Aunque la alimentación cobre cada vez más importancia en la práctica deportiva, un deporte como el yoga debe ir acompañado de un estilo de vida equilibrado, lo que incluye la nutrición. Una verdadera fuerza motriz en nuestra vida cotidiana, que ofrece, a través de su mezcla de sabores, su diversidad y sus métodos de cocina, una perspectiva diferente a nuestra práctica regular de yoga, relajación o atención plena. La práctica del yoga es un deporte rico y completo.

Según una encuesta realizada por la empresa estadounidense de investigación Harris Interactive, dos tercios de la población española afirma que una dieta equilibrada es importante y el 81 % declara que aplica una dieta equilibrada en su rutina diaria.

Una cifra que habla por sí sola y que refleja el deseo de sentirse bien tanto por fuera como por dentro, sentimiento que la práctica de yoga refuerza. Por lo tanto, practiques kundalini, pranayama, nidra, ayurveda, yoga prenatal, estiramientos o meditación, tendrás que intentar comer bien para sentirte mejor y multiplicar los beneficios de la práctica de estas disciplinas.

Pero, ¿cuáles son los pilares fundamentales a la hora de seguir una alimentación correcta para nuestra práctica de yoga? No te preocupes, Superprof se ha propuesto dar respuesta a tus preguntas.

Los mejores profes de Yoga que están disponibles
¡1a clase gratis!
Heil
5
5 (5 opiniones)
Heil
$35.000
/h
¡1a clase gratis!
Felipe
5
5 (4 opiniones)
Felipe
$45.000
/h
¡1a clase gratis!
Roger
5
5 (11 opiniones)
Roger
$45.000
/h
¡1a clase gratis!
Estefania
5
5 (8 opiniones)
Estefania
$45.000
/h
¡1a clase gratis!
Juliana
5
5 (10 opiniones)
Juliana
$35.000
/h
¡1a clase gratis!
Lui lozano
5
5 (5 opiniones)
Lui lozano
$39.000
/h
¡1a clase gratis!
Will
5
5 (7 opiniones)
Will
$80.000
/h
¡1a clase gratis!
Margarita
Margarita
$30.000
/h
¡1a clase gratis!
Heil
5
5 (5 opiniones)
Heil
$35.000
/h
¡1a clase gratis!
Felipe
5
5 (4 opiniones)
Felipe
$45.000
/h
¡1a clase gratis!
Roger
5
5 (11 opiniones)
Roger
$45.000
/h
¡1a clase gratis!
Estefania
5
5 (8 opiniones)
Estefania
$45.000
/h
¡1a clase gratis!
Juliana
5
5 (10 opiniones)
Juliana
$35.000
/h
¡1a clase gratis!
Lui lozano
5
5 (5 opiniones)
Lui lozano
$39.000
/h
¡1a clase gratis!
Will
5
5 (7 opiniones)
Will
$80.000
/h
¡1a clase gratis!
Margarita
Margarita
$30.000
/h
1ª clase gratis>

¿Por qué es preciso reflexionar sobre nuestra alimentación?

Nutrición y yoga.
Es una realidad: nuestra dieta dice mucho sobre nuestra salud y estado físico.

Con la práctica de yoga, la alimentación cobra una importancia especial. Basta con darse cuenta de que ingerimos alimentos y que estos son esenciales para que nuestro organismo pueda funcionar y mejorar nuestro capital de bienestar. Sí, somos lo que comemos, como decimos, y para hacer esto, es importante saber cómo idear nuestros platos, equilibrar los sabores, los nutrientes y eliminar determinados elementos de nuestros platos.

Porque si, una mente sana dentro de un cuerpo sano no es necesariamente un estereotipo, y decir que los alimentos que ingerimos pueden transformarnos es un hecho probado. Algunos trucos para alcanzar optimizar nuestra ingesta son: pensar, con plena conciencia, en lo que comemos; saber combinar sabores y diferentes texturas; aportar a nuestro organismo los nutrientes necesarios, sin tener que renunciar a aquello que más nos agrada. Eston son algunos pequeños trucos para comprender la cocina y el yoga. No obstante, en realidad, ¿por qué hay que pensar en todo esto? Por muchas razones:

  • Adoptar un enfoque ecológico y más responsable.
  • Por convicción, como el vegetarianismo o el veganismo.
  • Para adelgazar.
  • Para respetar ciertas tradiciones o religiones.
  • Para disfrutar de los beneficios del deporte.
  • Para darte cuenta de que sabes cómo cuidar tu cuerpo.
  • Para practicar la atención plena.

De este modo, podrás entender que la cultura del yoga es una fuente de inspiración enorme cuando se trata de saber comer, pero sobre todo, saber comer «bien».

Si vives en la capital, en Superprof podrás encontrar clases de yoga en madrid.

Perfeccionar el equilibrio en la alimentación para la práctica del yoga

El equilibrio de la alimentación en el yoga.
El equilibrio está relacionado con los chakras y el cuerpo, pero también con aquello que comemos.

Al igual que en el deporte, la nutrición yóguica favorece el equilibrio. Sin embargo, ¿a qué nos referimos con equilibrio? Se trata simplemente de buscar el equilibrio de sabores, que también se materializará en el gimnasio o en las clases en grupo de kundalini yoga, estiramientos o yoga iyengar.

De hecho, a la hora de preparar un plato para uno mismo o para otros es importante, sin olvidarnos de este pilar fundamental del yoga, saber combinar los sabores, por supuesto, pero también las texturas, los colores y los nutrientes que debemos aportar a nuestro cuerpo.

El equilibrio también se encuentra en la manera de comer. Es esencial no restringirse en exceso o no comer en exceso en ciertos momentos, sino ser lo más constante posible en la ingesta calórica y nutricional. Un poco como cuando dominas el equilibrio en el yoga. A largo plazo, no debemos tratar de ser lo más eficientes posible, de aportar un mínimo de ingredientes o un máximo de calorías a nuestro organismo.

Por lo tanto, nuestro bienestar se verá favorecido por esta constancia y según esta visión de la vida, sin duda, seremos más conscientes de la alimentación, que también es un arte, ¡y casi un deporte! Entre los saludos al sol, los ejercicios de respiración y la energía vital, ¡demos la bienvenida a la comida yóguica!

Saber utilizar la plena consciencia en la alimentación yogui

Mindfulness y alimentación.
Es imprescindible saber lo que comemos y ser conscientes de nuestra plena consciencia mientras comemos.

Es toda una realidad que la mayoría de las veces no prestamos suficiente atención a lo que comemos y a lo que ponemos en nuestros platos. Un manojo de cilantro, algunos trozos de jengibre rallado, ajo, todo aporta su sabor, suele combinar muy bien con la comida y hay que saber cómo hacerlo. Se asemeja un poco a la práctica de posturas de yoga, lo importante es saber cómo coordinar bien y tomar conciencia de tu cuerpo.

Aquí, el principio es el mismo, para no tener agujetas al día siguiente, la clave está en saber qué meternos en la boca y, más concretamente, en el cuerpo, para establecer una rutina diaria. Desde esta perspectiva, también es importante ver lo que se come y cuándo se come. En este momento, por ejemplo, estoy consumiendo más carne de lo habitual, ¿por qué, cómo, quiero cambiarlo, etc.?

Cada cambio y cada comida implica muchas preguntas y observaciones, así como tomar conciencia. La nutrición del cuerpo mental es un verdadero motor. Una fuerza motriz de la forma, de la salud, pero también, en un sentido más amplio, de la vida. Está demostrado que lo que uno come es parte de la salud mental, además de contribuir a forjar la salud física. Por lo que yoga y comida aportar beneficios a la salud física y mental.

El yoga es una disciplina completa, que hace que trabajemos todo el cuerpo, por lo que es importante que los pilares de la alimentación estén bien adaptados. Por supuesto, este es el caso de la atención plena, que le dará a los alimentos una perspectiva mucho más espiritual, además de la visión nutricional. Yoga para niños, yoga tradicional, raja yoga, yoga sutra, ¡todo es bueno para comer bien!

Los mejores profes de Yoga que están disponibles
¡1a clase gratis!
Heil
5
5 (5 opiniones)
Heil
$35.000
/h
¡1a clase gratis!
Felipe
5
5 (4 opiniones)
Felipe
$45.000
/h
¡1a clase gratis!
Roger
5
5 (11 opiniones)
Roger
$45.000
/h
¡1a clase gratis!
Estefania
5
5 (8 opiniones)
Estefania
$45.000
/h
¡1a clase gratis!
Juliana
5
5 (10 opiniones)
Juliana
$35.000
/h
¡1a clase gratis!
Lui lozano
5
5 (5 opiniones)
Lui lozano
$39.000
/h
¡1a clase gratis!
Will
5
5 (7 opiniones)
Will
$80.000
/h
¡1a clase gratis!
Margarita
Margarita
$30.000
/h
¡1a clase gratis!
Heil
5
5 (5 opiniones)
Heil
$35.000
/h
¡1a clase gratis!
Felipe
5
5 (4 opiniones)
Felipe
$45.000
/h
¡1a clase gratis!
Roger
5
5 (11 opiniones)
Roger
$45.000
/h
¡1a clase gratis!
Estefania
5
5 (8 opiniones)
Estefania
$45.000
/h
¡1a clase gratis!
Juliana
5
5 (10 opiniones)
Juliana
$35.000
/h
¡1a clase gratis!
Lui lozano
5
5 (5 opiniones)
Lui lozano
$39.000
/h
¡1a clase gratis!
Will
5
5 (7 opiniones)
Will
$80.000
/h
¡1a clase gratis!
Margarita
Margarita
$30.000
/h
1ª clase gratis>

Yoga y alimentación: el silencio como ingrediente

El silencio en la comida.
Aunque sea importante ser conscientes de qué comemos, también es importante saber cómo hacerlo.

Desde esta perspectiva de la atención plena, el yoga también desarrolla una pequeña técnica, según la cual se debería comer en silencio. Se denomina «muna» y forma parte de la alimentación mental. Esta forma de pensar es similar a una visión de los alimentos mucho más centrada, casi como si fuera sagrada.

De hecho, para estabilizar la mente, para armonizarnos y para ser más adecuados con nosotros  mismos, debemos abogar por tomar conciencia de la comida en un silencio religioso, lo que también nos permitirá estar a solas con nosotros mismos. Una forma de centrarnos no solo en lo que los alimentos producirán en el futuro, sino en lo que producen en el momento en que se comen o ingieren.

El yoga también es eso, dejarse ir de forma consciente, con una concentración máxima en lo que se está haciendo, y solo reparar en los movimientos que uno está a punto de ejecutar, como si estuviéramos dentro de una burbuja.

En Superprof, podrás hacer una clase de yoga de prueba totalmente gratuita. Podrás elegir entre clases de yoga online o presencial, ¿qué prefieres?

Escoger bien los alimentos cuando se practica yoga

A menudo, este silencio se asocia con productos seleccionados y que se consumen con cuidado. Por ejemplo, una nutrición yóguica estará impregnada de «prana» (alimentación de la energía vital), donde los productos locales serán los alimentos que más debemos consumir. Además, también podemos centrarnos en los alimentos crudos para apreciar más el verdadero sabor.

Además, en paralelo con esta elección precisa de los ingredientes que ingerimos, hay que recordar masticarlos bien, sobre todo cuando se trata de unir el yoga con el acto de comer. Porque sí, ¿qué mejor que tomar conciencia de los alimentos que hemos elegido para masticar bien? La repetición fomenta la toma de conciencia de que comer no es solo vivir tu cuerpo, sino también participar en la vida de tu mente.

Asimismo, resulta fundamental, como se explica en la dieta de Okinawa, moderar la ingesta de alimentos, cuantificar la cantidad de las comidas y priorizar la calidad. La alimentación yóguica se basa en la premisa de que comer es un acto real, por lo que sobrecargar los platos sería contraproducente. Debemos darle tiempo a nuestro cuerpo para que asimile todo lo que acaba de ingerir, ya sean nutrientes, sabores o cantidades.

Finalmente, inspirémonos en la cocina vegetariana, que, por definición, defiende la no violencia (animal) y, por lo tanto, el no sufrimiento. Un enfoque y una forma de pensar que pueden resultar interesantes y que favorecen las posturas de todos aquellos que desean comer bien, también desde un punto de vista ético. Sí, el yoga es una disciplina rica, que también combina una perspectiva real de conciencia; y el vegetarianismo puede ser un perfecto testimonio de ello.

El yoga parece ser una verdadera fuerza motriz para saber comer. Puede que el concepto de alimentación yóguica no te suene, pero ya se está haciendo un hueco en la gastronomía y ya está bastante desarrollada en el mundo yogui,. La comida yóguica aboga por la comida como fuerza motriz y por la alimentación como un acto en sí mismo. Un acto en el que reflexionamos, que nos permite pensar que todo, desde las posturas de yoga hasta los estiramientos, pasando por la secuencia de ejercicios, debe estar conectado con lo que ponemos en nuestro plato y metemos en nuestra boca.

El veganismo en la práctica de yoga

El veganismo y el yoga
¿El veganismo es magia o es mágico?

Hay teorías del yoga que afirman que para alcanzar el samadhi es neserario ser vegano. El samadhi es el estado de conciencia que se alcanza cuando, durante la meditación, la persona siente que se está fundiendo con el universo.

El samadhi se alcanza siguiendo los 8 pasos de los yogas sutras de patanjali, que fueron escritos hace cientos de años. El primer paso es ahimsa, que significa no violencia. La no violencia en todas sus formas, incluida la matanza de animales. Para cumplir el ahimsa es necesario no hacer daño ni de pensamiento, ni de palabra, ni de obra a otros seres ni a uno mismo.

No hay un estudio para determinar cual es el porcentaje de yoguis que son vegetarianos o veganos, por lo que no podemos hablar con cifras; pero sí podemos afirmar que el yoga y el veganismo van de la mano con frecuencia.

Y es que cuando practicas yoga más allá que por los beneficios físicos que tiene y comienzas a investigar sobre la filosofía del yoga, te das cuenta de que es un auténtico estilo de vida. Tomas consciencia de todos los aspectos de tu vida, ya no solo te centras en ti mismo durante la sesión de yoga, sino que comienzas a reflexionar sobre cada acción que llevas a cabo en tu día a día.

Alimentación y yoga

En este apartado vamos a explicar cual sería la forma ideal de organizar las comidas para combinarlas con la práctica de yoga. ¿Es bueno hacer deporte después de comer? ¿Es mejor hacer yoga en ayunas? ¿Qué alimentos ingerir antes y después de la clase de yoga?

Antes de nada, mencionar que lo que vamos a comentar a continuación es una mera orientación. Lo fundamental es escuchar a tu cuerpo y comer y hacer yoga cuando te lo pida. Hay escuelas que afirman que hacer deporte en ayunas es buenísimo, pero si tú te mareas cuando lo haces o no te sientes a gusto, para ti no es bueno.

Las posturas que te ayudan a realizar la digestión.
Torsiones en yoga. Foto de Alexy Almond.

¿Qué comer antes de la clase de yoga?

Más que qué comer, la pregunta es, ¿cuándo comer? No es nada recomendable comer antes de la sesión de yoga. En el yoga trabajamos un montón la zona abdominal, realizamos torsiones, posturas inversas... lo que no es buena combinación con un estómago lleno.

Así, lo mejor es hacer yoga cuando ya han pasado al menos un par de horas desde que hemos comido.

¿Qué alimentos tomar? Fruta, verdura e hidratos de carbono sería lo ideal. Son alimentos fáciles de digerir y que aportan mucha energía, ¡perfecto para la sesión de yoga! Los cereales, los frutos secos y las semillas también son bienvenidos.

¿Qué alimentos evitar antes de la clase de yoga? Las frituras, los pasteles y los ultraprocesados en general. Este tipo de alimentos tienen mucha grasa, mucha sal y mucho azúcar, por lo que son más difíciles de digerir, irritan el aparato digestivo y no aportan tanta energía.

¿Y para beber? Siempre agua. Las comidas nunca deberían ir acompañadas de otra cosa que no sea agua. De todos modos, justo antes y durante la clase de yoga no se recomienda beber nada.

¿Qué comer después de la clase de yoga?

Durante la clase de yoga hemos gastado energía y perdido líquidos. ¿Cómo reponerlos? Si ya hace unas cuantas horas que has comido y después has hecho una hora o dos de yoga, seguramente salgas de clase hambriento. ¡Un poco de paciencia! No te lleves a la boca lo primero que encuentres.

Lo primero que puedes ingerir es agua, ¡ahora sí! Bebe todo el agua que quieras. También se aconseja la ingesta de tés o kombucha.

¿Y para comer? Fruta, verdura y carbohidratos (pasta integral, arroz integral, pan integral) vuelven a ser una buena opción. Podemos incluir huevo y carne. Una galleta sin (o con poco) azúcar o un bol de yogur con avena y frutos secos son también una excelente opción.

Yoga y ayuno intermitente

Que alimentos consumen los yoguis.
Las posturas invertidas, ¡mejor con el estómago vacío! Foto de Chevanon Photography.

En 2020 la práctica del ayuno intermitente volvió a sonar con fuerza. No obstante, no es algo que se haya inventado el año pasado.

El ayuno intermitente es una forma de alimentarse en la que se alternan períodos de ayuno y de alimentación. Es decir, todos los días intentamos comer en un mismo rango horario y no comer nada en el otro rango horario. Se afirma que sirve para que el sistema digestivo descanse y el cuerpo se desintoxique y se limpie.

Las combinaciones horarias son muy diversas. Por ejemplo, hay quien en un día come en 12 horas y no come las otras 12. Es decir, entre las 8 de la mañana y las 8 de la tarde comes, y desde las 8 de la tarde no comes nada hasta las 8 de la mañana. Otras personas hacen periodos de ayuno de 14 o 16 horas y periodos de alimentación de 10 y 8 horas, respectivamente. Así mismo, hay personas que comen un día sí y un día no. En resumen, el ayuno intermitente se puede practicar de formas muy variadas.

Así mismo, hay quien lo practica todos los días, en días alternos o varios días a la semana. Depende del tipo de combinación que elijamos. Por ejemplo, hay personas que eligen un día a la semana y no comen; ese día de la semana nunca comen. El resto de los días comen sin restricciones horarias. O hay quien siempre, todos los días, realiza la combinación horaria de 12 horas para comer y 12 sin comer.

Pero entonces, ¿cuál es la vinculación con el yoga? En este caso la relación entre yoga y ayuno intermitente no es la misma que entre yoga y veganismo. Es decir, el vínculo no deriva de la filosofía del yoga. Se puede decir que es una tendencia alimentaria que ha calado entre los yoguis.

Así mismo, nos vemos en la obligación de señalar que no ayunes si te provoca estrés o ansiedad, no ayunes si estás embarazada y no ayudes en periodo de lactancia. Así mismo, el ayuno no es una forma de perder peso.

Recetas fáciles y sanas

Después de este artículo tan intenso y lleno de información, queremos ofrecerte un poco de contenido más ligero. Vamos a ver algunas recetas sanas y fáciles para incluir en tu dieta yóguica.

Porridge de avena con plátano y nueces

Para desayunar, para merendar, para cenar... la verdad es que es una combinación que apetece a cualquier otra.

Ingredientes

  • Leche o bebida vegetal (lo que consumas habitualmente o lo que más te guste)
  • Copos de avena
  • Miel
  • Nueces
  • Plátano

Preparación

En un cazo viertes la leche y la miel. Lo pones a calentar hasta que la miel se disuelva. Cuando rompa a hervir añades la avena y lo revuelves durante cinco minutos.

Sírvelo en un bol y echa por encina el plátano cortado en trozos y las nueves picadas.

¡Fácil, rápido, rico y saludable!

Pisto de verduras

Recetas de la alimentacion yoguica
Puedes cotar las verduras en rodajas o en trozos.

Ingredientes

  • 1 berenjena
  • 1 calabacín
  • 2 cebollas
  • 2 tomates
  • 1 boniato
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de olive virgen extra
  • Hierbas provenzales

Preparación

Para aprovechar todos los nutrientes de las verduras lo mejor es que todas las verduras se cocinen con la piel (excepto el boniato). Por lo tanto, lo primero es lavar bien todas las verduras y pelar el boniato.

A continuación, corta en rodajas finas todas las verduras. Mientras, pon el horno a calentar a 180 º.

En una fuente, coloca las rodajas de las verduras de forma alterna: una rodaja de berenjena, una rodaja de cebolla, una rodaja de calabacín, una rodaja de tomate, una rodaja de boniato...

Una vez hayas colocado todas las rodajas, echa un buen chorro de aceite por toda la fuente, añade las hierbas provenzales y salpimienta al gusto.

Mete las verduras en el horno unos 30 minutos; controla que no se quemen por arriba.

Una receta rica y saludable para comer o cenar. Además, es muy práctico para llevar en una fiambrera. Antes de comer, lo calientas en el microondas un par de minutos y listo.

Hummus

Como tentempié, para picar, para merendar, para cenar ligero, como aperitivo... ¡Un bol de hummus nunca sobra!

Ingredientes

  • Garbanzos
  • Tahín
  • Aceite ve oliva virgen extra
  • Sal
  • Zumo de limón
  • Ajo

Preparación

Si los garbanzos son de bote y ya están cocidos, la receta la haces en 5 minutos. Si no, recuerda poner los garbanzos a remojo el día antes y cocinarlos al siguiente día durante al menos 1 hora.

Coge una batidora y añade los garbanzos, un poco de agua de cocción de los garbanzos, una cucharada de tahín, un chorro de AOVE, sal, zumo de medio limón, uno o dos dientes de ajo y sal. Bate todo hasta que te quede una especie de crema, ¿sabes cómo es la consistencia del hummus, no?

¿Qué otras recetas fáciles y saludables nos propones? ¿Combinas ayuno intermitente y yoga? ¿Eres vegano y yogui? No dudes en contarnos tu experiencia en comentarios, ¡queremos conocerte!

¿Necesitas un profesor de Yoga?

¿Te gustó este artículo?

0 votos
Loading...