Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio Los Apuntes de Superprof
Compartir

De Colombia  la Cochinchina, es posible aprender mandarín en nuestro país

Publicado por Jose, el 16/07/2019 Blog > Idiomas > Chino > ¿Me están hablando en chino? Aprende mandarín en Colombia

Desde los años ochenta, el principal contacto de los colombianos con la cultura china eran los menús de arroz frito, chop sueychow mein, spring rolls y cómo olvidarlo: las galletas de la fortuna. Cuando no había almuerzo, se hacía arroz con atún, con huevo… o se pedía arroz chino. Tal vez aún sea así, pero ya las relaciones con China no siguen siendo así de planas. Más allá de ese gusto exagerado por el arroz en la cultura colombiana y en la china, ambas naciones están alcanzando un grado imprevisto de contacto histórico en todos los niveles: comercial, tecnológico, político, educativo y cultural.

En los últimos diez años, en la mayoría de los países de Latinoamérica se vive una “fiebre amarilla” por el idioma chino y por todas las diversificaciones que tiene la cultura China: su porcelana, su horóscopo, la ceremonia de año nuevo, la ceremonia de té, el Tai Chi, el Feng Shui, la filosofía del Tao, el Kung-Fu, el budismo, el I Ching, el maoísmo, la poesía china, su pintura, la caligrafía; cada uno, a su manera, ha permeado nuestra vida cotidiana de una u otra forma.

Comprender es el primer paso para aprender conocimiento mutuo es el prerrequisito para la formación de la comprensión mutua entre diferentes grupos étnicos y la convivencia amistosa entre diferentes países.

En todos los Institutos Confucio de Colombia, las academias de lenguas, los departamentos de idiomas de las principales universidades de Colombia, las inscripciones no dejan de crecer, y en los últimos cinco años, el número se ha duplicado o triplicado. China se está convirtiendo en una fuente de profesores que son también nuevos integrantes de nuestras ciudades, al mismo tiempo que cada año más becarios van a estudiar estudios de posgrado, doctorado, especializaciones y cursos en el gigante asiático.

¿Que le vio China a Colombia?

Tal vez el motivo por el cual la cultura oriental permaneció invisible a la vista de los ciudadanos durante casi un siglo sea el aislamiento en el que se desarrollaba la vida de los inmigrantes asiáticos: comunidades cerradas en condiciones laborales muy complicadas. Los primeros chinos vinieron desde el sur del puerto Pacífico de China, en dirección a nuestro país. Casi todos venían como mano de obra inglesa y americana, sin sus familias, con la prohibición explícita de ejercer otros trabajos distintos a la construcción de obras. Fueron poquísimos los chinos que conocieron nuestro país en la primera mitad del siglo XX, a diferencia, por ejemplo, de los japoneses que sí se establecieron en la región del Valle del Cauca con más confianza, atraídos por el imaginario de nuestra literatura.

A medida que China y otros países vecinos abren sus puertas al mundo, el contacto de los colombianos con las comunidades asiáticas y los nuevos inmigrantes es cada vez mayor.

China es un aliado invaluable para enfrentar desafíos como el cambio climático o el acceso democrático a la educación superior. Ambos países están reconocidos entre los más biodiversos del mundo, y su aprovechamiento sostenible puede ser un campo de trabajo y beneficio cooperativo que no solo tenga como escenario lo cultural y lo idiomático, sino también la defensa de la vida biológica y en el respaldo a procesos de alto impacto social, como son los Acuerdos de paz con las FARC.

Cooperación entre Colombia y China China está comprometida activamente en la construcción de un nuevo tipo de relaciones internacionales basadas en el respeto mutuo, la equidad y la justicia, y la cooperación y el ganar-ganar

Por supuesto, la cultura y la educación son herramientas esenciales para estrechar nuestras perspectivas de mundo y entablar un diálogo que siga fomentando los intercambios universitarios, la creación de becas, residencias creativas y de investigación, las exposiciones artísticas y los congresos de inversión turística… no solo es una cosa de folclor, vallenato en otros idiomas, decoraciones coloridas, camisetas de la selección y buffet de comidas típicas. Ya se cumplen 38 años de relaciones diplomáticas ininterrumpidas con un serio respaldo en iniciativas de que más chinos vengan, no solo a visitar Colombia, sino a hacer su hogar aquí.

Es como si hubiera un anuncio gigante que dijera, en chino: “Se solicitan profesores de chino mandarín, buena remuneración en un país hermoso en el trópico”.

A un mediano plazo, muchos economistas predicen que China superará el PIB de Estados Unidos y se comportará como la nueva potencia económica mundial, poniendo nuevas reglas de juego, empezando por desincentivar el aprendizaje de inglés, y poniendo al mandarín como moneda de cambio internacional. Por este simple hecho, que resulta banal en medio del tesoro cultural y las posibilidades de intercambios artísticos, científicos y creativos que puede haber entre nuestros países, se cree (con mayor frecuencia) que un profesional competitivo deberá saber chino, una llave maestra para desplegar relaciones educativas y laborales fértiles. Puedes hacerte una idea leyendo el siguiente texto. 

Johana Chen es profesora nativa del Centro de Idiomas Asiáticos en Bogotá y advierte que la educación en su país es gratuita desde transición hasta noveno, años en los que cursan un componente básico de mandarín, matemáticas e inglés. En los niveles de básica y media, los más de 200 millones de estudiantes chinos tienen las mejores competencias en pensamiento crítico, según una investigación de la Universidad de Standford de 2016, y es una puerta abierta para alumnos colombianos que estén dispuestos a imbuirse en su sistema educativo.

El respaldo diplomático de China a Colombia Un proverbio chino reza que, “los que aspiran por las mismas cosas no son separados por las montañas ni los mares”. El gobierno chino continuará apoyando firmemente el proceso de paz de Colombia y alentará a las empresas chinas a participar activamente en la reconstrucción colombiana posterior al conflicto.

Chino, pare bolas que estudiar chino sí paga. La calidad de la educación superior también es apetecida mundialmente, 62 de sus universidades ocupan hoy en día los primeros puestos del continente asiático en el top 500 del Academic Ranking of World Universities. Esta apuesta por sobresalir en la educación contrasta con arraigadas y milenarias tradiciones como las que rodean el consumo de té, la enseñanza como una manera muy interactiva de conversar y recibir a los visitantes.

China ha estado gestando una revolución silenciosa que está causando un giro importante en la composición mundial de egresados universitarios.

¿Pa’ que ponerse a estudiar esa vaina?

En Revista Semana hace poco apareció un titular que parece imposible de creerse, más cuando vivimos en un país como Colombia, donde hasta pavimentar una carretera se toma una década: China ha estado construyendo el equivalente a una universidad por semana. Suena a chiste, sobre todo porque estamos acostumbrados a pensar que la mercancía china es barata, de baja calidad y hecha a imitación de las marcas estadounidenses, pero este es un prejuicio estúpido que ha impedido valorar los productos, servicios y oportunidades que ofrece la economía más importante de oriente. No podríamos estar más equivocados sobre las universidades chinas, que en su mayoría, las principales, están al nivel de universidades estadounidenses, y superiores a las europeas. Eso ni hablar de las latinoamericanas. Y qué vergüenza poner el tema de las universidades colombianas.

Durante varias décadas, por no decir que casi todo el siglo pasado, Estados Unidos tuvo la mayoría de los estudiantes universitarios, ¡en el mundo! Y por esto, también dominaban las dinámicas del mercado profesional, por no decir que le impuso al resto de países su modelo universitario de créditos, la privatización de la investigación y sus metodologías de cátedra. Pero el juego de tronos ya está inclinándose a un lado de la balanza. En la carrera de graduar profesionales, China ya superó a Estados Unidos y a los sistemas combinados de universidades en los países de la Unión Europea. En cierto que términos de educación la cantidad dice muy poco, o nada, y que la calidad es la variable determinante. Pero China no se queda atrás, demuestra que sus estudiantes están tan capacitados como los demás.

La educación China a la vanguardia Miles de estudiantes se presentan anualmente a los exámenes de selección en las distintas universidades de China.

Y aunque es muy feo, es inevitable seguir comparando. En los Estados Unidos casi todos los estudiantes que terminan la high school se enfrentan a dificultades serias para financiar la universidad… pagar una universidad gringa es un esfuerzo sobrehumano. En Europa, la mayoría de los países han puesto un freno a la expansión de universidades, ya sea al no destinar fondos públicos o al no permitir que las instituciones recauden dinero por sí mismas. Y mientras América Latina privatiza y desfinancia las universidades públicas, China e India adelantan el paso. Como decíamos antes, no se trata únicamente de un aumento en el número de estudiantes. El nivel de innovación, creación de patentes, publicaciones es cada vez más abrumador para occidente, que mira de brazos cruzados. China se dio cuenta de que los egresados que son el motor de la prosperidad en las economías basadas en el conocimiento. Más profesionales no quieren decir “más competencia”, falacia en la que insisten los ministros colombianos, sino todo contrario, las ofertas laborales, los salarios, la productividad y el desarrollo humano incrementa.

El verdadero reto de los países en América Latina es prepararse para el nuevo paradigma educativo, que, sin duda, tiene rostro asiático: “Que los colombianos aprendamos a manejar el idioma es uno de los retos que tiene el país, esto nos permitirá tener un acercamiento más estrecho entre los dos países y creo que permitirá potencializar la relación en todos los campos de la educación, debido a que en este orden de ideas el Instituto Confucio está llamado a jugar un papel clave en la educación”. Eso es lo que cree Gao Zhengyue, director Chino del Instituto Confucio en la ciudad de Medellín.

Chino mandarín, el idioma del futuro Cada vez son más los titulares que tiene como protagonistas a China, que se está encargando de escribir las primeras plana de nuestra historia futura.

¿Quedan dudas de que es hora de ponerse a estudiar mandarín? Por si las moscas, lo mostramos que es fácil, asequibles y hay una amplia oferta en varias ciudades de Colombia, no solo en Bogotá.

Los Institutos Confucio

En todas las sucursales del Instituto Confucio que hay en América Latina y en el Caribe —que suman un total de 39 en tan solo 16 países—, educan a cerca de 150.000 alumnos en la lengua más hablada del planeta tierra. La primera sede fue inaugurada en 2006 en México, un país con excelentes relaciones con Asia, desde el siglo XIX. Va más de una década y el Instituto ha cumplido con su meta. Sin embargo, el futuro del mandarín en la región enfrenta varios desafíos, debido a su dificultad inicial, el bajo interés que aún se tiene por la cultura china, los altos costos de las matriculas en institutos privados y la poca disponibilidad de profesores nativos con formación en la enseñanza. A esto se suma el alto índice de abandono, ya que la mayoría de quienes empiezan los cursos dejan de estudiar en los niveles básicos.

Aunque muchas universidades se jactan con enseñar chino, son dos o tres las universidades que realmente están interesadas a estudiar a China desde la academia, investigar y profundizar en estudios filológicos del idioma. Aún son muy pocos los sinólogos y prácticamente no existe oferta para prepararse en estudios asiáticos. A diferencia de Colombia, un país como Alemania tiene al menos 20 departamentos o secciones de estudios chinos en universidades, mientras que en toda América Latina hay una sola carrera universitaria dedicada a la sinología en una universidad peruana, el país que, por su fuerte migración china, es el más afín de la región.

Institutos Confucio de Bogotá y Medellín El Instituto Confucio está enfocado en en la divulgación, no solo del idioma mandarín, sino de la cultura china. Sus cursos están dirigidos a todas las edades, desde niños hasta adulto mayores pueden acceder a estos centro de aprendizaje.

Pero tenemos el Instituto Confucio. Y tenemos razones para reconfortarnos al respecto, es un espléndido comienzo, que abre la puerta grande para una era de profundización mutua entre Asia y Latinoamerica:

«Aclaro que no somos una organización política, somos una organización no gubernamental que también brinda apoyo diplomático, pero no tenemos ningún énfasis político como tal. Digo que los institutos Confucio también han desarrollado un papel importante en el ámbito de la diplomacia pública porque hemos difundido nuestra cultura china y nuestro idioma», dice Xu Lin, quien es directora de la Oficina del Consejo Internacional de la Lengua China, más conocida como Hanban.

La creación del Instituto de Medellín se decretó en el 2009, teniendo como testigo al mismo Xi Jinping, quien actualmente preside el rumbo del dragón. Como presidente de China, habiendo estado en la capital antioqueña, cree firmemente en que estos institutos sirven como puente para estrechar lazos entre los pueblos con desemejanzas y afinidades culturales secretas.

«Hay gran potencial de desarrollo a nivel comercial y económico entre las dos naciones. Además, en China podemos aprender más de sus recursos naturales, del petróleo, carbón, minas, de sus prácticas en la protección del medio ambiente. Hasta la agricultura de ustedes es muy importante para nosotros, la consideramos avanzada en cultivos como el café. Por eso China, a través de los institutos Confucio, podrá aprender más de ustedes».

Clases de chino en Medellín Las aulas de clase son un espacio de diversificación de la mente; aprender mandarín es una apertura no solo para tu lengua, sino para tu pensamiento.

Medellín es el consentido de los chinos en Colombia. La ciudad montañera es la sede de uno de los Institutos Confucio más importantes de Iberoamérica, lo que es halago enorme para la región. Pero, ¿Por qué China tiene tanto interés sobre un país como Colombia? Nuevamente contesta Xu Lin:

«No tenemos una estrategia específica porque la relación entre la cultura china con el mundo está creciendo rápidamente de manera natural. Se han abierto institutos de acuerdo con la demanda surgida en cada uno de los países para ofrecer un servicio de calidad. Se trata de atender las necesidades que se requieren a nivel internacional».

Universidades para estudiar mandarín

La oferta de los cursos de chino mandarín se concentra sobre todo en las distintas universidades del país. En la capital, podrás encontrar clases de chino mandarín en las siguientes universidades públicas:

  • Universidad Nacional de Colombia, Departamento de Lenguas Extranjeras
  • Universidad Francisco José de Caldas, Instituto de Lenguas de la Universidad Distrital (ILUD)

Encuentra más información sobre estudiar chino en Bogotá aquí. 

En las universidades privadas la oferta es la siguiente:

  • Universidad Jorge Tadeo Lozano, Instituto Confucio Bogotá
  • Universidad de los Andes, Instituto Confucio Bogotá
  • Universidad Javeriana, Centro de Lenguas Extranjeras
  • Universidad de La Sabana, Departamento de Lenguas y Culturas Extranjeras

En Medellín puede estudiarse esta lengua en las siguientes universidades:

  • Universidad de Antioquia, Escuela de Idiomas
  • Universidad EAFIT, Idiomas EAFIT e Instituto Confucio Medellín
  • Universidad Pontificia Bolivariana, Centro de Lenguas

Todo sobre aprender chino en Medellín en el siguiente artículo. 

En Cali, por su parte:

  • Universidad del Valle, Escuela de Ciencias del Lenguaje, Centro de Lenguas y Culturas
  • Universidad ICESI

Infórmate sobre las clases de mandarín en Cali en este artículo.

En Cartagena:

  • Universidad del Sinú, Seccional Cartagena
  • Universidad de Cartagena, Escuela de Idiomas

Ingresa a este enlace para tener toda la oferta de clases d chino en Cartagena.

En Barranquilla:

  • Universidad del Norte, Instituto de Idiomas
  • Universidad del Atlántico, Cursos de Lenguas Extranjeras

Si vives en la capital de la costa Atlántica, entonces sigue leyendo sobre las clases de mandarín en tu ciudad aquí. 

En Bucaramanga:

  • Universidad Industrial de Santander, Instituto de Lengua

Si vives en Bucaramanga, Cúcuta o Pamplona, entonces has click en el siguiente enlace. 

En Tunja:

  • Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Cursos de Educación Continuada

En Manizales:

  • Universidad de Caldas, Centro Cultural Rogelio Salmona

La mayoría de las posibilidades asequibles que brinda Colombia están en las universidades públicas, las universidades privadas que tienen vínculos directos con el gobierno de la República Popular China a través de los Institutos Confucio, hacen posible también el acceso a las tarifas.

Al ser un lenguaje con poca demanda por fuera del ámbito académico, y con tan pocos profesores nativos en el país, todavía resulta más costoso que estudiar francés, portugués y alemán. No tienen sentido compara el costo y el proceso de aprender mandarín con el de aprender inglés, inclusive, los materiales, los libros, las cartillas y otras herramientas metodológicas deben ser traídas directamente de China, lo que incremente el costo de las clases presenciales.

Debido a su diferencia radical con nuestra lengua, en la pronunciación y en la escritura, debemos estar preparadas para empezar un proceso largo y dificultoso cuando decidamos estudiar mandarín. Es una lengua que toma más tiempo que todas las demás lenguas populares en el país, y que requiere aún más disciplina y rigor en el aprendizaje. Está de más decir que vale la pena.

¿Y cuánto vale el chiste?

Ciudades como Bogotá y Medellín son jartas y difíciles de atravesar, pues, las universidades están en puntos de difícil acceso. Esto hace que muchas personas prefieran academias e institutos cercanos a casa, o que, por cuestiones de horarios y disponibilidad, esta es la mejor opción que se acomoda a sus horarios de trabajo. A diferencia de las ciudades del resto del país, hay una oferta variada para aprender chino en institutos y academias privadas.

Costos estudiar chino en Colombia El costo de las clases de chino mandarín siguen siendo proporcionales, aún cuando es tan difícil encontrar materiales, profesores y una demanda constante.

En la capital encontramos la Fundación y Oficina Cultural Colombo-China, que dicta cursos de cuatro semestres. Los módulos se dividen en el nivel básico, el intermedio, el avanzado y el técnico, dedicado única y exclusivamente a quienes están interesado en ser intérpretes o traductores. Cada nivel es de ochenta horas presenciales, divididos en dos módulos de cuarenta horas. Cada módulo tiene un costo aproximado de $660.000 COP. Las clases presenciales se apoyan con un libro de ejercicio, otro de texto y cuatro CD’s de audio. Además, se entregan becas a las personas que sobresalgan durante los módulos intermedio y avanzado.

Libros de texto en Chino Aún no es fácil encontrar libros de apoyo para aprender chino. generalmente los institutos,a cademis ay unievrsidades se encargan de importarlos de China, EEUU o de España.

Al igual que en la Academia de Lenguas Orientales, y en el Centro de Idiomas Asiáticos, ubicados en el norte de la ciudad en el barrio Cedritos y La Castellana, todos los profesores son nativos de China, y manejan, así mismo, el español a la perfección. Estas son dos opciones más, de alta calidad, disponibles en nivel Básico, Intermedio y Avanzado, cada uno de cinco módulos de dos meses aproximadamente. Los grupos son pequeños, de no más de 12 personas, y mínimo de cinco. Utilizan una metodología basada en libros de texto elaborados por institutos para la enseñanza del chino en Beijing. La inversión tiene un precio estimado de $390.000 COP por módulo. Disponible en horarios entre semana, en horas de la tarde, y sábados. Usualmente también es común encontrar una programación con cursos intensivos vacacionales y especializados.

Si quiere más información, puedes leer el siguiente artículo.

China exprés, mandarín a domicilio

Volvemos sobre el conocido estigma de los chinos como cocineros de arroz y fideos, y nada más que eso. Comida a domicilio. Pero podemos utilizar esta imagen recurrente en nuestro imaginario para danos cuenta de que estudiar mandarín también es así de fácil.

Supeprof te ofrece la posibilidad de tener un profesor particular que pueda adaptarse a tus necesidades con el idioma, a tu ritmo, horario, frecuencia y metodología. Superporf y la enseñanza personalizada, a domicilio, están pensados para que la especificidad y la singularidad de cada alumno pueda tener un acompañamiento profesional, de calidad y a un precio asequible en el mercado de la enseñanza.

Clases particulares de mandarín

Muchos de los profesores nativos que enseñan en los institutos y academias de los que hablábamos anteriormente, también están ofertaos en el catálogo de maestros de Superprof. Puedes acceder a ellos de manera personal, o con tu grupo de amigos para recibir clases con tus propias reglas de juego, buscando una dinámica que te parezca cómoda, eficiente y apoyándote en profesionales que están dispuestos a guiarte de acuerdo a tus intereses y tus metas.

Ya sea que necesites un curso de mandarín para negocios, un curso básico intensivo, una ayuda para preparar tus exámenes de clasificación, una ayuda para realizar una traducción, preparar un encuentro, o incluso unas clases para antes de viajar a China: puedes confiar en Superprof. Hay un abanico de profesores nativos chinos que residen en Colombia y que están especializados en la enseñanza de su idioma materno, así como encontraras profesores colombianos que han viajado y vivido en China por periodos largos y dominan el idioma, la cultura y están dispuesto a compartir contigo su experiencia personal.

Los precios de estas clases particulares, en el lugar que elijas, están en un rango de $30.000 a $55.000 COP por hora de clase. Variando de la preparación del profesor, su disponibilidad, su reputación y su experiencia personal como maestro.

Aprender chino no es un lujo

Muchas ciudades de Colombia aún no cuentan con el privilegio de tener centros de idiomas, universidades, academias o institutos que te permitan la posibilidad de aprender chino mandarín. Son la mayoría. Y ni hablar de los municipios, en donde la cobertura educativa es negligente y, en muchos casos, ni siquiera cumple los requisitos básicos.

Colombia es un contexto rural, en donde no se pueden desconocer las condiciones escolares precarias y la falta de oportunidades para las zonas más marginales, sumidas en profundos conflictos de inestabilidad estatal. Estudiar chino es impensable, innecesario y puede verse como un lujo inalcanzable. Un privilegio de los rolos. Pero no es tan así.

Facilidades del aprendizaje de chino Aprender chino a distancia es una oportunidad inédita en Colombia. Antes estaba la posibilidad de practicar por correspondencia, pero hoy en día estamos a un segundo de distancia de conversar con alguien en el país asiático.

Con Supeprof, ahora puedes empezar tus clases de chino a distancia. Si tienes la posibilidad de acceder a banda ancha, una cámara web y un micrófono, ¡ya estás listo para tener clases con algunos de los mejores profesores de Hispanoamérica!

Muchos nativos chinos que viven en ciudades como Madrid, Barcelona, Buenos Aires, Lima, Ciudad de México y en Medellín, ofrecen clases vía Skype. Son docentes que ya han diseñado metodologías prácticas para estos medios digitales, y que están dispuestos a darte una clase de prueba para que tengas la posibilidad de darte cuenta tú mismo.

Con Superprof ya puedes aprender mandarín desde el municipio que sea. Estas a un click. ¡Qué esperas!

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar