Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Saberlo todo sobre la enseñanza del francés a los niños

Publicado por Santiago, el 05/03/2018 Blog > Idiomas > Francés > ¿Cómo Enseñar Francés a los Niños?

Francia, con sus hermosas costas, su idioma, su riqueza cultural y arquitectónica, pasando por la pintura, la cocina elaborada y deliciosa, sus paisajes y sus gentes.

Hay muchas razones que darán ganas a tus hijos de descubrir este fantástico país y de aprender francés.

Precisamente, ¿tienes ganas de que tus hijos aprendan francés poco a poco, de forma eficaz, antes de empezar la ESO?

Aquí explicamos varios métodos, desde las clases particulares, pasando por la explotación de la riqueza familiar, para que desde la infancia tus retoños se familiaricen con la lengua de los cruasanes. On y va! (¡Vamos allá!).

 ¿A qué edad podemos empezar a aprender francés?

El francés es uno de los idiomas del panorama internacional por excelencia. Junto con el inglés y el español, el francés es una de las lenguas más habladas en organizaciones y empresas internacionales.

Así, no es de extrañar que cada vez más padres quieran que sus hijos aprendan francés desde pequeños para que lo dominen a la perfección. Ante esto, nos surge las siguiente duda: ¿A partir de qué edad podemos empezar a aprender francés (u otro idioma extranjero)? ¿Hay alguna teoría científica que determine una edad concreta?

Empezar a estudiar francés. ¿Cuándo podemos empezar a aprender francés?

Respuesta: No hay un mínimo de edad para aprender francés.

Muchos padres temen que, al no ser ellos mismos bilingües, intentar inculcar el bilingüismo a sus hijos acabe siendo perjudicial (que mezclen los idiomas, que no desarrollen una buena lengua materna…). Los especialistas en la adquisición del lenguaje no han determinado una edad mínima para comenzar a asimilar una lengua extranjera. De hecho, suelen recomendar que este aprendizaje comience cuanto antes, a poder ser en paralelo con el aprendizaje de la propia lengua materna. De este modo, los peques pueden ir asimilando dos idiomas como propios, de tal manera que nunca percibirán el francés como una lengua extranjera, sino como una segunda lengua materna.

Muchas veces oímos decir que los niños son como auténticas esponjas: absorben todo lo que les rodea. Con cuentos y juegos en francés, puedes hacer que los niños descubran y aprendan la lengua de Molière desde su más tierna infancia.

De hecho, Barbara Abdelilah-Bauer, psicóloga y lingüista, afirma que el hecho de que los niños se encuentren sumergidos en una variedad de sonidos (diferentes a los de su propia lengua materna) hará que desarrollen un gran gusto por los idiomas y que los aprendan con mucha más facilidad.

¿Queréis algunos trucos y consejos para aprender francés?

Enseñar francés a los niños con una Tablet

Los niños de hoy en día están a sus anchas con las pantallas táctiles, sobre todo las Tablets. Antes que hacerle cortar frutas o tocar caramelos ficticios, puedes hacerle descubrir el idioma francés para que se diviertan de forma útil.

Por ejemplo, la aplicación Fun French, que se dirige a niños de 3 a 10 años, propone juegos de aprendizaje de francés para aprender a leer, deletrear y escribir palabras en francés. Las lecciones son de pago (el forfait de 8 lecciones cuesta 12,99 euros en iTunes).

Si a tu hijo le gustan los peluches, puedes optar por el método Little Pim que se compone de un peluche (un panda encantador), una cartera y un método de aprendizaje de francés. Basada en la repetición, esta fórmula está compuesta de DVDs que permiten aprender e integrar 60 palabras cada uno.

Los padres también pueden ponerse manos a la obra leyendo este artículo sobre la utilización de aplicaciones para aprender francés. Gracias a dichas aplicaciones, ¿a partir de qué edad podrían empezar los niños a aprender frances para principiantes?

Enseñar francés a los niños gracias a los dibujos animados

Los dibujos animados no hay que evitarlos a cualquier precio, no siempre resultan nocivos. Los padres tendrán que fijar los horarios destinados a este pasatiempo y definir qué contenidos estimamos adecuados.

Ver dibujos animados en francés es una forma excelente de captar la atención de tu hijo, de familiarizarlo con el vocabulario que asociará directamente con las imágenes y al mismo tiempo le ayudará a hacer oído.

Estas son algunas ideas de dibujos animados en francés para tus retoños:

  • Bob le train: Destinados a los más peques de la casa, estos dibujos del tren llamado Bob les ayudarán a descubrir figuras, nombres, colores… ¡Y todo en francés! Así, no solo se familiarizarán con conceptos nuevos, sino que además lo harán en un idioma distinto. Una forma estupenda de fomentar su bilingüismo desde la más tierna infancia.
  • Pocoyo: ¿Quién no conoce ya a este simpático niño vestido todo de azul? Si bien surgió inicialmente para que los niños aprendiesen inglés o español como lenguas extranjeras, el éxito de estos dibujos lo ha llevado a otros muchos países. En YouTube encontraréis una gran cantidad de episodios doblados al francés con los que vuestros hijos disfrutarán aprendiendo.
  • Caillou: Una serie de televisión canadiense que comenzó a emitirse en la de los 90. Se centra en la vida de un niño de 4 años con mucha imaginación. Podéis encontrar muchísimos episodios completos de esta serie en la plataforma de vídeos YouTube.
  • Titeuf: Titeuf nació hace ya muchos años, en 1992, como un personaje de una tira cómica. Su éxito lo acabó llevando a la pequeña pantalla a principios de la década del 2000 (en abril de 2001, para ser exactos). Esta serie de dibujos cuenta el día a día de un joven preadolescente y su visión del mundo adulto. Está pensada sobre todo para que los niños (ya un poco más mayores) vayan descubriendo con Titeuf todos los misterios y tabúes que rodean el amor, la seducción o el sexo.

Aprender francés con Titeuf. Los peques pueden aprender con series como Titeuf.

Está claro que los dibujos animados en francés para niños no son suficientes para aprender el idioma, pero representan un primer contacto muy útil. Tendrás que proporcionar otros medios complementarios para que comience a utilizar el francés en su día a día y se convierta en otra primera lengua más que en una lengua extranjera.

¿Los dibujos animados serán suficientes para hacerlos soñar en francés?

Si vives en valencia y deseas encontrar la mejor alternativa a la academia frances sevilla, no dudes en contactar los profesores de la plataforma Superprof.es

Los libros infantiles en francés

Como todos sabemos, a los niños les encantan las historias, sobre todo antes de acostarse. Con ilustraciones, el aprendizaje del francés será fácil y lúdico y soñará en la lengua de D’Artagnan.

Si a tu peque, niña o niño, le gusta leer, ¿por qué no regalarle libritos en francés de fácil acceso?

Puedes optar por títulos enteramente en francés o bien por libros en versión bilingüe (que recomendamos más bien para niños a partir de 6 años, que empiezan el aprendizaje de la lectura). Además, ¿cuánto tiempo hace falta para ser bilingüe en francés?

Aquí tienes algunos libros en francés para niños para leer antes de dormirse:

  • Le petit Nicolas: es una saga de libros para niños en francés creada por René Goscinny que comenzó a publicarse en 1959. Las historias aparecen contadas desde el punto de vista del propio Nicolás, que da al libro un toque de humor muy personal en su forma de entender el comportamiento de los adultos que lo rodean.
  • Le petit prince: Una de las obras cumbre de la literatura francesa, Le Petit Prince es la joya de Antoine de Saint-Exupéry. Publicada por primera vez en 1943, esta novela es una de las más traducidas del mundo (a más de 300 idiomas, incluido el Braille). Se trata de un cuento poético (con ilustraciones en acuarela realizadas por el propio autor) que narra cómo un piloto perdido en el desierto se encuentra con un príncipe que cayó a la tierra desde un asteroide diminuto. Si bien muchos lo conciben como un libro puramente diseñado para niños, está más que demostrado que esta obra contiene una gran carga filosófica y social, ya que gira sobre la sensación de extrañeza del mundo adulto.
  • Odette Toulemonde et autres histoires: Una recopilación de novelas escritas por el francés Éric-Emmanuel Schmitt que narran la historia de ocho mujeres que intentan, contra viento y marea, encontrar la felicidad. Estas ocho historias son:
    • Wanda Winnipeg
    • C’est beau jour de pluie
    • L’intruse
    • Le Faux
    • Tout pour être hereuse
    • La Princesse aux pieds nus
    • Odette Toulemonde
    • Le Plus Beau Livre du monde
  • Les aventures de Tintin: Ya llevadas en más de una ocasión a la gran pantalla, seguro que conoces más de una historia de Tintín. Este cómic del belga Hergé forma parte de los más populares del siglo XX. Se ha traducido a cientos de idiomas y dialectos y ha llegado también al teatro. Los pequeños de la casa disfrutarán como nunca con las idas y venidas del rubio periodista (siempre acompañado de su fiel amigo Milou, un fox terrier blanco).
  • Astérix le Gaulois: Hablando de cómics, las historietas en España conocidas como Astérix el Galo tampoco se pueden quedar atrás. Junto con Tintín, son unas de las tiras cómicas franco-belgas más exitosas del mundo. Como seguramente ya sepas, narran la historia de Astérix y Obélix, en torno al año 50 a. C. en una aldea ficticia al norte de la Galia, territorio todavía no conquistado por Julio César. Unas historias llenas de anacronismos y estereotipos que hacen reír a lectores de todas las edades.

Que se acostumbre a leer desde pequeño. Lee con él una historia en francés antes de irse a dormir.

Otra estrategia, puedes comprar la versión francesa de una de sus historias preferidas, por ejemplo Nemo.

Será la ocasión de aprender de memoria muchas palabras, ¡un trabajo muy útil tanto para el cole como para el desarrollo del cerebro!

Enseñar francés a los niños con un profesor particular

Para los niños que estén muy motivados, ávidos de conocimientos, y que les guste en particular la lengua francesa, es posible proponer ir a clases particulares de francés con un profesor.

Las academias especialmente concebidas para niños proponen clases colectivas en pequeños grupos o clases individuales de francés. La ventaja de las clases en grupo son múltiples: hacerse nuevos amigos, compartir risas, aprender entre todos, no quedarse parado por estar solo frente a un profesor.

Existen numerosas opciones en toda España.

Academias, asociaciones, escuelas de idiomas, liceo francés…

El método es sencillo: aprender francés a través del juego, la práctica oral, talleres creativos y canciones.

+ Un profesor particular es flexible, puede adaptarse por completo a su alumno, su forma de aprender, sus necesidades y sus debilidades. Se trata de profesionales cualificados que diseñan una metodología específica para cada estudiante porque saben que cada persona es un mundo y que cada uno aprendemos de una forma dada. Con un profesor particular, los niños pueden aprender jugando y viviendo una experiencia de inmersión lingüística (y cultural) con alguien que sepa guiar su aprendizaje.

– Los profesores particulares suponen, por lo general, una inversión mayor que un curso de frances en una academia o centro educativo.

Tener familia francesa

Tener un familiar francés, vaya suerte

En las familias con origen francés, el padre o la madre han nacido en Francia, o incluso ambos. Si los dos padres son franceses pueden comunicar de forma equilibrada en español y en francés.

Estudios sobre el aprendizaje del lenguaje han confirmado que no es necesario haber adquirido la lengua materna para aprender una segunda lengua. El aprendizaje del francés puede hacerse por tanto desde pequeños, conjuntamente con el aprendizaje del español.

Desde por la mañana hasta la noche, el niño escucha hablar español y francés, y puede interactuar en las dos lenguas de forma totalmente natural.

Eso permite de entrada estar cómodo con una segunda lengua, lo que constituye una enorme riqueza para sus estudios posteriores (en el turismo, comercio internacional, traducción, enseñanza, etc.).

Aprender francés muy joven gracias a abuelos franceses

Cuando una familia tiene la suerte de tener raíces francesas, a menudo puede pasar las vacaciones en territorio galo.

Puede que los abuelos no vivan en España, lo que constituye la magnífica ocasión de pasar las vacaciones en Francia, ya sea en la ciudad, cerca del mar o en el campo. ¿Qué mejor que aprender francés siendo pequeño con amigos en la playa, la piscina, o haciendo equitación?

Aprende con la familia. Quizás también puedes aprender francés con algún pariente.

Durante las vacaciones de tus hijos en Francia, podrás completar el aprendizaje de la lengua en casa con clases de francés a domicilio.

Es una manera eficaz de aprovechar la inmersión total y favorecer el aprendizaje de las reglas de gramática y ortografía, elementos que a menudo se descuidan cuando aprendemos la lengua solo de forma oral.

¿Soñar en francés es buena señal?

Soñar en un idioma diferente a nuestra lengua materna representa un umbral en el proceso de aprendizaje. Por lo general, esto quiere decir que o ya hemos alcanzado el bilingüismo o sentimos auténtica pasión por ese idioma.

No obstante, si llevas mucho tiempo estudiando francés y nunca has soñado en ese idioma, no te desmotives, eso no quiere decir nada. No todos soñamos de la misma manera ni nuestro cerebro funciona igual cuando dormimos.

Este tipo de sueños suelen ocurrir cuando pasamos mucho tiempo expuestos a esa lengua. Si vivimos una experiencia de inmersión lingüística, nuestro cerebro se ve obligado a discurrir en ese idioma constantemente, de modo que, por lo que parece arte de magia, nuestro subconsciente empieza también a pensar en esa lengua.

Soñar en francés. ¿Es buena señal que soñemos en otro idioma?

Las páginas para aprender francés dedicadas a los niños

Dirigidas a padres high-tech y a niños que disfrutan utilizando las pantallas, existen diversos sitios dedicados al aprendizaje del francés durante la infancia.

Por ejemplo, www.petralingua.com propone 21 lecciones para aprender las bases del francés, además de una decena de canciones, 80 vídeos educativos, 140 ejercicios, un mini diccionario de palabras que hay que saber en francés y muchas otras cosas.

La página propone igualmente kits de aprendizaje de francés para niños, compuestos de libritos y cd para aprender tranquilamente a su ritmo y en su habitación.

¿Una fórmula que funciona? ¡Dínoslo tú!

Dinolingo.com propone libros, dvds y cursos de frances online para niños con dinosaurios como mascota.

Esta fórmula para enseñar francés a los niños y jóvenes (de 2 a 7 años) se compone de 5 dvds, 150 cartas, así como de posters que podrán decorar su habitación.

El objetivo es permitir a los niños saber el vocabulario de base de la vida cotidiana y comprender frases sencillas en francés.

Aprender divirtiéndose. ¡Yo estoy contento de aprender francés!

No dudes en consultar nuestras estrategias para aprender francés.

Para aquellos que no tengan francófonos en casa, lo más importante es conseguir motivas a los pequeños alumnos, ya sea por medio del juego o la recompensa, y alimentar un universo lúdico alrededor de esta lengua tan bella.

Y para ti, ¿cuál es tu método favorito para enseñar francés a los más peques? ¿A partir de cuándo somos demasiados mayores para estudiar francés?

¿Existe una edad límite para aprender francés?

Empezábamos el artículo preguntándonos si existía una edad mínima para que los niños empezasen a aprender francés (o cualquier idioma extranjero). Si van pasando los años y nuestros hijos todavía no han empezado a aprender francés, puede que nos preguntemos si es demasiado tarde. De hecho, puede que nosotros mismos queramos aprender francés y no nos atrevamos porque pensemos que ya no tenemos nada que hacer.

Si estás pensando algo así, no te preocupes: nunca es demasiado tarde para aprender.

Podéis aprender en cualquier momento. No hay edad límite para aprender.

El aprendizaje de un idioma no es un proceso con fecha de caducidad. Puede que con el paso del tiempo nuestro cerebro no funcione de la misma manera, no tengamos la misma agudeza o no asimilemos conceptos con la misma rapidez y eficacia. No obstante, con la edad también vamos desarrollando otras estrategias y otras asociaciones mentales que nos permiten seguir aprendiendo de una manera muy efectiva. Además, el aprendizaje nos ayuda a nutrir nuestro cerebro, a ejercitar ese músculo tan importante que a veces tenemos tan abandonado.

Entonces, ¿Por Dónde Empezar a Aprender Francés?

Si vives en la capital y deseas encontrar una alternativa a la academia frances madrid, no dudes en ponerte en contacto con nuestros profesores.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar