Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Dar clases particulares mientras estudias: ¿una buena decisión?

Publicado por Daniela, el 05/05/2019 Blog > Apoyo escolar > Beneficios y desventajas de estudiar y ser profesor particular al mismo tiempo

 

No todos tenemos las mismas oportunidades: ese es un hecho irrebatible en cualquier parte del planeta, pero es una realidad que se pone de manifiesto con mayor claridad cuando empezamos a estudiar en la universidad.

 

Algunos de nuestros compañeros pueden dedicarse solo a sus estudios, mientras que la mayoría –y eso te puede incluir a ti- tenemos que trabajar para costearnos nuestras respectivas carreras total o parcialmente: este artículo va dirigido a todos los que quieran estudiar y trabajar, ya sea que hagan parte del primer grupo o del segundo. Por lo general, las personas que trabajan y estudian al mismo tiempo lo hacen porque deben hacerlo, pero no podemos desconocer que hay personas que, aun teniendo el privilegio de poder emplear su tiempo solo en sus estudios, saben que hacer las dos cosas es tal vez la decisión más inteligente para la vida profesional. En este artículo que te presentamos las razones que soportan la afirmación anterior, así como también los aspectos adversos a tener en cuenta.

 

Es una decisión admirable, pero que comporta mucho compromiso y requiere de muchos cambios en el estilo de vida de quien la toma. A pesar de que puede ser difícil, no es imposible. Se trata de instaurar rutinas adecuadas y cumplirlas. ¡Comencemos!

 

Consideraciones preliminares

Para empezar, debes hacerte las siguientes preguntas para determinar la conveniencia de trabajar y estudiar en tu caso:

una cosa a la vez Trata de concentrarte en lo que estás haciendo: si estás en clase, trata de no pensar en cosas del trabajo y viceversa

  1. ¿Mi trabajo es de tiempo completo, de medio tiempo o esporádico?
  2. ¿En mi trabajo apoyan a quienes estudian?
  3. ¿Mi estado de salud es lo suficientemente estable como para hacer las dos cosas?
  4. ¿Tengo la motivación suficiente y la disposición anímica para hacer ambas cosas?
  5. Si tuvieras la opción de solo estudiar, ¿trabajarías?
  6. Si tuvieras que elegir entre una de las dos, trabajar o estudiar, ¿cuál sería tu elección?
  7. ¿Qué tan apegada o apegado estoy a mi vida social o a mis ratos de ocio?
  8. ¿Soy capaz de hacer sacrificios económicos a largo plazo?
  9. ¿Soy capaz de respetar una rutina una vez que me la impongo?
  10. ¿Puedo hacer horarios y calendarios de manera efectiva?
  11. ¿Cuento con el apoyo de mi familia, de mis hijos o hijas?
  12. Aparte del estudio y el trabajo, ¿qué otras obligaciones requieren de mi tiempo, esfuerzo o dinero?
  13. ¿Existe la posibilidad de hacer préstamos para ayudarme a pagar mis estudios? ¿Los intereses de dicho préstamo son razonables, puedo pagarlos?
  14. ¿Quiero estudiar para mi realización personal o solo para ganar dinero?

 

No pretendemos ejercer influencia alguna sobre tu decisión, pero es probable que después de contestar estas preguntas, tengas la respuesta. El mejor consejo que podemos darte, es que seas muy sincero sobre tus ganas, tus motivaciones, los pros y los contra. Sin embargo, creemos que el impedimento más grande es la incapacidad de modificar hábitos propios, lo demás puede solucionarse más fácil: aun cuando en algunos trabajos sea difícil acomodar los horarios, aun cuando las obligaciones con la familia sean muchas, aun cuando acceder a un préstamo no sea sencillo, todas estas situaciones pueden pactarse, replantearse o solucionarse de algún modo…Pero cuando la persona que debe tomar esta decisión no está dispuesta a hacer sacrificios en diferentes esferas de su vida, o si alguien aún no ha desarrollado la capacidad de apegarse a un plan con disciplina, es probable que no tenga éxito en ninguna de las dos esferas. Esta condición también puede modificarse, pero es más duro si se hace sobre la marcha.

 

Estas preguntas aplican para muchas profesiones y trabajos, pero con las clases particulares las cosas pueden ser más sencilla como verás en el siguiente segmento: entre otras cosas, puedes gestionar tu tiempo de modo que no tengas que sacrificar lo uno o lo otro, como suele pasar en los trabajos convencionales

 

Ventajas de dar clases particulares y estudiar al mismo tiempo

«Quien se atreve a enseñar, nunca debe dejar de aprender»

John Cotton Dana

Podríamos decir sin miedo a equivocarnos  que esta es la razón principal por la que dar clases particulares mientras se estudia puede ser tan provechoso. Por lo general, las personas dan clases en las áreas que están estudiando: una persona que esté estudiando idiomas o carreras afines da clases de inglés; una persona que estudia economía da clases de matemáticas o estadística; una persona que estudia música puede enseñar a tocar uno o varios instrumentos.

experiencia igual confianza A medida que adquieres experiencia dando clases particulares, te desenvolverás con mayor soltura y podrás ser un mejor profesional, un mejor estudiante y un mejor profesor

En consecuencia, al enseñar desde el inicio los rudimentos de cierto oficio, ciencia, arte u objeto, se reafirma el conocimiento y se descubren muchas más dimensiones de lo que se enseña, y lo más probable es que también se desarrollen nuevas formas de transmitirlos. Pero este no es el único beneficio que trae; las ventajas que trae son muchas y muy significativas:

  • Ayuda a desarrollar la memoria: pasa dictar clases particulares, o de cualquier tipo, si a eso vamos, debes tener la mayor cantidad de conceptos, explicaciones y ejemplos en tu cabeza. ¿Te imaginas una clase en la que el profesor esté consultando su celular o un libro todo el tiempo? No deja muy buena impresión, ¿cierto? Al tener que repetir varias veces los mismos conceptos, se imprimirán en tu mente tal vez para siempre y cada vez será más sencillo explicarlos.
  • Te vuelve un profesional más confiado: tus conocimientos estarán respaldados por horas y horas no solo de repasar las bases, sino de explorar nuevas dimensiones de los temas estudiados porque cada estudiante es un mundo distinto, con motivaciones y perspectivas diferentes para abordar un mismo tema.
  • Te mantiene al día en todos los conceptos básicos: a veces olvidamos que los principios son la base de todo el conocimiento futuro. Muchas personas se confunden o nos enredan tratando de explicar conceptos de primer semestre de lo que estudiaron, lo cual no es grave siempre y cuando la persona sepa aplicarlos, pero es necesario entender las bases de manera simple para ser un profesional integral.
  • Empiezas a adquirir experiencia laboral: hay un debate en nuestro país y en muchos otros sobre si es mejor contratar a un profesional o a una persona con formación técnica o tecnológica. Si te dedicas a trabajar (dando clases particulares, en este caso) y a estudiar, tienes lo mejor de ambos y se acaba la discusión. Por un lado, tienes la formación teórica que es la base de nuevos conocimientos, y por otro tienes formación práctica que solo se consigue en contextos laborales reales.
  • Hace tu hoja de vida más atractiva: con respecto a lo anterior, podemos afirmar que una persona que tenga en su currículo que trabaja y estudia al tiempo es digna de admiración para muchas personas, y esto puede incluir a tus próximos empleadores.
  • Aprendizajes externos a la carrera: hay cosas que no te enseñan en la universidad, por ejemplo, como trabajar con las personas. Tal vez se discutan situaciones hipotéticas en aulas de clase o se den pautas para proceder según ciertos protocolos, pero solo a la hora de enfrentarte a una situación en la que se requiera de toda tu paciencia, tacto o firmeza, te darás cuenta de cómo reaccionas en determinados escenarios y, posteriormente, podrás aprender a cómo manejarlos.
  • Aprendes a administrar tu tiempo: el tiempo es tu recurso más valioso cuando decides estudiar y trabajar, y aprender a diseñar y a manejar un horario es una habilidad que te servirá para todo lo que emprendas en el futuro.
  • Aprendes a ser autosuficiente: una de las sensaciones más satisfactorias de la vida es darte cuenta que tú te bastas, que puedes con todo lo que te propones y que puedes proporcionarte tú mismo o tú misma todo lo que necesitas.
  • Aprendes el valor del dinero y cómo administrarlo: puede que te descontroles al recibir tu primer sueldo, pero pronto te darás cuenta de que la gestión adecuada del dinero proporciona mucha más tranquilidad que gustos pasajeros. Igualmente, aprenderás a darle valor a tu trabajo y al de los demás porque ya sabes cuánto cuesta desempeñar cualquier tarea.

 

importancia tiempo enseñanza Aprender a manejar tu tiempo es una de las enseñanzas más valiosas que deja trabajar y estudiar simultáneamente y es algo que te será de gran utilidad en muchas esferas y momentos de tu vida

 

Desventajas de hacer las dos cosas al mismo tiempo

Naturalmente, la decisión de dar clases particulares (o, por extensión, trabajar en cualquier otra profesión) presenta ciertos obstáculos, pero casi todos se pueden solucionar. Estos son:

  • Se reduce el tiempo de estudio: por más libertad y comodidad que ofrezca la docencia en la modalidad de clases particulares, lo cierto es que no tendrás la misma cantidad de tiempo o no podrás hacer tus trabajos con tanta calma. Esto se puede arreglar con horarios adecuados.
  • Los niveles de energía bajan: tal vez no al comienzo, pero si descuidas tu salud y tus horas de descanso, puedes notar bajones de energía al cabo de un tiempo.
  • Tienes menos tiempo libre: aunque es necesario que hagas tiempo para tu descanso, debes saber que el tiempo que solías dedicarle a Juego de Tronos, a discutir Stranger Things o a buscar el meme perfecto para responderle a tu némesis, debe limitarse. No se trata de cortar de plano lo que te divierte o te relaja, pero se le deben poner límites a la diversión. ¡Bienvenidos y bienvenidas a la adultez!
  • Posible disminución del nivel en el estudio: esto depende mucho de ti. Sabemos que cuidar la fuente de ingresos es necesario, pero recuerda que lo que se obtiene de los estudios es mucho más gratificante y duradero, y, a larga, mucho más rentable.

clases trabajo limitar entretenimiento Tal vez la parte más difícil de estudiar y trabajar al tiempo es limitar las horas que antes se dedicaban al entretenimiento a estos nuevos compromisos, pero te aseguramos que vale la pena. Además, es muy probable que todas esas cosas que te guata hacer van a estar ahí cuando te desocupes

En conclusión, es mucho más lo que se gana que lo que se sacrifica cuando decides dar clases particulares y continuar con tus estudios. Hacer las dos cosas de por sí ya constituye un logro, pero lo más seguro es que los éxitos que se desprendan de dedicarte con amor a ambas, sean inmensos. ¿Te animas?

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar