Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Hábitos que debes modificar o eliminar para mejorar en matemáticas

Publicado por Daniela, el 08/01/2019 Blog > Apoyo escolar > Matemáticas > Cómo avanzar en asignaturas de razonamiento lógico: modificar habitos estudiantiles

 

 

Es hora de romper con ese temor o pereza casi inherente que algunos y algunas sienten por las matemáticas: no importa si estas en primero o en once, los conocimientos que adquieras en esta materia son indispensables, no solo para aprobarla, sino para la vida.

Ser bueno en matemáticas es cuestión de actitud y de disciplina.

Si estás en el colegio y tienes dificultades en las matemáticas y quieres mejorar, este artículo te puede servir. ¡Sigue leyendo!

 

Cómo ser mejores en matemáticas (y en otras materias)

 

Primero, condiciones óptimas de estudio

Para poder aprender tu cuerpo y tu mente deben alcanzar un estado de bienestar y armonía que puedes alcanzar cumpliendo con las siguientes condiciones:

  • Dormir bien y tiempo suficiente: dormir bien no se trata de dormir 14 horas diarias. Se trata de saber leer las señales que te manda tu cuerpo sobre las horas de descanso que necesitas. Este consejo también puede resultarte muy útil para cuando vayas a presentar las Pruebas Saber o para los exámenes de admisión de diferentes universidades.
  • Un lugar de trabajo limpio y organizado: hay personas que afirman trabajar mejor en un ambiente más espontaneo (solo una forma linda de decir desordenado), pero los espacios ordenados favorecen la concentración e invitan a estudiar.
  • Buena alimentación: cuando dicen que somos lo que comemos, tienen algo de razón. No decimos que existe un alimento milagroso que nos haga instantáneamente buenos en matemáticas, pero una alimentación balanceada nos proporciona nutrientes y vitaminas que permiten que nuestro cerebro funcione correctamente. La avena, los arándanos, el pescado azul, las nueces, el brócoli, el aguacate y el chocolate son algunos de esos alimentos que los expertos recomiendan.

descanso rendimiento Descansa lo que tu cuerpo te pida sin excederte demasiado. Un cerebro descansado estudia mejor.

 

Replicar los ejercicios propuestos en clase

Una de las técnicas de aprendizaje y asimilación del conocimiento más útiles es la de volver a hacer los ejercicios de clase en tu casa. Lo más recomendable es esperar de 1 a 2 horas (no replicarlos inmediatamente) o después de terminada la jornada escolar para saber si realmente sabes como operar con las fórmulas.

Puedes hacer los mismos ejercicios y, adicionalmente, hacer otros del mismo tipo. 

Eventualmente puedes ir ‘subiendo la vara’, como se dice popularmente, y aumentar la intensidad y la dificultad de los ejercicios. Verás lo gratificante que es poder resolver ejercicios más difíciles cada día.

 

Tomar notas que tú entiendas

No se trata copiar todo lo que se dice en clase como te lo dicen.

notas efectivas Cada persona debe descubrir la manera de tomar notas que se ajusta más a su lenguaje, sus intereses, su memoria y su velocidad de escritura

Tomar notas es uno de los hábitos que deben desarrollarse y perfeccionarse de manera individual: no todos recordamos las mismas cosas, las velocidades de escrituran varían de persona a persona y la forma en la que interpretamos lo que se nos dice son muy particulares.

Por tanto, aprende a reconocer la forma en la que aprende y escribes. Es un proceso que toma tiempo, pero vale la pena: la toma de notas efectiva rinde frutos insospechados y ayuda a cimentar conocimientos y a hacerlos más perdurables.

Además, puedes hacerlo en un cuaderno, en una libreta, mediante gráficos, con dibujos, con tu propio idioma y tu propio lenguaje. Las fotos son útiles para recordar fechas, pero no te recomendamos depender mucho de ellas porque no hay una verdadera intervención de tu parte.

 

Ver tutoriales en Internet sobre los ejercicios que no entiendas

Internet es una herramienta increíble en cuanto a aprehensión de conocimientos se trata, si se sabe como usarla.

Imagina una enorme base de datos con videos, libros virtuales, páginas interactivas y podcasts con ejercicios, explicaciones y juegos de todo tipo para aprender sobre casi cualquier cosa.

Existen numerosos canales en Youtube donde puedes mirar lecciones en diferentes temas de matemáticas una y otra vez hasta que las entiendas: álgebra, cómo hacer cálculos mentalmente, trigonometría, geometría euclidiana, sucesiones y progresiones aritméticas, etc.

Si, por ejemplo, no entendiste muy bien la última lección de álgebra y el profesor o la profesora intentó resolver tus dudas, pero sigues sin entender el tema, ya no hay excusas: en Internet encuentras el tema que te da dificultad a través de muchos estilos de enseñanza, unos más didácticos, otros más serios.

Debes explorar un poco, pero una vez que encuentres los canales y las personas que los producen que explican como mejor aprendes, vas a mejorar muchísimo en matemáticas.

Sin embargo, debemos advertirte sobre la facilidad de desviarse de la tarea inicial en Internet, entonces mantente alerta y deja otro tipo de videos para después.

tutoriales videos ayudas virtuales Los tutoriales son herramientas increíbles y muchas veces subestimadas y subutilizadas

 

Tomar clases particulares de matemáticas a domicilio o virtuales

Las clases particulares son un recurso excelente para aprender matemáticas y otras asignaturas, y son una tendencia de aprendizaje imparable a la que cada vez más padres, madres, estudiantes, profesores y profesoras acuden por la efectividad del método y por sus excelentes resultados.

