«El yoga es el establecimiento de la mente en el silencio» - Patanjali

El yoga es una de las mejores disciplinas a la hora de unir cuerpo y mente, pero también el espíritu. Es un equilibrio tanto sensorial como físico, ya que, durante una clase de yoga, se ponen en funcionamiento muchas de nuestras capacidades: flexibilidad, estiramiento, cardio… ¡Ideal para aprovechar al máximo los beneficios del yoga!

Y no se puede negar su éxito, ya que un estudio realizado por Soluna, especialistas en el cuidado del cuerpo y mente, ha revelado que el 40 % de los adultos españoles prefieren el yoga como actividad para reducir sus niveles de estrés. Una cifra bastante alta que no para de aumentar, lo que demuestra la importancia que le damos los españoles al bienestar, la respiración y las posturas de yoga en general.

Esta moda también está presente cada vez más entre los más jóvenes, ya que el yoga para niños está experimentando un auge creciente. ¿La razón? Los beneficios que tienen las sesiones, gracias a la meditación, la relajación y los divertidos ejercicios físicos. Pero concretamente, ¿qué puede aportar el yoga a un niño?

Mejorar las respiraciones, la confianza en uno mismo…  ¡Aquí tienes una breve descripción de todo lo que pueden aportar las sesiones a tus hijos!

Aprender a conocer su cuerpo

videos de yoga para niños
Bikram yoga, hatha yoga, kundalini yoga… Hay un tipo de yoga para todo el mundo, ¡como demuestra el yoga para niños!

Obviamente, uno de los primeros beneficios del yoga para un niño es aprender a conocer su cuerpo, sus movimientos, sus puntos de apoyo, pero también la flexibilidad de sus extremidades o su resistencia a las repeticiones.

Todo esto se hace con tranquilidad, pero el profesor de yoga pedirá una serie de movimientos, lo que implicará que el niño sepa cómo hacer de su cuerpo una herramienta, entre los estiramientos y la fuerza física. Aprenderá que el cuerpo puede ser un instrumento ¡que podemos usar como queramos!

Además, hay que recordar que hacer yoga es hacer deporte. Deporte físico, por supuesto, pero también deporte cerebral, de ahí el aprendizaje de la fuerza física y del cuerpo en general. Practicar una secuencia con los brazos y aprender a conocer sus extremidades ¡ya es yoga!

De todos modos, que un niño aprenda a conocer su cuerpo implica desarrollar la confianza en uno mismo, ya que la idea misma de practicar deporte es un desafío. ¡Pero volveremos a esto más adelante!

Por ahora, no hay que olvidar que las sesiones de yoga, además de servir para que los más pequeños aprendan los beneficios del deporte y a comprender sus movimientos, también son divertidas. Porque, a diferencia de las de adultos, las clases de yoga para niños se centrará más en lo divertido de las diferentes posturas.

Desarrollar la confianza en sí mismo

yoga para niños beneficios
Practicar yoga, cuando se es niño, ¡también implica tener un buen equilibrio general!

Como hemos dicho antes, la práctica del yoga tiene muchos beneficios, comenzando con el desarrollo de la confianza en uno mismo. Para un niño, este punto es esencial, al igual que para los padres. De hecho, al confiar en su profesor, el aspirante a yogui logrará desplegar sus capacidades físicas hacia horizontes que quizás no haya conocido.

Imagínate: mantener una posición difícil durante 30 segundos puede parecer un auténtico reto para los más jóvenes. Y, sin embargo, al conseguirlo, al alcanzar su objetivo, el niño ganará confianza en sí mismo y en su cuerpo, ¡lo cual es el mejor regalo para un profesor de yoga! ¡Ya verás!

Por lo tanto, en cada sesión, se propondrá una serie de actividades y posturas, de modo que poco a poco, tomará conciencia de su cuerpo, de sus habilidades y, como resultado, desarrollará una mayor confianza en sí mismo. ¡Porque el conocimiento de uno mismo y la confianza están a solo un paso de distancia!

¿A que te dan ganas de iniciar a tu hijo en el yoga para niños?

Aprender a canalizar la energía

«Siempre pienso que estoy mejor después de una clase de yoga. Es como un masaje. Estamos tan bien después de un masaje porque estamos relajados» - Andie Macdowell

Para un niño, la práctica regular del yoga también permitirá canalizar su energía y calmarse según la postura practicada. Aunque hay momentos más divertidos que otros, el hecho es que el yoga, al igual que la atención plena, es una disciplina introspectiva. 

Luego buscaremos llegar al zen, el momento en que nos encontramos con nosotros mismos. En general, todo esto surte efecto al final de la sesión, cuando el profesor propone un momento de relajación, de bienestar inmediato.

Esto ocurre, como para los adultos, no solo a través de una serie de respiraciones y relajación, sino también, por qué no, a través de la meditación. ¡Lo ideal para volver a casa zen y relajado! En cualquier caso, es el reto de un taller de yoga, que nos enseñará a ver el mundo con una luz más introspectiva y más tranquila.

Descubrir los valores del yoga

yoga para niños ejercicios
Como sabemos, el yoga es una disciplina donde las posturas son corporales, y donde la mente se mezcla con los valores de la disciplina. Bueno, ¡pues también funciona para los niños!

Uno de los puntos más importantes al practicar deporte es sentirse en línea con los valores de la disciplina que se practique. Y cuando se es niño, ¡los de yoga son un gran patio de recreo!

Solemos alabar los beneficios de la introspección, el autoconocimiento, la forma física… Pues todo esto también lo consigue la práctica del yoga.

Una sesión de yoga permite trabajar en la forma física, mental y espiritual, todo en una dinámica que te permite relajarte, mientras educas tus pensamientos, ya que cada postura corresponde a una forma de pensar muy específica, que el yoga desarrolla en cada sesión.

En silencio sobre su esterilla de yoga, el niño podrá comprender por qué bajamos la cabeza, por qué las manos se elevan en ese momento o por qué las caderas son importantes en una secuencia.

Es un momento de complicidad con uno mismo, pero también con la disciplina, que hace hincapié en sus valores, incluso para los más pequeños.

Establecer barreras

Pero el yoga para niños, es y seguirá siendo una disciplina deportiva que, de hecho, tiene códigos e incluso reglas. Durante una clase, es imposible hacer lo que nos parezca y es esencial seguir ciertas instrucciones que el profesor propone durante los talleres de yoga.

Por lo tanto, practicar yoga conlleva seguir un procedimiento, ya sea que se trate de un adulto o de un niño o un adolescente. Hay varias cosas que respetar, empezando, por supuesto, por el horario de las clases, que constituye la base para el niño, pero ¡eso no es todo!

La ropa también es un accesorio importante, ya que forma parte de todo el material del pequeño yogui. Por supuesto, está prohibido usar vaqueros, y un profesor no dejará de recordarle a un niño que debe vestirse adecuadamente.

Las reglas, tanto de seguridad como de salud, son límites que el niño no puede cruzar. Lo mismo ocurre con el profesor, que es una figura de autoridad, al igual que un profesor del colegio.

Con todos estos beneficios para tu hijo, ¡seguro que querrás saber cuánto cuestan las clases de yoga para niños! Si vives en la capital, puedes echarle un ojo a los precios de las clases de yoga en madrid.

Divertirse

ventajas yoga para niños
Un saludo al sol puede ser divertido, ya que el yoga para niños se adapta y ofrece clases que atraerán tanto a jóvenes como a adultos.

El yoga tiene reglas básicas, por supuesto, ¡pero la diversión es una de ellas! Evidentemente, con un público joven, el profesor no duda en adaptar sus clases y proponer posturas divertidas y efectivas.

Aunque a menudo hay ejercicios de respiración para relajarnos al final de las sesiones de yoga, eso no quita que el contenido de una clase no sea dinámico para los niños. En este caso, no hay posturas demasiado aburridas y todo debe enfocarse para descubrir, superar retos e incluso jugar, ¡sin hacerse daño, por supuesto!

Por lo tanto, el yoga para niños es una disciplina con muchos beneficios, tanto físicos como espirituales o mentales. «Mente sana en cuerpo sano» podría ser el lema de este deporte que puede practicar todo el mundo, a todas las edades, respetando una tradición que está anclada en la realidad contemporánea.

Entonces, ¿te interesan las clases para niños? Pues el yoga en familia también es una buena alternativa, ¡busca vídeos en YouTube para descubrir si a tus hijos les gusta! ¡Namasté!

¿Necesitas un profesor de Yoga?

¿Te gustó este artículo?

0 votos
Loading...

Juan

Arquitecto, me gusta aprender otros idiomas, el cine y explorar otras culturas.