Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Guía de navegación para aprender chino mandarín

Publicado por Jose, el 05/06/2019 Blog > Idiomas > Chino > Manual de supervivencia para aprender mandarín

El mandarín tiene reputación de ser uno de los idiomas más aventureros y difíciles. El polaco, el húngaro dicen ser los más difíciles, pero la extrema diferencia de estructuras hace que en la cultura popular colombiana “hablar en chino” es hablar en un lenguaje indescifrable de mamarrachos.

La mayor dificultad consiste en que es un lenguaje tonal: cada sílaba tiene una variedad de pronunciaciones que cambian drásticamente el significado: “妈妈骑马,马慢”, que se pronunciaría, “māma qí mǎ, mǎ màn”. Aunque parece ser el mismo sonido una y otra vez, la frase significa: “La mamá va a caballo, el caballo está muy lento”. El mandarín depende de las diferencias más sutiles de la pronunciación.

Una de las peores cosas que puedes hacer con la enseñanza de idiomas es enseñarle a alguien una gran cantidad de palabras. Es de principio a fin: aprende a hablar y luego agrega vocabulario a su conocimiento.  Se sabe que muchos estudiantes se extravían más fácilmente al aprender números, colores o días de la semana antes de aprender cualquier tipo de marco con el que usarlos. Los sustantivos son casi irrelevantes, como practica de clase. Eso es algo que puedes aprender tú mismo, haciendo planas de caracteres y ejercicios en aplicaciones. El error con el aprendizaje de idiomas es que se ve como una asignatura académica, pero no lo es. Es un tema práctico, casi como la cocina. Es una saber que se impregna más que nunca en la cotidianidad.

Religiosidad en China Existen tres movimientos religiosos dominantes en China, que son: el confusionismo, el taoísmo y el budismo. Aunque la mayoría de la población es agnóstica dese la Revolución Cultural, el budismo tibetano hoy en día es perseguido, censurado e irrespetado en su autonomía, junto con el cristianismo y algunas manifestaciones del Islam; hay una represión fuerte a la espiritualidad. .

Nuestra lengua madre la aprendimos jugando y el chino, como ninguna otra lengua, nos permite volver a esta experiencia infantil del descubrimiento entero: es volver a aprender a leer y a escribir desde ceros. Pocas lenguas ofrecen una experiencia de descubrimiento tan nuevas, tan cercanas a la experiencia pura de la niñez.

Aprender chino es como el arte de cultivar una cultura dentro de ti, en este artículo encontraras todo lo que debes saber de la vivencia de la cultura china para tu aprendizaje del mandarín.

Otra cosa es que en el mandarín es muy difícil traducir las palabras. Aprender chino no es como el inglés y las lenguas romances, donde se establece una relación de diccionario: “esta palabra equivale a esta otra”, y lo que se hace es reemplazar el vocabulario. El chino es mucho más exigente en este sentido: su sintaxis, sus reglas gramaticales, sus tiempos no se acoplan a la de las lenguas occidentales, es necesario aprender de cero una forma de expresión distinta. Es necesario aprender a pensar nuevamente, con una estructura diferente. Es como instalar un sistema operativo completamente nuevo en nuestro cerebro.

Con el tiempo veremos lo arbitrario que es nuestra forma de entender el mundo, que nuestro lenguaje nos impone una forma arbitraria de comprender las relaciones entre la naturaleza y el hombre. El mandarín ofrece una visión distinta: la palabra “疼” (téng), que quiere decir dolor, tiene, en el centro del carácter, la palabra “冬” (dōng), que traduce “invierno”; por ende, entendemos que los chinos relacionan el dolor con una época del año, puede ser por una cuestión sentimental, de melancolía por la primavera, o porque en esta estación son más frecuentes las enfermedades y los dolores de huesos. Así vemos que los caracteres, las palabras del mandarín, son una forma histórica, poética y natural de entender las relaciones de los conceptos en el mundo. Un ejemplo también curioso es la palabra “尿” (niào), que quiere decir “orina”. Está compuesto por el radical 尸 (shī), es decir “cadáver”, que cubre otro ideograma llamado “水” (shuǐ): agua. Por ende, “尿” quiere decir “cadáver del agua”, que es una metáfora para hablar de la orina.

Con estas herramientas, Supeprof te da algunas herramientas para agilizar el aprendizaje de esta lengua.

Aprender chino es posible

Hay dos mitos alrededor del aprendizaje de chino: 1) Es el lenguaje más complicado del planeta y tomaría diez años viviendo en China para poder entender algo. Ese es el primer punto de vista de las personas que consideran los ideogramas, o “汉字”( hànzì) como se los llama en mandarín (“escritura de la dinastía Han”), como dibujos irreconocibles. 2) El segundo punto de vista es el de varios cursos que se ofrecen en Internet, donde hasta dicen puedes aprender “mandarín en una semana con esta aplicación”, “¡Aprende chino en seis meses!”. Ambos son falsos. Lo primero es admitir el horizonte de dificultad del idioma: es alto, pero no imposible. Aprender chino en seis meses, si bien es posible lograr un conocimiento básico de la lengua, tomaría al menos 8 horas de práctica al día. Debes tener la disposición de ajustarte a la disciplina de inmersión en el lenguaje.

El tiempo en China El paradigma de pensamiento chino incluye una forma de entender  la temporalidad distinta a la de occidente. El calendario chino se rige de acuerdo a la Luna y al Sol. En un año sol existen 12 meses lunares y cada 3 años, aumenta a 13.

¡Pero también hay buenas noticias! Lo que la mayoría de los no chinos no se dan cuenta es que el idioma cuenta con una de las gramáticas más fáciles del mundo. La estructura de la oración refleja en gran medida la del inglés (sujeto + verbo + objeto). Los verbos existen en una sola forma, sin conjugaciones de ningún tipo. No hay género, ni sustantivos en plural, y si bien existen mecanismos para expresar el tiempo (por ejemplo, pasado / presente / futuro), son mucho más simples que los de cualquier idioma occidental. Los estudiantes norteamericanos que están mucho más familiarizados con el español y el francés encontrarán instantáneamente la gramática china de manera refrescantemente básica y mucho más accesible que esos idiomas.

Ojo, asegúrate cuál de las lenguas de China estás aprendiendo

Hay, literalmente: ¡cientos de dialectos chinos y de variaciones! Son hablas regionales y locales que se han desarrollado durante el largo período de la historia clásica de China cuando el transporte era rudimentario, los medios de difusión no existían, y la mayoría de las personas vivían y morían cerca de sus lugares de nacimiento. Aunque los hablantes de todos los dialectos chinos comparten el mismo lenguaje escrito, muchos de los dialectos son mutuamente ininteligibles cuando se hablan, dando lugar a la capacidad única de los hablantes chinos de diferentes regiones para escribirse, incluso cuando no pueden hablar. Entre los chinos que han emigrado a otras regiones como América y Oceanía, los dos dialectos hablados más comunes son el mandarín y el cantonés. Históricamente, los cantoneses dominaron dentro de las comunidades chinas más grandes en los Estados Unidos y Canadá debido a un siglo de inmigración china arraigada en las regiones del sur de China de la provincia de Guangdong y Hong Kong. Sin embargo, con la reciente afluencia masiva de chinos de la parte continental, inmigrantes que hablan mandarín en, eventualmente continuaran superando al cantonés para convertirse en el dialecto chino hablado dominante en América Latina.

Para los no chinos que buscan aprender el idioma, el mandarín es la opción más plausible. El mandarín, el dialecto predominante en el norte de China, es el idioma oficial de la política, la educación y los medios de comunicación tanto en China continental como en Taiwán, y es uno de los cuatro idiomas oficiales de Singapur. Incluso en Hong Kong, que históricamente ha sido un área de habla cantonesa, el uso del mandarín ahora es omnipresente desde el regreso de la soberanía de China en 1997. En China continental, la palabra china para «mandarín» se traduce como «idioma común» y en la China continental, a menudo se lo conoce como el «idioma nacional/中文”(zhōngwén); ambos términos son indicativos del amplio alcance que una competencia en mandarín puede pagarle a un hablante. Afortunadamente, para los estudiantes de chino, el mandarín es también el más fácil de aprender de todos los dialectos chinos, debido a una estructura “tonal” que es mucho más simple y homogénea que la de los dialectos cantoneses y la mayoría de los otros.

Los nombres en China A pesar de que China cuenta con la población más grande del mundo, tan sólo existen 200 tipos de apellidos, que aluden a profesiones y a clanes históricos.

Dentro del propio mandarín, entre el sur y el norte de China, hay variaciones lingüísticas bastante marcadas. Una de ellas es, por ejemplo, que los chinos del sur suelen utilizar mucho la sílaba “lǐ”, veamos un ejemplo: “在哪里?”( zài nǎlǐ) quiere decir, “¿En dónde estás?, los chinos del norte, de las zonas más allegadas a Beijing (quienes elaboran la mayoría de los textos de chino para el extranjero) utilizan “在哪儿” (zài nǎ’er), que quiere decir lo mismo. En el sur se le llama “的士”( dí shì) a los taxis, que es una palabra, no del mandarín, sino del cantonés, mientras que en el resto del país es más común la palabra “出租车” (chūzū chē).

¿Cómo se clasifican los caracteres chinos?

Habla primero, luego sabrás si necesitas leer y escribir

Dada la complejidad del lenguaje escrito chino (el diccionario 汉语大字典/Hànyǔ dà zìdiǎn contiene nada menos que 54,678 caracteres, aunque en la prensa aparecen casi siempre los mismos 3,500) en contraste con la simplicidad comparativa de la gramática, los futuros estudiantes de mandarín harían bien en enfocarse en aprender a hablar primero, y luego si en abordar el lenguaje escrito si sus estudios o negocios lo requieren. Si bien el carácter tonal de la lengua hablada es un desafío, esto se puede dominar bastante rápido, en contraste con los muchos años necesarios para lograr una familiaridad de trabajo con los varios miles de caracteres escritos que han aprendido los adultos chinos más educados. Por supuesto, la mayoría de los programas de idioma chino enseñan simultáneamente el lenguaje hablado y escrito. Depende de cada estudiante decidir dónde enfatizar sus necesidades. La posibilidad de un profesor personalizado que te da Superporf, te permite elegir cuál va a ser el enfoque según las necesidades y los intereses que tengas en el idioma.

Simplificados y tradicionales

Cuando empieces a leer por primera vez caracteres chinos de vas a encontrar con dos sistemas de escritura chinos principales actualmente en uso en el mundo: caracteres chinos «tradicionales» y caracteres chinos «simplificados». Los caracteres tradicionales son los personajes que evolucionaron de las antiguas pictografías chinas, y que se han utilizado a lo largo de la mayor parte de la historia china hasta los tiempos modernos. Muchos de estos personajes son, al mismo tiempo, bellos y complejos, y requieren que los estudiantes de chino pasen muchas horas y noches practicando intrincadas «órdenes de trazo» para formar las palabras correctamente: en eso consiste el riguroso arte de la caligrafía china, muy cercano a la erudición poética, literaria pero también a la pintura.

Arte tradicional chino Pintura tradicional China de tinta sobre papel.

A partir de mediados del siglo pasado, el gobierno de la República Popular China comenzó a promulgar un sistema alternativo de escritura china llamado personajes «simplificados» en un esfuerzo por aumentar dramáticamente la alfabetización escrita en todo el país. El mandarín se llama hoy en día mandarín debido a que, dentro de la corte imperial, existía una aristocracia intelectual dedicada a los textos, estos era llamados mandarines debido a la altura de su cultura y el término hoy en día le da nombre al idioma: es un lenguaje culto, erudito y complejo que hoy en día, debido a que existe un billón de chino es necesidades de alfabetización, necesitó reducirse y simplificarse para poder enseñarse. Es también una estrategia para disminuir su dificultad y que los extranjeros y los occidentales aprendan la lengua; en varios siglos de contacto con Europa, Asia y África, fueron pocos los hombres que se atrevieron a asumir el reto.

Para muchos personajes, este sistema “simplificado” reduce significativamente la cantidad de trazos de pincel o lápiz necesarios para formar palabras específicas, lo que permite a los estudiantes memorizar más rápidamente los caracteres. Este sistema, definitivamente, a aumentado la cobertura de la educación y la alfabetización, no solo en China, sino en todo el resto del globo.

La cultura y civilización china «China tiene de peculiar el haberse desarrollado dentro de sí misma.» G. W. F. Hegel.

Hoy en día, los caracteres simplificados son el sistema de escritura oficial de China continental y Singapur, los caracteres tradicionales siguen siendo la norma en Taiwán, Hong Kong y en la mayoría de las comunidades de inmigrantes chinos en todo el mundo.

Si tu deseo es aprender mandarín por cuestiones de negocios, trabajo o simplemente para vivir en China sin tener atascos con el idioma; te recomendamos que te enfoque en el mandarín simplificado. Si lo que quieres es dedicarte a la investigación, al estudio y a la lectura de textos, definitivamente vas a tener que aprender tarde o temprano el tradicional, debido a que todos los textos de la mitad del siglo XX para atrás, están escritos según esta norma estética.

Concejos de supervivencia

  • Empezar en un instituto es un buen camino. En Colombia hay varios institutos y academias, donde l mayoria de los que ofrecen mandarín pertenecen a universidades: Universidad Jorge Tadeo Lozano (Instituto Confusio), Universidad de los Andes, ILUD de la Universidad Distrital y los cursos de lenguas extranjeras de la Universidad Nacional de Colombia. A esto se suman las iniciativas privadas como por ejemploel Centro Colombo Chino y el Centro de Idiomas Asiáticos.
  • Si pueden ir a China o Taiwan… Es la mejor opción. No es recomendable ir a Hong Kong porque la mayorías habla en cantonés y va a ser difícil poder practicar. En el sur de China también tiene un acento y dialecto distante al chino mandarín estándar o 普通话 (Pǔtōnghuà) por lo que tampoco se puede practicar mucho por ahí.
  • La inmersión cultural es imprescindible. Puedes optar por dramas televisivos, cine, monogramas de radio. Personalmente, la mejor recomendación para los principiantes es el material para niños. Los libros de lectura infantil, por ejemplo. Conseguir libros en chino para niños puede ayudar muchísimo a dominar un vocabulario simple pero útil.

¡Acá encontraras métodos de estudio bastante eficientes para que aprendas chino!

Derrotar la dificultad inicial

No hay manera de evitarlo: aprender chino es difícil. En lo que respecta a la lectura, lo que más desalienta a los hablantes nativos de idiomas alfabéticos es que los caracteres chinos ofrecen pocas pistas para descifrar su significado. Al comienzo todos se parecen entre todos, pero la práctica definitivamente irá afinando el ojo.  Con prácticamente ningún español, puedo entender que un baño es un baño cuando lo vea, pero esa palabra en chino (洗澡) parece no ofrecer pistas sobre la pronunciación, y mucho menos sobre su significado. ¡Frustra muchísimo ni siquiera poder leer y pronunciar un idioma extranjero, así sea para fingir que lo sabemos! Con los caracteres no puedes intuir el sonido de las palabras a menos que las conozcas.

No parece haber otra alternativa.  Aprender de manera progresiva y disciplinada los aproximadamente 3.500 caracteres que representan al menos el 99% del uso en chino escrito. Esto es difícil incluso para los hablantes nativos de chino, que suelen exigir un copiado interminable en la escuela. Y, aun así, es mucho más común de lo que a menudo se admite que los chinos olviden incluso los caracteres rutinarios. Como resultado, ha habido una creciente insatisfacción con los métodos actuales de enseñanza de idiomas en China en los últimos años.

¿Aún no sabes dónde puedes estudiar mandarín en Colombia? Acá te contamos todo lo que necesitas saber al respecto.

India y China despertarán del la siesta de la historia China y la India se hallan todavía, por decirlo así, fuera de la historia universal; son la suposición de los momentos cuya conjunción determina el progreso viviente de la historia universal.»
G. W. F. Hegel.

¿Hay algún método preferido? Un profesor de la Universidad Normal de Beijing y sus colegas han investigado las relaciones estructurales entre los caracteres chinos para desarrollar una estrategia de aprendizaje que explote estas conexiones.

Los caracteres chinos no son realmente tan arbitrarios y diversos como podrían parecer. Por un lado, están formados por un número bastante limitado de sub-caracteres o radicales, que a su vez están compuestos por un conjunto de marcas estándar o trazos. Además, los radicales a menudo contienen pistas sobre el significado o la pronunciación, o ambos. En los caracteres chinos para “baño”, por ejemplo, ambos caracteres comienzan con el mismo radical, que denota agua, y la mitad derecha de ambos caracteres indica cómo se pronuncian.

Estas conexiones ayudan con el aprendizaje del idioma. Una vez que sepa que la madera es 木 (mu), no es tan difícil recordar que el bosque es 林 (lin), o incluso más pictóricamente, 森林 (senlin). Con la ayuda de estas reglas icónicas, hay estudiosos que ha trazado un mapa de las relaciones estructurales entre los 3.500 caracteres comunes del mandarín, para formar una red con más de 7.000 enlaces. Esto muestra que los aproximadamente 224 radicales se combinan en solo 1,000 o más caracteres que forman la base de todos los demás.

Esta red es jerárquica, lo que significa que es algo así como un árbol, con algunos nodos centrales (troncos) que se ramifican en muchas puntas de rama. Como en las raíces latinas de las palabras en español. Los investigadores pensaron que podría ser más eficiente comenzar a aprender caracteres chinos en los niveles más bajos de la jerarquía (los troncos, por así decirlo) y progresar gradualmente hacia las puntas de las ramas para palabras que denoten un significado mucho más específico y complejo.

Pero, ¿sería eso necesariamente mejor a un método que se centre primero en enseñar las palabras más comunes y cotidianas (hora, colores, números, etcétera)? Es más fácil aprender un carácter chino de varios componentes si todos los ideogramas que lo componen ya se han aprendido anteriormente. Para tomar un caso simple, es más fácil aprender 明 (ming), es decir “brillo”, si ya has aprendido 日 (ri), que traduce “día” y/ o “sol”, y 月 (yue) que es “mes o “luna”.

Estás a un paso nada más de empezar

No existen aún métodos fijos en la enseñanza del chino. Es un campo donde la creatividad y la disciplina tienen mucho por hacer. Existen métodos muy tradicionales que han funcionado y que se acoplan a ciertos tipos de personalidad. Pero la tecnología cada día idea nuevas formas de práctica y aprendizaje, ofreciendo posibilidades más didácticas para personas que no tiene la disciplina ni la paciencia para aprender con un libro de texto.

Niñez y educación en China Escena del documental «No intenso agora» de João Moreira Salles sobre la Revolución Cultural de Mao.

Si aún no encuentras maestros de chino,acá te damos una mano con eso. 

Con Superprof puedes empezar a estudiar mandarín desde el día de hoy, en clases presenciales o por internet, acoplándote a tus propias necesidades y a tus competencias lingüísticas particulares. La enseñanza del mandarín es un espacio abierto al juego, al rigor, al viaje, al descubrimiento, pero, sobre todo: a una cultura milenaria y maravillosa que te enseñará de su filosofía, de su religión, de su historia, su sociedad, sus sabores y su belleza intrínseca.

¡Anímate! Ya tienes un pequeño mapa de como emprender esta aventura.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar