Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Herramientas creativas para agilizar el aprendizaje del mandarín

Publicado por Jose, el 11/06/2019 Blog > Idiomas > Chino > Aprender chino mandarín con todos los juguetes

Colombia apenas empezó a existir hace unos 200 años. Y aunque han sido dos siglos agitados, de violencia y desplazamiento comprimido, dos siglos no son nada. Es probable que nuestros tatarabuelos ya hayan nacido en una república distinta a esta, con otro nombre, y es posible que los abuelos de ellos ni siquiera hayan conocido la palabra república.  China tiene nada menos que 5800 años. Si sabes un poco de historia, ya estarás encontrando varios argumentos que refutan este dato, pues a mediados del siglo pasado China tuvo una transición radical al maoísmo, pero su homogeneidad cultural es milenaria.

A diferencia de nuestro zaperoco cultural, donde hemos movido las fronteras cada cincuenta años, donde ni siquiera sabemos que etnias y que lenguas se hablan en nuestro territorio y tampoco hemos podido contestar firmemente, ¿qué nos hace colombianos? China lleva cinco milenios siendo China. Han cambiado de dinastías, y políticamente han habido cambios drásticos, pero hay constantes en el desarrollo de civilización. ¿Qué implica todo esto? Que ya es hora de pertenecernos mutuamente en la historia. ¡Debemos animarnos a aprender chino para franquear esa muralla de una vez!

Leyenda de la Gran Muralla La Gran Muralla es «la única construcción humana visible desde la Luna». Esta creencia ha persistido, adquiriendo un estatus de leyenda urbana. Si aún nos quedan dudas de su magnificencia, anímate a leer «La construcción de la Muralla China», un genial cuento de Franz Kafka.

China no empieza a aparecer en los anales de Colombia sino hasta entrado el siglo XX, cuando su imaginario era sinónimo de exotismo. Los poetas de comienzo de siglo, como Guillermo Valencia, soñadores y hartos de nuestra patria que nunca dejó de ser boba querían irse “lejos de aquí, a cualquier parte, por fuera de este mundo”. Y pensaban en China. China era sinónimo de opulencia de jade, dragones esmaltados por piedras preciosas, terciopelos rojos bordados en dorado. Valencia hizo la primera traducción de poesía china que hubo en América Latina. Es una curiosidad afortunada que nuestro primer encuentro haya sido a través de la poesía:

Como un sable, el río Tsú hundió de un tajo
el dorso colosal de la montaña.
—¿Flota un dorado junco sobre el río?
—Es la luna que se alza. Li Bai

La poesía, la música, el cine, incluso la danza, el teatro y la pintura china revelan curiosidades del idioma que nunca hallarás en el diccionario. ¡Empezando por que los diccionarios de mandarín son toda una aventura! El arte no permite ver usos cotidianos, sublimes y grotescos de la lengua, y puede convertirse en un gran maestro en nuestra meta de aprender chino.

¡Paciencia!

Hay muchísimas historias que vas a encontrar en internet: “niño aprendió chino mandarín en 6 meses”. Y puede que sea cierto, pero para nada es un proceso en el que podamos fiar nuestro propio aprendizaje del chino. Mucho menos para un estudiante colombiano. Y mucho menos si no tiene la posibilidad de vivir en China.

Si quieres saber de antemano cuanto te tardará ser fluido en esta lengua, tendrás que tomar apuntes de varios elementos que afectan la velocidad del aprendizaje. Para empezar, el tiempo que puedas dedicarle al día. La mayoría de los colombianos no pueden dedicarse únicamente a estudiar una lengua. Adicional a esto siempre hay trabajo, o estudios en todo caso, si es que no son ambos. El mandarín es un lenguaje que requiere práctica diaria, por lo que no basta con asistir al horario de clases. Es necesario escribir caracteres una vez al día. En estas condiciones lo más probable es que te tarde al menos 2 años alcanzar un nivel intermedio o avanzado, lo que es, realmente, poco tiempo para un idioma que representa una complejidad radical debido a su diferencia abismal en la gramática, la sintaxis y la estructura que utiliza. ¡Ánimo! De ti depende que puedas acelerar o retardar este proceso, que por más que vivas en un “hu tong” de la ciudad de Beijing, siempre será un proceso que requerirá mucha práctica, disciplina y creatividad.

Edificios de la ciudad de Shangai Así luce la arquitectura urbana y popular del centro de ciudades chinas como Hong Kong y Shangai. Aunque hoy en día la infraestructura china está a la vanguardia de los rascacielos, aún son comunes ver estas construcciones en el centro de estas ciudades.

Aprender chino mandarín será una experiencia muy similar a la del kínder. Tendrás que pasar nuevamente por el preescolar de la lengua, aprendiendo a escribir, a pronunciar y a leer, descubriendo palabras que es imposible traducir, y, por ende, tendrás que aprender sus significados y su historia por primera vez. Es la experiencia más maravillosa que una nueva lengua puede ofrecer. No solo es memorizar un montón de equivalencias y traducciones, sino que implica asimilar una nueva manera de pensar y de estructurar el mundo. Aprender chino te permite pensar tanto sobre la cultura china, como de tu propia cultura; al acercarte a una posibilidad completamente distinta de ordenar el mundo, te das cuenta de lo “artificiosas” y culturales que resultan ciertas cosas que aran aparentemente “naturales”. Un ejemplo de esto es la palabra “China”. China en chino es 中国, que en pinyin (que es el sistema fonético que transcribe el sonido de los caracteres a nuestro alfabeto) se pronuncia “zhōngguó”. Evidentemente, la traducción de esa palabra no es “China” sino, literalmente, “medio/país”, que si lo ordenamos según la gramática del mandarín sería “país del medio”. ¿Por qué es así? La razón es histórica. La civilización china, en el siglo IV a. C., se denominó a sí misma como el centro de la civilización y el medio geográfico del mapa, lo que derivó en este nombre para referirse al territorio que hoy conocemos como China.

paisaje del suroeste de China Este paisaje es típico del suroeste de China, puedes encontrarlo en los alrededores de Kunmíng.

Durante la Edad Media, la riqueza del imperio atrajo a los mercaderes árabes y europeos. Los árabes llaman a “Cin” a esta región. Los comerciantes venecianos que llegaron más tarde cambiaron progresivamente el nombre a Cina, y se empezó a pronunciar «China». Pero para un chino es una sorpresa saber que ellos, en los otros idiomas, no son “el país del medio”. Todo lo contrario, son llamados como “el extremo oriente”, y allá termina el mundo, si es que no nos da por pensar que allá el mundo está al revés. Nuestro español es absolutamente histórico y cultural y refleja el pensamiento de una época. Aprender mandarín es una lección de historia, filosofía, ciencia, medicina, cocina y hasta de arquitectura china. En los caracteres se refleja una forma de entender la realidad, y muchas veces en los caracteres mismos se explican procesos naturales, artesanales y hasta mágicos que tenía la civilización china. 

¿Cuánto tiempo toma aprender chino?

Pero si insistes en saber cuánto tiempo se tarda, más estrictamente, también podemos darte gusto con algunos datos.

El FSI, que son las siglas gringas para “Foreign Service Institute”, divide los idiomas en grupos de diferente dificultad para los hablantes de inglés:

Grupo 1: Francés, alemán, indonesio, italiano, portugués, rumano, español y swahili.

Grupo 2: Búlgaro, birmano, griego, hindú, persa y urdú.

Grupo 3: Camboyano, checo, finés, hebreo, húngaro, laosiano, polaco, ruso, serbo-croata, tailandés, turco y vietnamita.

Grupo 4: Árabe, chino, japonés y coreano.

Según la investigación del FSI, parece que nos tomaría nada menos que 480 horas alcanzar una fluidez básica en el grupo 1 de idiomas y 720 horas en los grupos de idiomas del 2 al 4. ¿Qué quiere decir esto? Que, si somos capaces de dedicar mínimo 10 horas al día a estudiar el idioma, entonces la fluidez básica en los idiomas fáciles (los llamados del grupo 1) tomaría 48 días y los idiomas difíciles 72 días. Pero es un caso hipotético. Son imposibles, cognitivamente, 10 horas de practica interrumpida de gramática, vocabulario, pronunciación y lectoescritura.

Pero, si le seguimos el juego al FSI, podríamos imaginarnos una rutina ideal y lo suficientemente estricta para aprender mandarín en esos supuestos 72 días. Nuestro día sería algo así:

7-11 a.m.Oír, leer y revisar vocabulario utilizando libros de texto especializados, CD’s, audios de programas de aprendizaje, aplicaciones y videos didácticos que emulen conversaciones y diálogos cotidianos.
11-1 p.m.Descanso, ejercicio, almuerzo, mientras se sigue escuchando el idioma en canciones, radio, podcast o televisión.
1-2 p.m.Revisar la gramática mediante guías, cuestionarios, libros y/o con acompañamiento de un tutor que explique normas sintácticas.
2-3 p.m.Escribir caracteres en planas, oraciones pequeñas, frases comunes y elaboración de pequeños textos descriptivos.
3-4 p.m.Hablar por Skype con personas nativas.
4-6 p.m.Descanso.
6-9 p.m.Relajarse con el idioma, viendo películas, series o novelas. También funciona jugar videojuegos en línea en el idioma. Salir con amigos que usan el idioma que se estudia.

Como ves, resultaría desgastante después de una semana. Necesitarías estar viviendo en China, y tal vez ni siquiera aguantaríamos tanto bombardeo lingüístico. Además del estrés y la frustración que esto nos generaría con nuestras otras obligaciones familiares, laborales, educativas y afectivas. Por lo que hay que tener paciencia, disciplina y entender que nos va a tomar tiempo lograr un nivel fluido de mandarín. Lo más sensato es inscribir clases con un profesor particular o en una academia o instituto de idiomas y adicionalmente, practicar con aplicaciones y herramientas didácticas que acompañen el tiempo adicional de practica en casa. La mayoría del trabajo en chino es autónomo y consiste en la memorización y escritura de caracteres, lo que requerirá métodos memorísticos, tiempo de estudio disciplinado y una rutina de trabajo.

¿Cuál es el método más rápido para hablar mandarín?

Hay muchísimas páginas de internet y aplicaciones que te convencen rápidamente de que sí es posible aprender a hablar mandarín fluido en tan solo 6 meses. Pero la letra chiquita es que deberías dedicar horas y horas y horas al día para que eso sea verdad. Y no es el caso. Es necesario que desde el comienzo tengamos la tolerancia para que nuestro aprendizaje sea natural, a un tiempo que no exceso nuestra propia capacidad sin sacrificar nuestra vida normal. Si bien estas aplicaciones no van a cumplir su objetivo, sí son útiles, y realmente ayudan a agilizar el conocimiento del chino si los acompañamos simultáneamente de práctica diaria y clases personalizadas que se adecuen a nuestro ritmo y nuestra disposición.

Por si aún no has conseguido un maestro de mandarín, acá te damos alguna información que puede serte útil.

Hay un método bastante popularizado en hablantes de idiomas romances y anglófonos, que son tan diferentes de la estructura del chino. Adultos, jóvenes, adolescentes. El truco es aprender tal y como prenden los niños en China su idioma materno.

Si aún tienes dudas sobre como hacer para rodearte de la cultura china en tu día a día, no te pierdas este artículo. 

Árbol en chino Si ya sabemos que «木» significa «árbol», entonces será fácil asociar que el carácter 森 significa «bosque». Después de todo, lo que veo es un montón de árboles… ¡así que tiene sentido!

Si tienes suerte, porque en ninguna ciudad de Colombia es fácil, es posible encontrar cuadernillos, libros y guías de chino traídas de china y que son para que los niños practiquen sus ejercicios. Hay que decir que funciona bastante bien para nosotros que estamos aprendiendo a leer y a escribir, desde cero, otra vez. Todos estos materiales, que generalmente están disponibles en librerías especializadas en lenguas extranjeras, institutos de idiomas o en casa culturales dedicadas a China, son muy útiles para amenizar la práctica de la escritura. Lo particular de estos materiales es que incluyen dibujos y guías que nos explican el orden de los trazos para escribir los caracteres debidamente, pero lo más importante es que no tiene una sola palabra en español ni en inglés y tenemos que aprender a adecuarnos poco a poco al chino para imbuirnos finalmente en la lengua en su y su sistema de pensamiento.

¿Ya sabes donde es posible aprender chino en Colombia y canto vale?

Canciones, trabalenguas, juegos y dibujos

Las canciones infantiles, las rondas y los trabalenguas, además de divertirnos, nos enseñaban las palabras con las que salíamos a jugar. Y aunque no lo creamos posible, esta experiencia es fácilmente repetible. En el aprendizaje de un nuevo paradigma idiomático, se nos permite nuevamente ser niños y volver a jugar y a descubrir las palabras. No se te haga raro volver a decir palabras en coro en el salón de clases, a jugar a ubicar partes del cuerpo, a hacer sumas y restas.

Un método infalible al inicio de nuestro aprendizaje son los programas infantiles chinos. Esta posibilidad tan reciente de aprender mandarín, disponible fácilmente en varios canales de YouTube, nos permite un aprendizaje dinámico con vocabulario sencillo e interactivo que acelera la memoria y nos permite comprender mejor el contexto de las frases, el uso de las palabras para comunicarnos en situaciones realistas y cotidianas.

Programas para aprender mandarín como niños

  • Little Fox Chinese – Stories & Songs for Learners: Es un canal chino dedicado a producir material interactivo para el aprendizaje de los niños y los adultos que se animen a pasar por este proceso de “repetir la infancia”. En el canal podrás encontrar varias listas de reproducción dependiendo del nivel que quieras practicar, hay niveles básicos e intermedios que te permiten practicar la comprensión, la lectura y la escucha. Puedes ver subtitulados los capítulos cortos y tienes la posibilidad de tener un traductor a la mano que te ayude con las dificultades. El programa es elaborado conscientemente de que muchos extranjeros están practicando, y por ese mismo motivo, el programa no está destinado para niños, sino para “principiantes en el lenguaje”.
  • Xiyangyang yu Huitailang (喜羊羊与灰太狼, en chino simplificado): Es muy popular no solo en china, sino en los amantes occidentales de la animación, traducida como “La cabrita feliz y el gran lobo” es una serie con un argumento bastante simple que te será fácil entender poco a poco valiéndote de la imagen para comprender el vocabulario nuevo y las expresiones.
  • Ni hao, Kai-Lan: Muy conocida hace unos 5 años en Latinoamérica, fue una serie de Nickelodeon destinada a emular el formato de “Dora la exploradora”, en el que los niños estadunidenses aprendían español y los latinos aprendían inglés. Es un programa destinado al aprendizaje del mandarín de manera interactiva para principiantes.
  • Heimao jingchang (黑猫警长): Traducido en español como «El gato negro policía».
  • Daerduotutu (大耳朵图图): Más conocido como «Tutu el de las orejas grandes».
  • Hulu xiongdi (葫芦娃兄弟): Lo encontraras como «Los hermanos calabaza», disponibles algunos capítulos en YouTube.

Animaciones de producción china Aunque las animaciones chinas no tienen la misma popularidad que las japonesas, facilitan muchísimo aprender el mandarín.

Trabalenguas

Los trabalenguas te ayudan a diferenciar los tonos de las sílabas en mandarín. Para muchos, diferenciar estas cuatro formas de pronunciar la misma combinación de vocales y consonantes es la misión más imposible.  En las lenguas romances, existen las tildes agudas y graves, pero no juegan un papel tan fundamental en el significado como en el chino, veamos un ejemplo:

妈妈骑马,马慢,妈妈骂马。
(Māma qí mǎ, mǎ màn, māma mà mǎ.)

Este sancocho de la palabra “ma” traduce: “La mamá va a caballo/ el caballo está muy lento/ la mamá dice palabrotas al caballo.” Si aprendemos a diferenciar las distintas posibilidades que ofrecen los tonos para variar el vocabulario en mandarín, agilizaremos nuestro oído y será menos probable confundir las palabras, ¡puede pasar! Shí (十) y Shǐ (屎), “diez” y “popó”, respectivamente.

¿Sabias que el trabalenguas más difícil del mundo está en chino?

Chineasy

El método de Shao Lan, una joven empresaria de origen taiwanés, tuvo muchísimo éxito.  Ella creó Chineasy, un método mnemotécnico que permite comprender cómo la escritura es indisoluble de la imagen, nos permite entender como los caracteres chinos representan el dibujo de una cosa a la que se refiere. Varios sinólogos ya han comprobado que el origen de varios caracteres chinos, los más antiguos, son simples dibujos que aludían a la vida cotidiana.

Cráter volcánico, en chino. Fuego, «火», se pronuncia «Huǒ». Montaña, «山» se pronuncia «Shān». Y boca, «口» se dice «Kǒu». Es muy importante pronunciar bien los tonos.

La aplicación ha estudiado 2.000 de los más comunes ideogramas chinos, logrando identificar más de cien radicales que se repiten y asociando cada uno de ellos a una imagen, una gráfica que nos permita recordar fácilmente, sin maromas ni acrobacias, su significado. Al combinar varios de estos componentes, podremos crear nuevos y más complejos caracteres, lo que ayudará a asociarlos con una facilidad instantánea. Eso sí, la aplicación no es gratuita y tiene un costo en las distintas appstores.

Acá puedes seguir enterándote sobre esta aplicación.

No siendo más… esperamos que estos pequeños tips te ayudan a programar tu horario de estudio. Conociendo tus debilidades y fortalezas, que ojalá puedas encontrar un método efectivo valiéndote de todas las herramientas posibles que hay hoy por hoy. Recuerda, siempre podrás encontrar un tutor en Superprof que personalice tu aprendizaje y te guíe por esta bellísima forma de expresarte.

¿Ya leíste nuestro «Manual de supervivencia para aprender mandarín»?

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar