Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cuáles son las posturas típicas para un yogui?

Publicado por , el 30/01/2019 Blog > Deporte > Yoga > ¿Qué Posturas de Yoga Hay que Conocer?

«Pon tu corazón, tu mente, tu inteligencia y tu alma, incluso en el más pequeño de tus actos» – Swami Shivananda (1887-1963), maestro espiritual, yogui y gurú hinduista.

Cuando hablamos de una sesión de yoga, de las posturas de yoga o de simplemente hacer yoga un@ sol@, hay muchas personas que creen que el yoga es una disciplina que solo está relacionada con la meditación. Sin embargo, este no es el caso. Si cada vez hay más personas interesadas en hacer yoga es por la sencilla razón de que se trata de una actividad deportiva, que requiere una buena forma física, conectada con una mente apaciguada.

Según los lectores de la revista Yoga Journal, el 55 % de los yoguis afirman que «encuentran un mejor equilibrio de la vida», «tienen una mente clara y serena» y «se relajan y reducen el estrés» cuando hacen yoga. Palabras clave reales que nos animan a todos a aprender y a sacar el máximo provecho del yoga iyengar, de los saludos al sol, de los estiramientos o del yoga nidra. Sin embargo, antes de obtener los mayores beneficios, será preciso saber cómo y cuáles son las posturas buenas en yoga.

El yoga mudra: fundamentos del yoga

Hay muchas posturas yóguicas, especialmente cuando un@ empieza. Es en ese momento cuando nos sentimos tentados a perdernos frente a ese flujo de información que se deriva de una práctica habitual del yoga. Sin embargo, con la ayuda de un profe de yoga y algunos libros especializados sobre el tema, es fácil orientarse y lograr hacer bien una sencilla postura de yoga, ya estés en casa o quieras lograr una alineación del tórax durante tus clases grupales.

El yoga mudra está compuesto por posturas que siempre son iguales, ya que hace que la región lumbar funcione de manera muy eficiente, así como la colocación de los órganos. Es sencillo, sin levantar las nalgas, uno adopta la postura del loto (si logras llegar, sino te valdrá con la del sastre), para inspirar y para posar la cabeza contra el suelo justo delante de ti.

En este ejercicio de yoga, la concentración cobra muchísima importancia, incluso más allá de la columna vertebral, las caderas o la flexibilidad. Se trata de aguantar, y después de relajarse mientras se exhala nuevamente. Con un trabajo regular, sabrás cómo lograrlo, con una respiración fluida, que te hará darte cuenta del momento presente y de la plena conciencia de este ejercicio físico de yoga. Será una manera perfecta para lograr entender la disciplina.

El saludo al sol: la postura de yoga más famosa

El saludo al sol. Una serie de posturas clásicas que te permiten entender la disciplina yóguica de la mejor manera posible.

Sencillo, rápido y efectivo, el saludo al sol es una postura básica que debes saber cuando comienzas el yoga. Esta serie de posturas, creada a partir de una alternancia cabeza arriba/cabeza abajo y espalda redonda/espalda arqueada, facilitará la circulación de la sangre por el cuerpo. Existen diferentes modelos de saludos al sol, y lo ideal es que te lo aconseje un profesor de yoga. Sin embargo, también es importante saber cómo respirar al mismo tiempo.

De esta manera, esta postura de yoga nos permitirá mejorar muchos de los parámetros de nuestra vida, además de aportarnos mucha energía en la mañana. De hecho, el saludo al sol ayudará a tonificar los órganos vitales, mejorar el sistema digestivo, relajar los músculos o despertar el espíritu con suavidad. En resumen, se trata de una secuencia completa de posturas, que permite un mejor acercamiento a la disciplina en el caso sobre todo de los principiantes..

La cobra: una postura eficaz en la práctica diaria del yoga

La postura de la cobra. Bastará con unas pocas clases para convertirte en un pequeño yogui real y dominar las posturas de yoga más sencillas, e incluso las más complicadas.

Si hay una posición típica de yoga, esa es la cobra, que, por ejemplo, en el yoga para principiantes, produce su pequeño efecto de inmediato. Para reenfocar, buscar el equilibrio y respirar, la cobra es el rey de los ejercicios. Aunque esta asana (es decir, esta postura) promueva y fortalezca la columna vertebral, también servirá para el estreñimiento y para solidificar los riñones.

El ejercicio consiste en acostarse boca abajo, colocar las manos planas a la altura de los hombros y levantar la parte frontal del cuerpo manteniendo los pies en el suelo. Todo esto con ejercicios de respiración que propicien la efectividad de la postura, es decir, es importante espirar  cuando se mira hacia el suelo, por ejemplo. Por lo tanto, con estas posturas seremos capaces de descubrir el yoga por lo que simboliza también.

La pinza: una postura de yoga sencilla y eficaz

La asana de la pinza. Independientemente de la edad, es posible comenzar y progresar en el yoga, a partir de posturas y ejercicios sencillos y más complejos.

Seguro que conoces la postura de la pinza. Cuando estabas en el cole, en la clase de gimnasia, ¿recuerdas ese momento en que tenías que tocarte los pies? Bienvenid@ a la clase de yoga, esa postura es la pinza. Mientras permaneces sentad@ en el suelo, tendrás que tocarte los pies mientras inspiras hondo. Al recobrar la postura inicial, espirarás de la misma forma, para disfrutar de una profunda paz interior y abdominal al mismo tiempo.

El efecto de la pinza es bastante simple, ya que esta postura de yoga permitirá relajar la columna vertebral (previniendo así la ciática), pero también tonificará los órganos sexuales, regulará el apetito y los trastornos renales. ¡Un verdadero cambio de imagen para nuestro cuerpo, que nos permitirá disfrutar de los beneficios del yoga!

La vela: un ejercicio básico de yoga

Aunque también esté la semi-vela (una postura de media vela para aquellos que no pueden o no quieren llegar hasta el final), la vela es un ejercicio de yoga practicado muy a menudo por el profesor de yoga, porque es una postura básica, que combina cardio, meditación y musculación. Apoyad@ sobre la espalda, endereza las piernas y estíralas hacia el cielo.

Esta posición te permite centrarte, relajarte y adoptar una postura que, aunque no sea natural, es, sin embargo, muy buena para el corazón y el cuerpo en general, pero también para las varices. Entre las contraindicaciones, se evitará practicar esta postura durante la digestión pero también,  durante el período de la regla en el caso de la mujer. Más allá de eso, he aquí una postura yóguica básica que te aportará sus beneficios durante una clase de yoga.

La torsión: una postura básica aunque no tan fácil de ejecutar

La postura de la torsión. Independientemente de la postura básica que decidas practicar, esta postura tendrá efectos beneficiosos sobre el cuerpo, la mente y el espíritu.

«Pocos de nosotros hemos perdido la mente, pero muchos hemos perdido el cuerpo por mucho tiempo». – Ken Wilber, escritor estadounidense.

La torsión es una de las posturas que se debe saber desde un primer momento, a pesar de que sigue siendo complicado lograrla hacer bien, por la sencilla razón de que es necesario, mientras estás sentad@ en el suelo, posicionar el cuerpo de modo que el pie derecho pase por encima de la pierna izquierda, y la mano izquierda sobre la rodilla derecha. Haremos lo mismo en la otra dirección, por lo tanto, se trabajarán los órganos intestinales, renales y digestivos.

Esta postura pone de relieve la flexibilidad, que se verá reforzada, especialmente en la columna vertebral, lo que, a su vez, promueve el dejarse llevar, la confianza en un@ mism@ y la eliminación de toxinas perjudiciales para nuestro bienestar.

El triángulo: hacer yoga de pie

Parecida a la pinza, el triángulo es en realidad una postura de yoga que se hace de pie. Con las piernas separadas, inspiramos profundamente, luego simplemente colocamos la mano izquierda sobre el pie derecho, lo más lejos posible, mientras exhalamos el aire. Procedemos de la misma manera con el otro lado, siempre en perfecta armonía con la respiración. Es posible que nuestros músculos tiren, pero no debemos olvidar que este tipo de posición se realiza lentamente, en plena conciencia.

Por lo tanto, podremos trabajar más la flexibilidad, pero también aliviar el dolor de espalda, adelgazar y prevenir ciertos trastornos urinarios. Una postura que presenta las ventajas físicas, a diferencia de la mayoría de las otras posturas yóguicas, que se centran en la interioridad y los órganos vitales. ¡Toma tu esterilla de yoga y ponte manos a la obra!

Por lo tanto, el yoga se muestra como una disciplina sencilla pero completa, suave pero poderosa, que nos permite a los más principiantes entender la disciplina a un nivel más rico. Desde el árbol hasta el saludo al sol, pasando por la torsión, habrá una postura reservada para ti. Con tan solo unas clases de yoga, podrás dominar los conceptos básicos de una disciplina tan hermosa como el yoga.

Entonces, ¿list@ para trabajar la respiración profunda y muscular de tus músculos isquiotibiales?

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar