Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Metodología práctica para mejorar en matemáticas y en otras materias: consejos sencillos y aplicables

Publicado por Daniela, el 08/01/2019 Blog > Apoyo escolar > Matemáticas > Mejorar en ciencias: métodos prácticos y útiles

 

“¿Por qué no me va bien en matemáticas? ¿Cómo puedo mejorar? ¿Por dónde empiezo?”

 

Si no eres muy bueno en las materias de razonamiento lógico y no entiendes por qué, tal vez te has hecho estas preguntas muchas veces. Puede que tengas mucha más facilidad para los números de lo que crees, pero no lo has descubierto por no tener una rutina de estudio adecuada.

 

El bajo rendimiento en esta impopular materia depende, en la mayoría de los casos, de factores que poco tienen que ver con el talento, sino más bien con la falta de hábitos constantes y más dinámicos, de organización y de una actitud positiva y receptiva.

 

Sin más preámbulo, SuperProf tiene para ti recomendaciones que te pueden resultar muy útiles para mejorar en matemáticas. ¡Anímate a ponerlas en práctica!

 

Organiza tu material de estudio y tu ambiente de trabajo

 

Primero, debes organizar el espacio en el que estudias y organizar el material con el que estudias.

 

Un escritorio o una mesa -cualquier espacio que tengas destinado para estudiar- ordenado facilita mucho más el trabajo. Si tienes todo el material en hojas sueltas (lo cual es poco recomendable), pásalas o pégalas a un cuaderno, en un folder o en una carpeta en orden. Si sientes ánimos de digitalizarlas, ¡mucho mejor!

 

organiza tu escritorio y organiza tus ideas Las ideas fluyen mejor en espacios ordenados y agradables

 

Lee tus apuntes y cerciórate de entender todo lo que está escrito. Si descubres que no es así, saca notas aparte sobre los temas, contenidos o partes de procedimientos que no estén del todo claros. Luego, podrás resolver tus dudas de manera más eficiente si conservas la estructura y jerarquía del programa de estudios debido a que casi todos los temas de un año escolar o de un semestre están relacionados entre sí y los temas iniciales sirven para entender los demás.

 

Elimina todas las distracciones mientras estudias

 

A menos que seas un corredor de bolsa o tus redes sociales sean tu principal fuente de ingresos, no es necesario estar revisando tu celular cada 6 segundos.

 

Lo más recomendable es apagar celulares, televisores y hasta emisoras para poder trabajar sin fuentes de entretenimiento que desvían nuestra atención.

cero televisión o redes mientras estudias El tiempo que le dediques a tu estudio sin distracciones es mucho más provechoso que pasar horas y horas ‘estudiando’ con muchas fuentes de entretenimiento desviando tu atención

 

Vas a ver como rinde el tiempo y como el trabajo fluye mejor. De hecho, si verdaderamente te concentras en lo que haces, no tendrás que pasar tanto tiempo estudiando. Es mucho mejor estudiar 1 hora abstrayéndose de todo lo demás que 5 horas con Facebook, Instagram y la novela prendida mientras tienes todos los libros y cuadernos abiertos.

 

 

Establece objetivos claros y haz un plan de trabajo que responda a esos objetivos

 

Uno de los obstáculos más comunes que nosotros mismos le ponemos a nuestro aprendizaje es la desconexión de los objetivos de estudio con los esfuerzos que realizamos: esto quiere decir que estudiamos ‘a la loca’, sin propósito y sin un plan definido. Por supuesto, muchos de los esfuerzos se van a perder porque están dirigidos a tareas que tal vez no son tan necesarias.

 

metas definidas y no se desperdiciarán esfuerzos Ten siempre objetivos claros sobre lo que quieres lograr con tu estudio y trabajarás de manera más efectiva

 

Las guías de trabajo de los colegios, las escuelas y universidades pueden servir como derrotero inicial de trabajo, pero no son necesariamente el único método o estímulo para ser mejor en matemáticas. Cuando te trazas objetivos y metas diferentes a pasar los exámenes con el esfuerzo justo para obtener una nota así sea mínima y los tienes en mente cada vez que llevas algo a cabo, todos tus esfuerzos estarán destinados a alcanzarlos.

 

Lo mismo pasa con las materias que nos parecen más difíciles: establecer objetivos de acuerdo con los logros o retos personales o con las capacidades que quieres adquirir le da sentido a lo que haces.

 

Algunas personas encuentran motivación en sacar altas calificaciones; otras en superar a otros, algunos en superarse a sí mismos; otros en poder hacer cosas no podían hacer antes; un  grupo bastante grande quiere mejorar para obtener el mejor puntaje posible en las pruebas del Estado o en los exámenes de admisión de la universidad de su elección; algunos dirán que quieren aprender a hacer cuentas muy rápido en su cabeza sin equivocarse. ¿Cuál es tu motivación para ser mejor en matemáticas?

 

Entonces, si lo que quieres es superar al mejor de la clase, debes diseñar y cumplir con un plan de estudio mucho más demandante y complejo que el de una persona que tenga por objetivo solo pasar el año, pero los resultados serán mucho mejores para quien invierta mejor su tiempo de estudio.

 

 

 

Evalúa tus conocimientos

 

Con relación a lo anterior, el plan de estudios y las metas que te pongas deben incluir los temas que, según tu nivel en el colegio o según tu semestre, se deben haber aprendido.

 

autoexamen de matemáticas Para empezar, es importante saber qué sabes y en lo que debes trabajar

 

Puedes hacerte un test sencillo, repetir un examen, buscar uno en Internet sobre los temas que se han estudiado en clase hasta el momento; otra opción es simplemente hacer un recorrido por tus notas para saber puntualmente en qué estás fallando y dedicarles más tiempo a esos temas; también puedes pedirle a un amigo que te haga preguntas sobre teoremas o que te plantee problemas o ejercicios (tú puedes hacer lo mismo por él o ella).

 

 

Una cosa a la vez

 

No solo para matemáticas o para lo académico: en general, hacer una cosa a la vez te ahorra mucho tiempo y evita que te llenes de proyectos empezados y abandonados muy pronto.

Ahora que ya tienes un plan de estudio, apégate a él y termina cada cosa sin afán. La prisa por aprender todo a la vez te devuelve al punto de inicio.

vive el momento cuando estudias Si siempre estás pensando en lo que viene, es difícil que puedas aprovechar el presente o aprender algo que de lo que estudias

Acostúmbrate a terminar cada cosa, sin importar lo simple o lo compleja que sea, cuando te lo propones y evita pensar en lo que sigue hasta que hayas empezado lo que sigue. Tanta anticipación genera ansiedad y no te permite estar en el momento ni aprender muy bien.

Recurre a tus profesores o a los mejores de la clase

 

Muchos temas los podemos aprender por nuestra cuenta, pero a veces, para poder avanzar, precisamos la ayuda de expertos o de personas con conocimientos más avanzados que los nuestros.

 

La primera persona a la que se podría recurrir en estos casos es a nuestros profesores y profesoras que imparten dicha materia en el colegio o en la universidad. Lo más probable es que en ellos encuentres las respuestas que buscas. Sus conocimientos y experiencia son muy valiosos, y ellos saben de primera mano lo que se espera que tú sepas para avanzar en el programa y en las evaluaciones.

 

Si el problema es que no has logrado entender la forma de explicar de tu profesor, puedes acudir a un amigo o compañero que sea bueno en el tema y estudiar con ellos. También es recomendable hacer un grupo de estudio en el que se establezcan reglas claras sobre su funcionamiento (hora de inicio, responsabilidades de cada uno y lo que se puede o no hacer en las horas que comparten para estudiar).

 

grupos de estudio responsables Los grupos de estudio pueden ser muy útiles si todos sus miembros están comprometidos con el aprendizaje

 

Inscríbete en cursos en línea o a clases personalizadas presenciales o virtuales

Los recursos académicos virtuales tales como clases particulares, tutoriales o Cursos en Línea Masivos y Abiertos (o CEMA) son muy buenas fuentes para estudiar porque contienen explicaciones que puedes repetir una y otra vez a la velocidad más conveniente para ti.

Las plataformas de cursos masivos en línea tienen una selección de materias y sus temas de los que puedes escoger, pero las clases particulares virtuales o presenciales ofrecen muchas más ventajas como la personalización del método, costos que se ajustan a cada presupuesto y ahorro de tiempo (no tienes que desplazarte y ves resultados más pronto).

 

Haz resúmenes para estudiar

Los resúmenes pueden ahorrarte mucho tiempo a la hora de estudiar, pero debes hacerlos de la forma adecuada; de otro modo terminas perdiendo más tiempo del que crees que estás ganando.

 

diferentes formatos para resumir Utiliza colores, abreviaturas, gráficas y esquemas para resumir cada unidad o tema

  • Trata de hacerlos cada vez que termines un tema: si dejas pasar mucho tiempo, puees olvidar información vailosa.
  • Sintetiza: es verdad que hay temas muy extensos, pero un resumen debe ser conciso y, en lo posible, no debe ser más de un 20% – 25% de la extensión total del tema en cuestión
  • Grafica, dibuja, haz esquemas: una imagen vale más que mil palabras y la capacidad que adquieras de plasmar en elementos gráficos
  • Usa palabras claves: son palabras que, para ti, encierran otras palabras así como conceptos más complejos.
  • Aprovecha tus apuntes y los de tus compañeros: es importante que tú tomes nota, pero a veces se te escapan cosas, entonces puedes complementar tus notas con las de tus compañeros.
  • Agrega color: las ayudas visuales y la diferenciación por colores es muy útil y fácil de entender. Por ejemplo; subrayas las fórmulas con verde, los procedimientos con naranja, los temas que el profesor dice que entran en el examen con azul, y así sucesivamente. Con este método es probable que no tengas que sacar notas aparte.
  • Haz tus propios podcasts: para otros y otras, los canales auditivos son mucho más fáciles; no hay que escribir, no hay que leer, solo reproduces un audio mientras haces algo más y escuchas. Sin embargo, este recurso es útil particularmente para las personas que tienen facilidad con las palabras y que pueden explicar a la perfección los procedimientos.

Ejercita tu cerebro

  • Aplicaciones: muchas aplicaciones de entrenamiento mental tales como Brain Workshop, Mindgamer, Peak, A Clockwork Brain, entre otras, son ideales para ejercitar y potenciar habilidades cognitivas.
  • Sudokus: juego matemático muy popular desde hace algunos años que requiere y desarrolla habilidades de planeación, la memoria a corto plazo y la agilidad mental.
  • Ajedrez: juego de reyes y de grandes estrategas, el ajedrez desarrolla concentración y habilidades tácticas de quienes lo practican de manera regular.
  • Crucigramas: existe una relación directa entre la comprensión lectora y las matemáticas. Además de reunir datos de cultura general o símbolos de elementos químicos, los crucigramas ofrecen otros beneficios más profundos como el desarrollo de tu inteligencia matemática.
  • Actividades artísticas, físicas o creativas: así no lo creas, muchas actividades que se relacionan más con el campo artístico como escuchar música relajante o tocar un instrumento, la literatura, pintar y las caminatas ayudan a estimular el cerebro de formas mucho más profundas, lo cual a la larga enriquece el desarrollo general de tu cerebro

Como ves, hay muchos métodos y actividades sencillas para mejorar en matemáticas. Ahora depende de ti utilizarlas y aplicarlas con constancia: verás como tus resultados mejoran inmediatamente.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar