parece que todos, incluido su sacerdote, reconocieron a un genio.

biografia gregor mendel
Gregor Mendel, el naturalista accidental, quería ser un tipo diferente de científico.

Johann no era un joven particularmente religioso; se unió al monasterio principalmente por seguridad económica.

Como monje que ahora se llamaba Gregor, disfrutaba de la tranquilidad que le ofrecía la abadía. Ya no tenía que preocuparse por la comida ni el refugio; incluso su educación estaría pagada. Por supuesto, tenía que prestar servicio, ya que, después de todo, la vida en el monasterio no consistía solo en oración y formación religiosa.

Trabajó como maestro a tiempo parcial e incluso hizo el examen de maestro. Suspendió la parte oral, dejándolo incapacitado para enseñar. Después de un tiempo en la Universidad de Vienaque pagó la Orden, regresó a la abadía y volvió a hacer el examen de maestro, solo para suspenderlo una vez más. El estrés de los exámenes y la vergüenza de volver a suspender lo enfermaron. Durante meses, estuvo expuesto a un ataque de nervios.

De ninguna manera deberíamos tomarnos su repetido fracaso en el sentido de que era un hombre tonto. Solo suspendió la parte oral del examen de maestro; posiblemente, era demasiado tímido o introvertido para causar una buena impresión al tribunal examinador. O tal vez el destino simplemente tenía algo mucho mejor reservado para él.

Lee también nuestro artículo sobre las aportaciones de Aristóteles a la biología.

Gregor Mendel: ¿por qué guisantes?

Como hemos dicho, la pasión de Mendel eran las matemáticas y la física y descubrió su amor por la ciencia antes de unirse a la orden religiosa.

Antes de que cualquier pensamiento religioso pudiera moldear su vida, se matriculó en la Universidad de Olomouc (República Checa) para cursar su educación secundaria. Fue un momento difícil; no había mucho dinero así que enseñó a otros estudiantes por un poco de dinero para comida y otros gastos.

Este período se vio ensombrecido por la expectativa de que se haría cargo de la granja familiar al graduarse. Esa idea le causó tanto estrés que enfermó dos veces, por lo que necesitaba ausentarse durante bastante tiempo de sus lecciones para recuperarse. Sin embargo, el tiempo que pasó en esa universidad ayudó a orientar su futuro.

El Departamento de Historia Natural y Agricultura estaba dirigido por Johann Karl Nestler, quien más tarde se convirtió en el decano del departamento de Estudios de Filosofía... el campo de estudio para el que se había matriculado Mendel. Nestler realizó experimentos e impartió cursos sobre los rasgos hereditarios de animales y plantas.

Poco se sabe sobre cómo se llevaban los dos hombres o incluso si formaron algún tipo de relación. Los registros existentes indican que Mendel fue solo un estudiante entre muchos. Aun así, tenemos que reconocer que hay un vínculo directo entre el trabajo de Nestler y la investigación de Mendel. Ahora es cuando entran los guisantes.

El monasterio tenía aproximadamente cinco acres de tierra. Mendel pensó que sería un maravilloso jardín experimental. ¡Sus experimentos fueron muy diferentes a los de Galeno!

aportaciones gregor mendel
En un rincón tranquilo del jardín de la abadía, Mendel siguió la evolución de sus guisantes.

Trabajo, descubrimiento y aceptación

Tras recibir la bendición del abad, Mendel plantó su jardín sin una intención ni una dirección claras. Eligió los guisantes porque hay muchas variedades y probablemente también porque estas plantas son fáciles de cultivar en las condiciones adecuadas. Tras recopilar algunos datos, Mendel centró su estudio en siete rasgos únicos:

  • Altura de la planta.
  • Ubicación de la flor.
  • Color de la flor.
  • Color de la vaina inmadura.
  • Forma de la vaina.
  • Forma de la semilla.
  • Tono del tegumento.

A través de la observación, había notado que estos rasgos parecían heredados de forma independiente, lo que significa que, independientemente de la forma de la vaina de la planta madre, una planta hija puede producir vainas de una forma o color diferente.

Primero se propuso descubrir qué produciría el cruce de semillas de diferentes formas. Obtuvo unos resultados muy claros: de las plantas de segunda generación, una de cada cuatro mostraba rasgos dominantes y otra, rasgos recesivos. Las otras dos mostraron rasgos de ambas semillas.

Los suyos fueron experimentos elegantes pero sencillos que lo llevaron a formular la Ley de Uniformidad, la Ley de Segregación y la Ley de Transmisión Independiente que, combinadas más tarde, llegaron a conocerse como la Herencia Mendeliana.

guisantes mendel
¿Conoces las leyes de Mendel?

Mendel carecía de vocabulario científico, por lo que otros científicos y biólogos añadieron palabras como gametos y alelos a su trabajo mucho después de su muerte. Tales palabras facilitan a la ciencia moderna dividir su teoría en unas pocas frases sencillas:

  • Primera ley de Mendel: principio de la uniformidad. Al cruzar dos líneas puras, los descendientes de la primera generación son todos iguales entre sí.
  • Segunda ley de Mendel: principio de segregación. Los alelos de cada gen se separan; cada gameto lleva solo un alelo por gen.
  • Tercera ley de Mendel: principio de transmisión independiente: durante la formación de los gametos, los genes con diferentes rasgos pueden separarse de forma independiente.

Gregor Mendel presentó su trabajo, titulado Experimentos sobre hibridación de plantas a la Sociedad de Historia Natural en 1865. Su informe obtuvo algunas críticas positivas en la prensa, pero los científicos lo ignoraron en gran medida. Cuando se publicó al año siguiente, la comunidad científica lo consideró como un trabajo sobre híbridos más que como herencia genética. Una vez más, sus esfuerzos fueron pasados ​​por alto.

Durante los siguientes 35 años, solo otros tres biólogos citaron su trabajo. Muchos especulan que, si Charles Darwin hubiera conocido la investigación de Mendel, su teoría de la evolución (y todo el campo de la genética) podría haberse desarrollado mucho antes.

legado gregor mendel
Aunque Mendel hizo todo lo posible por proporcionar explicaciones sobre las variaciones de las especies, personas de todas las disciplinas científicas lo ignoraron... ¡pero ahora lo tienen en cuenta!

Gregor Mendel fue un hombre culto, apasionado por la ciencia y el descubrimiento. Nunca llegó a aportar mucho a los campos de las matemáticas o la física, aparte de escribir fórmulas elegantes para expresar sus hallazgos. Por supuesto, su amor por la física dio forma a sus experimentos.

Unos 25 años después de entrar en el monasterio, se convirtió en abad y esto acabó con su vida como biólogo. Mientras luchaba contra el mundo administrativo de los impuestos y las regulaciones, junto con su salud cada vez más precaria, es probable que Gregor Mendel no tuviera ni el tiempo ni la energía para pasar horas en el jardín, registrando observaciones de nuevas hibridaciones.

Mendel, el biólogo, naturalista y botánico accidental que nos dio los términos «recesivo» «dominante» para explicar cómo se expresan los genes, murió de nefritis en enero de 1884. Solo tenía 61 años.

A pesar del optimismo que tenía sobre su trabajo (una vez le dijo a un amigo «Mi momento de gloria llegará»), su trabajo cayó en el olvido durante años tras su muerte. No fue hasta 1900, gracias al botánico y genetista alemán Carl Erich Correns, en colaboración con el botánico holandés Hugo de Vries, cuando el trabajo de Mendel recuperó el centro de atención.

¡Vaya desperdicio de tiempo! Desde el botánico suizo Carl von Nageli, quien trató activamente de disuadir a Mendel de realizar más investigaciones genéticas hasta Charles Darwin, con su fallida teoría de la pangénesis... ¡Ojalá la comunidad científica hubiera prestado al trabajo de Mendel la atención que merecía!

Una vez que el equipo botánico alemán-suizo abrió las compuertas, científicos, botánicos y genetistas de todo el mundo se interesaron por el trabajo de Mendel.

El biólogo evolucionista inglés Raphael Weldon y el bioestadístico Karl Pearson filtraron los descubrimientos de Mendel a través de la lente de la estadística. R.A. Fischer, un estadístico y genetista británico también hizo algunas contribuciones y, al añadir la teoría de la selección natural de Darwin a la mezcla, completaron la definición actual de biología evolutiva.

En 1913, casi 30 años después de la muerte de Mendel, los científicos y botánicos se habían establecido en dos campos: los mendelianos y los darwinianos. Después, llegó el zoólogo estadounidense Thomas Hunt Morgan, quien descubrió dónde se encuentran los genes en los cromosomas, poniendo nuevamente en duda la teoría de Mendel de la transmisión de rasgos independientes. Y así, el trabajo continúa...

«Mi momento de gloria llegará», confió una vez Gregor Mendel. No vivió para ver cumplida su profecía. Pero ¿no crees que estaría encantado de que los botánicos, zoólogos, genetistas y toda la comunidad científica finalmente lo hayan tomado en serio?

Gregor Mendel no murió exactamente en la ignominia, pero desde luego no recibió el reconocimiento que se merecía, no como Hipócrates, que aún se le considera el Padre de la Medicina.

>

La plataforma que conecta profes particulares y estudiantes

1ª clase gratis

¿Te gustó este artículo? ¡Califícalo!

5,00 (1 calificacion(es))
Loading...

Juan

Arquitecto, me gusta aprender otros idiomas, el cine y explorar otras culturas.