«Sueña tu vida en color, es el secreto de la felicidad». - Walt Disney

¿Sueñas con formar alguna vez parte de los estudios de Disney o Pixar? ¿Los dibujos animados no guardan ningún secreto para ti? Entonces, ¿por qué no empiezas a hacer tus primeros pinitos dentro del mundo de la animación? Según la Academia de CIne, al cine de animación le va muy bien en todo el mundo, también en España.

Para ayudarte a comenzar con tu primera producción, aquí te dejamos algunos consejos para que los tengas en cuenta.

No sobreestimes tus medios para realizar un dibujo animado

La creación de un dibujo animado requiere muchos recursos, tanto económicos como humanos. La mayoría de las producciones se realizan con varios estudios de animación, todos trabajando en una parte específica de la película.

Consejos para elaborar animaciones
La producción de dibujos animados requiere a veces equipos muy costosos.

Hacer una película por tu cuenta puede ser un trabajo enorme. Es esencial ser consciente de ello desde el principio y, por lo tanto, configurar tu proyecto en consecuencia.

Antes de nada, debes saber que si quieres hacer un dibujo animado tradicional, será necesario invertir en mucho papel para hacer todos los bocetos y diseños. Un segundo corresponde a unos 24 dibujos. ¡Haz los cálculos!

Por lo tanto, te aconsejamos que no te embarques en un proyecto muy largo y ambicioso de animación. Para unos segundos de película, necesitarás cientos de dibujos. Después, tendrás que escanear o sacar una foto de todos estos dibujos para introducirlos en el software de edición.

También ten en cuenta que es posible que no tengas todas las habilidades para hacer el dibujo animado de la A a la Z. Tienes que ser diseñador, colorista y editor al mismo tiempo. ¡Sin olvidar las voces en off!

Dibujos animados: ¿cuánto se tarda?

De este modo, antes de empezar a realizar tu dibujo es fundamental elegir la duración adecuada de tu película. Si eres el único director y diseñador, una película de menos de 30 segundos será más que suficiente, a menos que quieras pasar años haciéndola, si es que optas por el método tradicional. Si prefieres utilizar un software de animación 2D o 3D, es posible que puedas considerar la creación de una película animada un poco más larga. No obstante, que no exceda de los 5 minutos de todos modos.

Si esta es tu primera película animada, seguramente pasarás mucho tiempo familiarizándote con las herramientas de animación.

Lo mejor es plantearse cuánto tiempo libre tienes para terminar el proyecto. A partir de ahí, puedes calcular cuánto puede durar la creación de tu dibujo animado.

Elige el tipo de animación que quieres

Dentro del campo de la animación, existen diversas técnicas, más o menos tradicionales.

La primera técnica, conocida como celuloide, consiste en dibujar cada uno de los dibujos en folios, luego fotografiarlos y escanearlos, y finalmente editarlos en un ordenador. Los folios que hayas utilizado serán celuloides; hojas transparentes que facilitan la copia de la parte estática de un dibujo.

Otra técnica tradicional es utilizar objetos para los personajes y la ambientación, estamos hablando de la técnica conocida como stop motion. Esta técnica es particularmente conocida en el modelado como en la película Chicken Run, pero también se puede hacer con lego, playmobil o cualquier otro accesorio.

Finalmente, en los últimos años, la mayoría de los estudios han adquirido potentes softwares de animación 2D o 3D. Los dibujos se dibujan directamente en tabletas gráficas, luego el animador se encarga de hacer que los personajes se muevan gracias al software. Una técnica que ha revolucionado el mundo del dibujo animado.

De ti dependerá definir cuáles son tus afinidades con el diseño tradicional o las nuevas tecnologías.

Técnicas tradicionales o modernas
¿Prefieres el dibujo tradicional o el software?

Usa tu imaginación para crear una animación

Este consejo puede parecer un poco pobre, pero es muy importante que uses tu imaginación para crear tus dibujos animados. Cada caricatura tiene un estilo particular, una atmósfera especial. Tu estilo artístico le dará la identidad a tus dibujos.

Para encontrar inspiración, puedes aprovechar tus sueños, tus aficiones o tus propias experiencias personales. Presta atención a lo que sucede a tu alrededor, el más mínimo detalle puede embarcarte hacia una gran historia.

Trabajar bien los personajes animados

Una vez que la idea del dibujo animado esté firmemente establecida en tu cabeza, es hora de pasar a la acción: la preparación de los personajes. Los personajes son el resultado de un trabajo muy duro porque los espectadores suelen sentir cierto apego por estos personajes, también forman parte de la identidad de la película de animación.

Piensa en todos tus dibujos animados favoritos. Para cada uno de ellos seguramente te venga la imagen del personaje que más te gusta o con el que más simpatizas.

Una vez inventados todos los personajes, tienes que dibujarlos.

En el mundo profesional de la animación, los diseñadores de personajes son los encargados de diseñar la identidad visual de los personajes. Para ello, es necesario dibujar cada personaje de diferentes formas. De frente, desde atrás, de lado, en cuclillas, etc. No obstante, también debemos dibujar el personaje con todas sus emociones, enojado, feliz, pensativo, etc.

Al hacer este trabajo de antemano, te resultará más fácil hacer la película completa. Solo te quedará elegir la postura correcta y la expresión que más te guste de tu biblioteca de diseños.

Escribe el guion y los diálogos en sentido ascendente

Otro paso imprescindible en la realización de la película es escribir el guion.

Muy más detallado que el escenario, el guion explica cada paso de la película con gran detalle. Así, el director sabrá cuál es la trama y dónde se encuentra en cada momento de la película.

Crea tu propia películas de animación.
Conocer los diálogos te permite mover correctamente los labios de los personajes.

El guion también proporciona información sobre el diálogo entre cada personaje. En animación, conocer el diálogo de antemano es fundamental para saber cómo mover los labios, aunque haya ahora softwares de animación capaces de animar los labios automáticamente de acuerdo con el diálogo.

Invierte en material de animación

El material de animación puede variar de una técnica a otra. Si estás más a favor de la técnica tradicional del celuloide, necesitarás papel, lápices y un software de edición. En la animación moderna, una tableta gráfica y un buen software de animación serán esenciales.

Independientemente de cuál sea tu decisión, el ordenador será una herramienta fundamental en la creación de cualquier animación. Preferiblemente, elige un ordenador con mucha RAM para evitar que tu ordenador se sobrecargue.

También considera invertir en un micrófono para grabar tus voces en off de manera más profesional. Puedes elegir un micrófono tipo Zoom que usarás para captar sonidos ambientales y no olvides añadir un micrófono direccional para grabar voces.

Toma clases de dibujo

Otro consejo para principiantes es tomar clases de dibujo.

Aunque hayas aprendido a dibujar por tu cuenta, y tengas un talento innato para ello, tomar clases de dibujo te permitirá desarrollar tu técnica y no aferrarte a lo que has aprendido; por no mencionar el hecho de que es muy posible encontrar un profesor de dibujo que esté especializado en dibujos animados.

De hecho, las clases particulares de dibujo permiten encontrar perfiles que son un poco más atípicos que en las lecciones de dibujo clásicas, al menos más fácilmente. Luego, algunos estudiantes de la escuela de animación ofrecen sus servicios para apoyar a aquellos que desean crear sus dibujos animados.

Las clases de dibujo también son una oportunidad para darle rienda suelta a tu creatividad. Al dibujar, es bastante común tener miedo de dejarse atrás algo. Muchos diseñadores se abstienen de experimentar con nuevos estilos o nuevas técnicas. Sin embargo, esta es la única forma de progresar, pero también de darle rienda suelta a tu mano y dejar volar tu imaginación.

Inspírate en los mejores dibujos animados

Desde la aparición de Mickey, han pasado muchas cosas en el mundo de la animación. Ya se trate de producciones de estudios de Disney, Pixar o estudios más confidenciales, la cantidad de películas animadas ha aumentado significativamente. ¡Qué buscar fuentes de inspiración a tu alrededor!

Ojo, esto no significa copiar el guión o el universo de una caricatura. En cambio, te aconsejo que escribas todo lo que te guste de una caricatura en particular. Al identificar bien lo que le gusta, será más apto para reproducirlo en su película y encontrar su propio estilo.

Primeros dibujos animados.
Toma tus decisiones en base a la gran cantidad de dibujos animados que hay en el mundo.

Diviértete creando tus animaciones

Por último, no olvides divertirte mientras le das vida a tus dibujos. Recuerda por qué querías embarcarte en esta aventura. De hecho, crear un dibujo animado es un proceso largo y, a veces, puede resultar agotador.

No obstante, recuerda divertirte todo el tiempo, de lo contrario podrías terminar tirando la toalla en la creación de películas animadas de por vida. Cuando sientas que ya no quieres dibujar, déjalo y vuelve a hacerlo más tarde u otro día.

¡Toda la suerte del mundo!

¿Necesitas un profesor de Dibujo?

¿Te gustó este artículo?

0 votos
Loading...

Juan

Arquitecto, me gusta aprender otros idiomas, el cine y explorar otras culturas.