Se trata de sesiones de diferentes materias que se concentran en los temas que el estudiante necesita aprender haciendo uso de sus fortalezas y trabajando en sus debilidades para volverlas nuevas fortalezas. El tiempo de clase se acuerda según disponibilidad de ambos, pero, por lo general, el ritmo está determinado por el estudiante y la efectividad de la comunicación estudiante-profesor.

Las clases virtuales plantean el beneficio adicional de que se gasta menos dinero y tiempo en desplazamiento, alimentación y otros, y se invierte más en aprendizaje efectivo que las aulas convencionales no están diseñadas para proporcionar.

 

Hábitos que los y las estudiantes deberían romper dentro y fuera del aula de clase

Ahora que ya sabes lo que puedes hacer para mejorar en las clases y en tu casa, hablemos sobre los hábitos, a menudo muy arraigados, que debemos cortar lo más pronto posible para poder mejorar. Nada se gana con implementar buenos hábitos sin desterrar los malos, ¿no te parece?

malos hábitos estudiantes Estudiar el día anterior a un examen es agotador y contraproducente

Las costumbres poco recomendables, pero frecuentes en los y las estudiantes son:

  • Estudiar solo un día antes de los exámenes: se aprende para el momento y no para la vida.
  • Dejar acumular pendientes: la procrastinación nos afecta en todas las áreas y dejar todo para lo último solo conduce a la mediocridad.
  • No tener una rutina de estudio: estudiar de manera inconstante y espaciada es igual que retomar una libro cada tres meses. Ya no te acuerdas de nada, tienes que empezar de  nuevo cada vez y con más intensidad. Una rutina diaria y suficiente es mejor.
  • No trazarse metas de estudio: estudiar ‘como loco’ no siempre se refiere a hacerlo de manera intensiva; no tener objetivos claros de estudio hace causar que perdamos el rumbo y dediquemos tiempo a actividades innecesarias. Muchos y muchas estudiantes no saben lo que se debería haber aprendido según cada grado, lo cual puede ser la causa del creciente desfase entre el nivel del estudiante y los conocimientos adquiridos.
  • No preguntar cuando tienes dudas: quedarse con preguntas que posiblemente el profesor podría responder de manera inmediata interrumpe el aprendizaje y presupone más trabajo.
  • Prescindir de las asesorías que ofrecen los profesores: los conocimientos de los profesores son muy valiosos y tal vez no alcancen a ofrecerte todo lo que saben de su arte en las limitadas horas de clase de las que disponen.
  • Conversar en clase o dedicarse a otras actividades: además de faltarle al respeto al profesor, profesora y compañeros, no aprendes nada y te distraes en temas que perfectamente puedes discutir después.
  • No hacer las tareas o actividades que el profesor propone: la práctica es fundamental y los ejercicios que te ponen complementan los visto en clase.

Hábitos que los y las docentes deberían romper dentro y fuera del aula de clase

malos hábitos profesores Tus hábitos como docente también podrían estar afectando el desempeño de tus alumnos en matemáticas

Si eres un profesor de matemáticas (o de otra materia) que por curiosidad está leyendo este artículo, también reunimos algunos consejos que te pueden servir para ayudar a tus alumnos y a mejorar tus clases. Solo evita lo siguiente y los cambios serán enormes:

  • No escuchar a tus estudiantes: la receptividad, o la falta de ella, que muestres a las preguntas y opiniones de tus estudiantes se manifiesta inevitablemente, y esto determina que los niños, niñas y jóvenes presenten sus dudas y participen entre ellos, lo cual a su vez desarrolla su confianza y su criterio. Tus estudiantes son mucho más inteligentes de lo que crees y puedes aprender mucho con escucharlos.
  • No tener un plan de estudio definido: establecer un plan de estudio y las reglas del juego, por así decirlo, Además, aunque a veces se deben hacer explicitaciones necesarias, pero picar aquí y allá diferentes temas y materias puede entorpecer el proceso y la concentración de tus estudiantes.
  • Incumplir con el plan de estudio o con las fechas: ser demasiado flexible con las fechas crea – o al menos propicia- el hábito de la procrastinación en estudiantes.
  • Entregar las correcciones y tareas de los exámenes demasiado tarde: esto se aplica en especial a los exámenes de matemáticas. Si un o una estudiante no recibe correcciones a tiempo, para cuando las reciba ya habrá interiorizado muchos errores.
  • Dejarse llevar por las percepciones iniciales y preconcepciones sobre situaciones y sobre estudiantes: es claro que no todos los estudiantes son iguales y que algunos han demostrado no tener la misma disciplina que los demás, pero esto no quiere decir que se deba marcar a los estudiantes o reforzar la percepción personal Es muy probable que las personas se porten como las traten.

Si no haces nada de lo mencionado en la lista, ¡te felicitamos! De seguro tus clases son muy amenas y provechosas.

En conclusión y retomando la afirmación inicial, el éxito en las matemáticas es cuestión de actitud y disciplina, pero también de implementar estos consejos, buscar ciertas ayudas y cortar con ciertos hábitos.

Ahora es tu turno de hacer un autoexamen para determinar cuáles de estas recomendaciones se ajustan más a tu caso y a tus preferencias.

 

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar