Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Tipos de acuerdos laborales para ser profesor vinculado o particular

Publicado por Daniela, el 25/03/2019 Blog > Apoyo escolar > Contratos de docencia en instituciones y de clases particulares

 

En nuestro país, la inestabilidad laboral es común a casi todas las industrias: se ha llegado hasta el punto de que la contratación por prestación de servicios se convirtió en el modo predilecto – casi exclusivo- de vinculación de profesionales a empresas privadas o a instituciones del gobierno, lo cual puede ser beneficioso en ciertos aspectos, como también desventajoso en otros.

 

Sin embargo, los profesores y las profesoras gozan de cierta estabilidad en este sentido, debido a que sus contratos tienen una duración fija más prolongada, además de que, por lo general, se procura conservar al personal docente con buenos resultados y un desempeño satisfactorio, así como también se busca la permanencia de quienes gozan de buena acogida por parte de los y las estudiantes. Adicionalmente, el proceso de selección de personas que de verdad estén alineadas con los valores y objetivos de las instituciones no es una tarea sencilla.

 

Pero, ¿qué pasa cuando uno de los profesores debe ausentarse por una enfermedad cuya gravedad requiere un tratamiento prologando y reposo absoluto? ¿O cómo se vincula al suplente cuando una profesora empieza su licencia de maternidad? ¿Cómo funcionan los contratos de profesores que solo van a dictar un curso vacacional o un tema específico? ¿Existe alguna forma de acuerdo laboral para profesores y profesoras particulares? ¿En verdad puedes aumentar tus ingresos con las clases particulares?

 

En este artículo, SuperProf te explica los aspectos más relevantes de la contratación docente en nuestro país y otro tipo de información referente a tu participación en diferentes escenarios educativos. Comencemos.

 

Requisitos generales para la contratación de docentes

 

Según el Ministerio de Educación, la calidad de una institución educativa se mide en función de las garantías laborales y en materia de seguridad social, así como también en función de la conveniencia y beneficios producto del trabajo que se les pueda ofrecer tanto a sus educadores vinculados como a los postulantes. No solo se trata de salarios más altos, sino de condiciones de trabajo dignas y cómodas que permitan el adecuado desempeño de las funciones.

 

El régimen laboral docente está contemplado en los siguientes artículos y decretos:

  • Ley 115 de 1994, Capítulo 2, Artículos del 196 al 200: la Ley 115 es la ley general de educación. En los artículos comprendidos en el Capítulo 2 se especifican las condiciones de selección y contratación generales
  •  Artículo 101 y 102 del Código Sustantivo del Trabajo: en ellos se habla sobre la duración del contrato de trabajo y sobre vacaciones y cesantías, respectivamente.
  • Decreto 2277 de 1979: en él, se establecen las normas sobre el ejercicio de la profesión docente tanto para educadores de instituciones públicas como para aquellos que trabajan en instituciones privadas. Uno de los aspectos más importantes comprendidos en este decreto es el Escalafón Docente y su funcionamiento, el cual determina el salario de los docentes del país según su nivel de formación y los años laborados.

 

ley colombiana educación En la ley se encuentran especificadas todas las modalidades de contratos y su descripción donde se garantizan condiciones justas para todas las partes

A continuación, te presentamos las formas de vincularte a una institución educativa como profesor o profesora. Son similares a las de otras actividades, pero aquí las adaptamos a los contratos educativos en calidad de docente:

 

A término fijo

 

Este es el tipo de contratación que generalmente se utiliza para el personal docente en nuestro país. Por lo general, tiene una duración de diez meses. A menos que se expida una terminación expresa del contrato, este se renueva durante otro periodo (es decir, otro año). Después de tres periodos de renovación, el contrato se vuelve indefinido. Las prestaciones sociales y las pensiones se pagan en igual proporción, pero los dos meses -o durante el lapso de tiempo- en los que el o la docente estén por fuera de contrato, deben cubrir estos gastos por su cuenta. Sin embargo, se pueden solicitar servicios médicos hasta 3 meses después de terminado el contrato.

 

Las vacaciones anuales reglamentarias, por obvias razones, tienen lugar al terminar el año escolar.

 

A término indefinido

 

Es un tipo de acuerdo laboral en la que las partes no establecen el momento de terminación del contrato. Tiene sus ventajas, como lo son una especie de estabilidad laboral y económica debido a que, si el profesor o la profesora es despedido sin causa justa, se le debe indemnizar con 30 días de sueldo por el primer año y 20 días de sueldo por cada año subsecuente de horas de trabajo cumplidas o en proporción al tiempo laborado. Después de un año laboral, se tiene derecho a 15 días de vacaciones. Estas vacaciones pueden ser acumulativas: puedes seguir trabajando sin pausa durante 3 años, después de los cuales todas las personas sin excepción deben tomar vacaciones.

 

El trabajador debe cubrir su pensión con el 4% de su sueldo y con el 8,5% para los servicios de salud.

 

Nota: Un despido se considera justificado cuando el trabajador, en este caso el profesor, incumple con alguna de las condiciones establecidas en el contrato, cuando ha engañado al empleador, cuando hay mala fe en sus acciones, cuando las autoridades detienen al trabajador por 30 días o más, cuando el trabajador tiene una enfermedad contagiosa o crónica incurable, por bajo rendimiento, pobre desempeño o por mal comportamiento (el empleador debe estar en condiciones de probar la veracidad de la causal o las causales de despido)

 

contrato docente obligaciones Cuando firmas cualquier tipo de contrato, te comprometes a cumplir con todos y cada uno de sus paragrafos. ¿Te sientes preparado?

 

Contrato por obra o labor

 

Es un contrato en el que la relación laboral que concluye una vez terminada una obra o labor. Por ejemplo, se contrata a una profesora experta en informática, particularmente en programación para dar tres sesiones sobre herramientas para hacer una página web o consejos útiles para crear un blog o para explorar bases de datos universitarias; también se puede contratar a un coreógrafo profesional para organizar una presentación de bailes colombianos o de ritmos contemporáneos de nivel superior y para también entrenar a los y las estudiantes voluntarios con el fin de deslumbrar a todos en un evento especial; además, se pueden solicitar los servicios de un profesional en ciencias exactas para que prepare a los y las estudiantes próximos a presentar las Pruebas Saber en cualquiera de sus modalidades en temas de razonamiento lógico y abstracto.

 

contrato por obra o labor educadores Si quieres un trabajo donde puedas conocer a personas nuevas cada día y si te gusta el cambio, puedes dedicarte a prestar cursos especializados en diferentes partes de tu ciudad y hasta del país.

 

Como ves, son contratos bastante comunes en algunas instituciones que no quieren imponer cargas adicionales (e innecesarias, por la cantidad de opciones que hay) en su cuerpo docente regular: la labor que realizan es, en sí misma, muy demandante. ¿Te imaginas que a un profesor de matemáticas de los grados noveno, décimo y once se le exija también preparar a los y las estudiantes para las Pruebas Saber? Por desgracia, ocurre con frecuencia y es una de las razones por las que la calidad de la educación va en detrimento.

 

Una de las particularidades de este tipo de contrato es que se espera que la persona que entra a realizar esta labor, observe los lineamientos previamente establecidos en contratos afines: es decir, la profesora experta en informática de la que hablamos está afiliada a salud, aporta a pensiones correspondientes a las horas laboradas, debe reportarse a un director y guiarse por sus sugerencias, y si, por ejemplo, en la institución se tiene un conducto regular instaurado para llamados de atención a estudiantes por bajo desempeño o por comportamientos inadecuados, la profesora debe seguirlos, no es que pueda guiarse por su instinto o por su experiencia personal con la abrazoterapia, por muy adecuada que pueda parecer en ese momento.

 

 

Por prestación de servicios

 

En este tipo de contratos, la relación laboral es menos restrictiva y no es tan acartonada: se te encarga una labor -casi siempre remota que puedes hacer desde casa o desde donde quieras- o la producción de cierto material para la cual se te da una fecha límite; mientras la haces, no estás vinculado a la institución (es decir, no hay código de vestimenta, pero tú pagas por tu propia seguridad social y tus pensiones), no tienes horarios y no estás sometido a las, digamos, jerarquías de mando de las instituciones.

 

Por ejemplo, supongamos que en cierta institución se descartó la opción de recurrir al experto en ciencias exactas que está en la capacidad de preparar a los y las estudiantes para las Pruebas Saber del que hablamos arriba, primero porque el costo de hacer esto cada año se sale del presupuesto y porque la mayoría de los y las estudiantes no tiene la disponibilidad que requiere esta actividad extracurricular porque todos están ocupados diseñando la chaqueta de once, planeando el paseo de graduación o buscando universidad. Por tanto, la institución decide replantearle la oferta al profesor pidiéndole que diseñe una cartilla de preparación para las Pruebas Saber que debe entregar en seis meses con reuniones parciales cada dos meses para monitorear el progreso del proyecto y que debe ser exclusiva para la institución. Los términos temporales y de confidencialidad son claros, pero el profesor no debe presentarse diariamente, ni involucrarse en procesos internos con los y las estudiantes: por tanto, el contrato de este profesor es de prestación de servicios.

 

leer contratos especificaciones Lee muy bien los contratos antes de firmarlos: en ellos se encuentran todo lo que debes saber para ejercer tus funciones adecuadamente, así como para exigir tus derechos.

Como se dijo al inicio, es uno de los contratos más utilizados en ciertas industrias. En la docencia institucional, sin embargo, no es muy frecuente por su misma naturaleza: la educación es un proceso que, al menos de momento y en el orden actual de las cosas, necesita de profesores que transmitan sus conocimientos en horarios fijos y de manera constante.

 

Pero, ¿cómo se puede aprovechar esta relajación de las formalidades contractuales que introducen los contratos por prestación de servicios en la educación?

 

Entonces, ¿cómo se clasifica al apoyo escolar personalizado?

 

Es una modalidad de prestación de servicios en la cual el profesor, el o la estudiante y su familia –en caso de que estos últimos sean los motivadores o los facilitadores de este refuerzo docente particular- se ponen de acuerdo, casi siempre de forma verbal, para alcanzar cierto objetivo académico. Comparte algunos rasgos con los contratos por obra o labor, como por ejemplo, que los padres y madres generalmente esperan ciertos comportamientos dentro de sus hogares y con sus hijos, los cuales se discuten probablemente durante las entrevistas.

 

Estos contratos a menudo se celebran de manera verbal, pero hay quienes creen en los contratos escritos como herramienta para garantizar que el decurso adecuado de las labores. Si se opta por un contrato escrito, las partes deben coincidir en puntos específicos para evitar inconvenientes más adelante (inicio y duración de las clases, confidencialidad o no, remuneración y fecha de pago, entre otros); si se opta por un acuerdo verbal, vale la pena recordar es un poco más vinculante de lo que se cree y se deben respetar casi las mismas condiciones que para los contratos formales o escritos, es decir, cumplir con lo pactado al momento del acuerdo. Esto no significa que obligatoriamente el padre o la madre del estudiante o el estudiante mismo deba cubrir las prestaciones sociales y las pensiones del profesor o de la profesora, pero desde el inicio debe establecerse  el tipo de remuneración y los beneficios que harán parte del desarrollo de la labor. Para que un acuerdo verbal sea válido, es necesario que haya testigos y documentos y hechos que prueben que existe una relación laboral.

 

revisar cambios contractuales Una vez hayas firmado tu contrato, debes mantenerte al tanto de los cambios subsecuentes que se le hagan a la legislación concerniente a tu rubro y labor.

 

Presenta muchos más beneficios para los profesores que otro tipo de contratación, tales como horarios más flexibles, condiciones de trabajo generalmente favorables (más si son clases virtuales), reglas de funcionamiento establecidas según los gustos y costumbres de las partes involucradas, progreso perceptible en menor tiempo y un trato un poco más orgánico con los estudiantes sin decir que sea válida la impropiedad o la tomarse demasiadas licencias.

 

Aunque la informalidad y la falta de garantías derivadas de la misma son, en términos generales, negativas, en SuperProf creemos que es una de las respuestas más acertadas a estas situaciones educativas y laborales desfavorables. Existen formas en las cuales puedes contribuir a que tu trabajo como profesor particular sea tu labor principal y puedas despedirte de los ataduras de los contratos convencionales. ¿Te animas?

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…
avatar