Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Razones por las cuales un profesor puede renunciar

Publicado por Alejandra, el 19/03/2019 Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > Renuncia de profesores en la educación pública

Si eres profesor o sientes interés en serlo, este artículo puede ser beneficioso y muy informativo para ti.

Probablemente, alguna vez hayas escuchado de un caso donde un profesor decide cambiar de trabajo, no es extraño que en Colombia, sean varios los docentes que deciden cambiar de vocación o renunciar a sus puestos en instituciones para convertirse en profesores particulares. Son muchos otros, los que, en algún momento lo han pensado, pero no han hecho nada al respecto

En el caso de Colombia, existen estudios que afirman que el problema con los profesores radica en malas administraciones en las instituciones educativas, exigencia exagerada de responsabilidades, falta de reconocimiento a sus labores y malos sueldos e ingresos.

Claramente, existen otras razones de índole personal que pueden interferir con el trabajo de un profesor en el país. En este artículo hemos decidido explicar algunas razones.

Salarios muy bajos

 

salarios muy bajos La motivación económica es indispensable para llevar a cabo cualquier trabajo.

Se debe tener en cuenta que, la profesión de docente implica paciencia a lo largo de su práctica, el cariño por la enseñanza debe ser un requisito y las metodologías de aprendizaje y plus. Como todo trabajo, el ser profesor merece reconocimiento por sus labores, sin contar que se puede topar con diferentes personas y formas de ser.

Renunciar al trabajo de toda tu vida, no es una decisión fácil, ni tampoco se toma de un día para otro, puede ser una acumulación de frustraciones, y de reflexiones durante mucho tiempo. No solo se requiere paciencia, amor y vocación, lo que inicialmente comienza como un trabajo soñado puede convertirse en un obstáculo.

El ser profesor no promete ingresos desaforados, solo en casos muy especiales. Sin embargo, es un trabajo que puede perfectamente suplir todas las necesidades de una persona, de sus obligaciones, etc… Además de, permitir una red de conexiones en el mundo educativo.

Del trabajo como profesor comenzarán a depender vidas de otras personas, jóvenes que esperan con ansias su futuro, profesional, personal y económico.

Sin embargo, todos queremos una remuneración económica justa por nuestro trabajo. Es importante la profesión pero el salario y los ingresos son un factor indispensable a la hora de decidir si continuar o no con un trabajo.

En el caso de Colombia, la educación pública presenta varios inconvenientes. Muchas instituciones no prestan un servicio de calidad a los estudiantes, y esto se transforma, en motivaciones incompletas para los profesores, que no ven a sus alumnos con la suficiente convicción de asistir a sus clases.

Las diferentes situaciones y crisis de los países no deben cambiar en ningún momento la función de un colegio. Muchos profesores se quejan porque el Estado no responde por la inversión social que debería haciendo parecer que la educación es un gasto inútil. Muchas instituciones pretenden resarcir los daños, poniendo un mismo profesor para diferentes materias, obligándolos a tomar responsabilidades que no les corresponden.

No olvidemos que como todo trabajo un profesor debe tener un horario establecido, con unos ingresos estables que le permitan ofrecer un servicio y educación de calidad.

Con respecto a los salarios, en Colombia encontramos un rango bastante variado, la cantidad de dinero que se representa en ingresos para los profesores, va a depender de los estudios y alcances que haya tenido el docente, así como la experiencia, la demostración de todas sus habilidad, y claro, de la asignatura o materia que estén cualificados para enseñar.

El sueldo mínimo que se puede ganar un profesor de colegio en Colombia, siendo prímiparo y no contando con experiencia previa es de aproximadamente $763.000 COP, mientras que los docentes con más años y estudios pueden aspirar a los $5.000.000 COP.

En el caso de los profesores universitarios, dependiendo de la institución, los salarios pueden ser considerablemente más altos. Con esto en mente, podríamos decir que es más rentable para un profesor trabajar de manera particular o bajo el contrato de una academia de refuerzos escolares.

Teniendo en cuenta la labor tan importante que realizan los profesores en el mundo, son muchas las personas que consideran que los sueldos no les hacen justicia. Con el costo de vida actual en las principales ciudades de Colombia, los ingresos más bajos no alcanzarán para suplir las necesidades y obligaciones de una persona promedio.

No hay reconocimiento profesional

falta de reconocimiento El reconocimiento a los profesores de instituciones educativas no es muy común en Colombia.

Los malos ingresos no son la única razón que puede llevar a un profesor a tomar la gran decisión de renunciar. La falta de reconocimiento puede causar muchas veces aburrimiento y motivaciones bajas en los docentes.

En una profesión como la de ser profesor, el reconocimiento debe ser una obligación es esencial para motivar a los profesores a cumplir con su trabajo de manera óptima. Esto ayuda e incrementa de forma considerable la pasión de estos hacia el aprendizaje en general.

Un profesor, al ver que sus alumnos no le prestan atención o que simplemente no se interesan por ir a sus clases, sentirá que su labor no es importante, esto es otra razón de peso para presentar una posible renuncia.

No solo hablamos de los estudiantes, el Estado no presta la suficiente atención a los problemas o situaciones que se puedan presentar dentro del sistema de la educación pública, asumen que los docentes pueden cargar en sus espaldas las problemáticas y al tiempo plantear soluciones para estas. Muchas instituciones no cuentan con instalaciones adecuadas, los materiales dispuestos para la enseñanza se encuentran en malas condiciones, etc…

Mucho del material de estudio ya se encuentra obsoleto, las metodologías de enseñanza cambian y es necesario que los materiales y recursos también. En muchos colegios sigue siento antiguo, y de esta forma, no pueden cumplir con su función fundamental; educar.

La desmotivación de muchos docentes al ver que los salarios y recursos de las instituciones educativas privadas aumenta y la de ellos, por el contrario, queda en el olvido. Con el tiempo, esto incrementará y afianzará la idea de renunciar a los puestos de trabajo.

¿Es enseñar una profesión muy estresante?

estres en el trabajo Las consecuencias de un mal manejo del sistema educativo pueden llevar al límite a un profesor.

Hablemos de la forma más honesta posible, en el mundo actual, donde la sociedad se encuentra en constante movimiento, todos los oficios se ven afectados por situaciones de estrés.

El avance del capitalismo en el mundo ha llevado a todas las disciplinas a tomar hábitos de afán que se han convertido en indispensables para nuestras vidas. El sector de la educación no se salva de esto. El estrés no es solo constante sino también creciente.

En el caso de los profesores, el estrés se puede manifestar por medio de sus estudiantes, reacciones violentas verbales y físicas se presentan con regularidad en el sector. Pero no podemos olvidar que, esto se desencadena por problemáticas externas al docente, por ejemplo, la falta de atención del Estado como mencionamos anteriormente.

Estos factores resumidos pueden sumergir al docente no solo en situaciones de estrés extremo, sino también en agotamiento emocional y deterioro de la salud, claramente, razones de peso para plantearse una renuncia. La educación particular sale al rescate de estos docentes. Es por esto que, aconsejamos tomar un tiempo dentro del contrato, lo que conocemos como excedencias, permisos, etc…

Renuncia por falta de oportunidades

Este representa otro de los problemas más importantes para los profesores de hoy en día. Sobre todo para los más jóvenes.

Son muchos los docentes que tienen que tomar sus pertenencias y migrar a otras ciudades y pueblos, no por decisión propia, sino por falta de oportunidades en su territorio actual. Es claro que si quieren poner en práctica su vocación deben considerar opciones, así no sean las deseadas.

Muchas veces tendrán que, impartir sus conocimientos en instituciones que no son necesariamente de su agrado o preferencia, y seamos honestos, nadie quiere trabajar en algo que no les gusta. Pero la necesidad de producir ingresos es constante. Podemos encontrar casos donde el profesor ha tenido que dejar a su familia atrás, factor que vuelve la situación mucho más compleja.

Algunos lo intentan, otros simplemente deciden no continuar con su vocación y dedicarse a otra cosa que no le implique tantos sacrificios.

En resumen, la profesión de docencia en el país, tiene una gran demanda, son muchos los jóvenes interesados en dedicarse a transmitir conocimiento a otros, sin embargo, la falta de muchas garantías lleva a profesores tanto con experiencia o sin ella, a tomar la gran decisión de renunciar a la práctica de esta vocación. La falta de atención por parte del sistema, representa problemas que desencadenan consecuencias más graves de lo que pueden parecer. Muchos deciden renunciar al puesto actual en el sistema educativo Público Colombiano, de forma amigable para dedicarse al campo educativo desde otra perspectiva.

Las clases particulares resultan entonces, en una alternativa eficaz para estas personas, que si bien, sienten pasión por su trabajo también requieren de condiciones importantes para llevarlo a cabo.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…
avatar